«Seguimos empeñados en hacer realidad independencia de Cataluña. Nuestro compromiso es irrenunciable y vuestra libertad nos hace más fuertes» ha asegurado Pere Aragonès al recibir a los condenados por el 1-O en el Palau de la Generalitat. Un acto en el que tanto el presidente catalán como el vicepresidente Puigneró han insistido que el objetivo sigue siendo la independencia.

Un objetivo que es más importante que nunca para Oriol Junqueras, que ha protagonizado un Consejo Nacional extraordinario de ERC con el que los indultados han completado su bienvenida pública. «La independencia es un deber, ahora más que nunca» ha asegurado Junqueras. Ante la «represión que hemos sufrido, la independencia es un deber con el conjunto de nuestra sociedad porque es la única garantía de hacernos verdaderamente libres».

Los nueve condenados por el Tribunal Supremo por su participación en el 1-O e indultados por el Gobierno han escenificado hoy su regreso a la escena política catalana con sendas recepciones en el Palau de la Generalitat y el Parlament. Dos actos consecutivos en los que han sido recibidos con aplausos y vítores de sus sucesores al frente del ejecutivo catalán y de la cámara autonómica.

«Hoy nada se acaba», ha añadido Aragonès. El nuevo presidente catalán, que mañana será recibido en la Moncloa por Pedro Sánchez, ha asegurado que a los actuales miembros del Govern «nos corresponde perseverar, hasta que la represión cese y se respete la voluntad de ciudadanía de Cataluña». Hasta hacer «inevitable» la amnistía y la autodeterminación.

Por eso, ha añadido, «estamos empeñados en la amnistía y la autodeterminación, porque tenéis que recuperar todos vuestros derechos políticos, porque los exiliados deben volver sin temor a la persecución judicial».

Borràs rechaza el límite de la Constitución

La misma tónica ha seguido el homenaje organizado minutos después en el Parlament, en el que la presidenta de la cámara, Laura Borràs, ha insistido en que los indultos son insuficientes. Borràs se ha referido además a la etapa de diálogo y «reencuentro» anunciada por el Gobierno para dejarle claro a Pedro Sánchez que ese diálogo no va a ser sencillo.

«En política los gestos cuentan pero lo que realmente importa son los hechos», ha advertido la dirigente de Junts, que ha advertido al Gobierno de que «tiene que demostrar que aprobó los indultos por convicción y no por obligación». Con esta previa, Borràs ha abogado por que en ese diálogo con el Gobierno «los límites no los marque la Constitución sino la democracia».

Una petición que desborda todas las previsiones del ejecutivo de PSOE y Podemos, que siempre han asegurado que se moverá en los límites estrictos que marcan la Constitución y el Estatuto catalán.

JxCat se desmarca de la negociación de los indultos

Puigneró, máximo representante de Junts en el Govern, ha sido el más duro a la hora de dejar claro que su partido no se siente deudor del Gobierno de Pedro Sánchez por haber indultado a los líderes del procés. «No daremos las gracias a un Estado que encerrándoos pensaba que os cambiaría, las únicas gracias son a vosotros y vuestras familias» ha advertido Puigneró.

Una idea que había avanzado antes el secretario general del partido, también indultado, Jordi Sánchez, cuando ha advertido que «ninguno de los cuatro presos» que militan en JxCat «ni el partido ha mantenido ningún tipo de comunicación ni negociación para favorecer los indultos».

El 1-O «no fue un error ni un delito, por eso este Govern persistirá hasta conseguir la amnistía y la autodeterminación» ha asegurado Puigneró. El vicepresidente ha agradecido a los condenados haber «subido un peldaño más en el camino de la libertad de nuestro país».

La concordia, ha añadido Puigneró, «es incompatible con la represión, concordia es aceptar que votar es la solución», que se ha referido a la causa abierta por el Tribunal de Cuentas por los gastos en la promoción del proceso independentista. Una causa que afecta a los indultados Raül Romeva y Jordi Turull, además de al ex presidente Artur Mas y el ex consejero Andreu Mas Colell y otros ex altos cargos de la Generalitat.