España

Interior dobla a países subsaharianos la ayuda para luchar contra la inmigración

La donación de vehículos, material informático y equipos de telecomunicaciones alcanza este año un montante de tres millones de euros / El ministro Grande-Marlaska prima a Mauritania en el reparto por delante de Gambia, Ghana y Senegal

Grande-Marlaska saluda a autoridades de Mauritania en un viaje realizado a Nuakchot en julio de 2018.

Grande-Marlaska saluda a autoridades de Mauritania en un viaje a Nuakchot en julio de 2018. M. INTERIOR

El Ministerio del Interior ha duplicado este año la cuantía de la ayuda con la que compra vehículos de diversa tipología, material informático y equipos de telecomunicaciones que posteriormente dona a países subsaharianos para luchar contra la inmigración irregular y tratar de evitar que muchos ciudadanos de esa zona de África terminen embarcándose en cayucos rumbo a España.

De acuerdo con la documentación a la que ha tenido acceso este diario, el ministro Grande-Marlaska dictó una resolución el 22 de abril por la que otorgaba una ayuda material a las repúblicas de Gambia, Ghana, Mauritania y Senegal por un importe máximo de 2.929.000 euros, casi el doble de la del pasado año: 1.500.000 euros. La concesión tuvo lugar un mes antes de que, en plena crisis de Ceuta, el Consejo de Ministros acordara donar 30 millones a Marruecos para contribuir a financiar su despliegue policial. 

La diferencia en la cuantía asignada no es la única novedad en relación con el pasado ejercicio. Tres países -concretamente Costa de Marfil, Guinea Conakri y Túnez- no figuran entre los receptores de material con cargo a esta ayuda, al tiempo que Mauritania será el que con diferencia recibirá más vehículos: 31. El año pasado fue Gambia, destino de nueve camionetas de grandes dimensiones. 

Por su ubicación geográfica, la República Islámica de Mauritania es un país clave en el control migratorio, de ahí que en los últimos años España haya tratado de reforzar la colaboración con las autoridades locales para la gestión de los flujos irregulares hacia Europa. En este sentido, la Guardia Civil y la Policía Nacional mantienen desplegados en la ciudad de Nuadibú (capital comercial) sendos destacamentos que desempeñan labores de patrullaje marítimo, aéreo y terrestre en estrecha coordinación con las fuerzas de seguridad mauritanas.

Ese reforzamiento de la cooperación policial incluye la entrega de medios especializados ante la insuficiencia de recursos con los que cuentan éste y el resto de países beneficiarios. En concreto, España enviará a Mauritania en los próximos meses cuatro autobuses, 24 todoterrenos pick up, tres vehículos de nueve plazas y diez quads. A ello se suman 42 ordenadores, de sobremesa 11 impresoras, mobiliario de oficina, nueve teléfonos móviles (incluidos cinco satelitales), cámaras de grabación, 10 prismáticos, 16 monoculares de visión nocturna, dos binoculares térmicos, 108 chalecos de protección y material de uso forense, entre otros.

Envío a final de año

La concesión de la ayuda se produjo tres meses después de que el ministro Grande-Marlaska recibiera en Madrid a su homólogo mauritano, Mohamed Salem Ould Merzoug, para evaluar y reforzar las líneas de cooperación contra el terrorismo, la inmigración irregular y la delincuencia organizada al amparo del convenio firmado por ambos países en mayo de 2015 y vigente desde 2018. La pandemia ha agravado la situación en África y está impulsando la emigración.

Por su parte, la ayuda española a Senegal se sustancia en la donación de diez pick up, nueve quads y una decena de ordenadores. Los nueve todoterrenos y ocho quads restantes se distribuirán entre Gambia y Ghana, que recibirán también diverso equipamiento informático (ocho computadoras y cuatro impresoras cada uno).

Cuadro con la distribución del material que Interior donará a Gambia, Ghana, Mauritania y Senegal.

De cumplirse las previsiones de Interior, el envío del material se producirá entre el 1 de octubre y el 1 de diciembre de 2021. Antes, la Secretaría de Estado de Seguridad tendrá que adjudicar el contrato para el depósito, traslado y entrega, ya en licitación con un importe máximo de 271.715 euros. Este importe está incluido en el montante de la ayuda.

El contratista recibirá la mercancía en el almacén peninsular que designe y, desde allí, la trasladará por mar previsiblemente desde Valencia o Algeciras (Cádiz) a los puertos africanos de Banjul (Gambia), Tema (Ghana), Nouakchot (Mauritania) y Dakar (Senegal). La empresa logística que reciba el encargo se ha de comprometer tanto a asegurar el material hasta su embarque como a suscribir una póliza de seguro con la naviera para el traslado.

«Papel clave» de los países de origen y tránsito

Desde que llegó al cargo en junio de 2018, la lucha contra la inmigración ilegal y las redes de tráfico ilegal de personas es una de las prioridades que se ha marcado Grande-Marlaska. En sede parlamentaria, éste ha defendido reiteradamente que el Gobierno de Pedro Sánchez está llevando a cabo una política «proactiva» y no «reactiva», lo que incluye estrechar relaciones de cooperación con países africanos. «Prevenir exige cooperar, porque controlar los flujos migratorios es un elemento bidireccional en el que los países de origen y tránsito juegan un papel clave», defendió el ministro este viernes en su comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso.

Sin incluir la avalancha que recibió Ceuta los días 18 y 19 de mayo al encontrarse los datos «bajo análisis y tratamiento», el número total de inmigrantes llegados a España hasta el pasado 15 de junio por vías marítima o terrestre ascendía a 11.718, cifra que representa un aumento del 51,5 % en relación con el año anterior (7.735). Mayor es el incremento de las llegadas a Canarias por vía marítima: 5.734 personas alcanzaron el archipiélago, 3.086 más que en el mismo periodo de 2020 (un 116,5 % más).

Te puede interesar

Comentar ()