Pedro Sánchez se ha felicitado por la coincidencia hoy de Felipe VI, Pere Aragonès, Ada Colau y él mismo, en representación del Gobierno, como símbolo de la unión. Ha sido en la cena inaugural del Mobile World Congres (MWC), después de que el presidente de la Generalitat hiciera auténticos malabares para evitar cualquier reconocimiento al jefe del Estado, con el que ha compartido cena y mantel. Un acto que ha clausurado el Rey con un discurso en el que ha evitado cualquier referencia política.

El presidente del Gobierno ha destacado en su intervención que «compartamos lugar» Colau, la presidenta de la Diputación, Núria Marin, Aragonés, el Gobierno España «y sin duda alguna también del Rey, simbolizando la unión por el bien superior que es el de los ciudadanos». Unos ciudadanos, ha añadido «a los que representamos y sobre todo a los que servimos» y a los que une, según Sánchez, «el deseo de recuperación justa».

«Esa unión es el camino fértil para levantar el país» ha asegurado el presidente del Gobierno, en su discurso, minutos después de que Aragonès evitara mencionar a Felipe VI por la vía de referirse genéricamente a las «autoridades del Estado, autoridades del gobierno de Cataluña». Previamente, Aragonès ha evitado una vez más participar en la línea de saludo al Rey, en la que esta vez sí ha participado Colau. Minutos después, como sucediera hace una semana, ha saludado a Felipe VI de camino a la sala donde se ha celebrado la cena inaugural.

Normalizar la relación

Con los indultos aprobados hace menos de una semana y los condenados por el 1-O en libertad desde el pasado miércoles, el Rey llega por segunda vez en quince días a Barcelona para seguir escenificando la normalización de las relaciones con la Generalitat. El jueves completará la tercera visita en dos semanas en la entrega de los Premios Princesa de Girona, una cita a la que no acudirá la Generalitat.

La normalización, por tanto, es relativa. De nuevo, como sucediera hace dos años, Pere Aragonès, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han acudido a la convocatoria de la poderosa patronal del Mobile World Congress, aunque el primero no ha querido participar en la bienvenida protocolaria al monarca. Un gesto que no ha evitado, sin embargo, que Aragonès, como Colau, compartiera mantel con Felipe VI.

Lo han hecho en una mesa presidencial limitada a seis personas por el protocolo Covid, a la que también se ha sentado Pedro Sánchez. Era el primer encuentro con Aragonès tras la aprobación de los indultos. Sánchez estuvo en Barcelona el pasado lunes, presentando en el Liceo su argumentario a favor de los indultos. Y el viernes anterior, en la clausura de las jornadas del Círculo de Economía, junto al primer ministro de Italia, Mario Draghi.

Aragonès en Moncloa y los presos en Palau

Aragonès, sin embargo, organizó en ambas ocasiones una agenda alternativa para evitar el encuentro con Sánchez. Este martes, el presidente del Gobierno recibirá a Aragonès en la Moncloa, en el primer encuentro político tras su toma de posesión como presidente de la Generalitat.

Antes de acudir a Moncloa, sin embargo, Aragonès recibirá este lunes a los nueve indultados por el Gobierno en el Palau de la Generalitat. Será un acto de homenaje en el que participará todo el Govern y los nueve condenados por el Tribunal Supremo a penas de cárcel. Los presos serán recibidos una hora después en el Parlament por Laura Borràs.