Cataluña | España

ERC arrincona al PSC en Cataluña pese a la alianza con Pedro Sánchez

Aragonès convocará su Pacto nacional por la amnistía y la autodeterminación antes de la reunión de la mesa de diálogo con el Gobierno

Salvador Illa se dirige a Pere Aragonès en la sesión de control parlamentario al Govern Parlament

Salvador Illa y Pere Aragonès han protagonizado este miércoles un bronco debate en el Parlament que tanto los comunes como PP y Cs han calificado de «teatrillo» para sus respectivos públicos. Más allá de la escenificación, sin embargo, el intercambio ha dejado claro a los socialistas catalanes que la estrategia de distensión impulsada desde Moncloa amenaza con relegarlos a la inanidad a la que se vio reducida en su momento la oposición de Cs ante el gobierno de Quim Torra.

Esquerra está dispuesta a jugar a fondo la carta del diálogo con el Gobierno. Pero ese diálogo no va a tener traslación en Cataluña. Así lo constató Salvador Illa cuando insistía infructuosamente en la exigencia de que se convoque la mesa de partidos catalanes. «Quim Torra debía estar más seguro de sus convicciones que usted, porque llegó a convocar la mesa en dos ocasiones» llegó a recriminarle a Aragonès. Sin resultado.

Pacto por la amnistía y el referéndum

El republicano, por contra, anunció su intención de reeditar el Pacto por el derecho a decidir, que en su momento permitió al independentismo sumar a los comunes para dar verosimilitud la bandera del «80 por ciento de los catalanes a favor del referéndum». El nuevo «pacto transversal» se orquestará bajo el titulo de «pacto nacional por la amnistía y el derecho a la autodeterminación», tal como lo recoge el acuerdo de investidura firmado con JxCat y ERC. Un paraguas bajo el que sólo caben los comunes, más allá de los partidos independentistas.

Aragonés quiere escenificar ese nuevo «pacto nacional» antes de la próxima reunión de la mesa de diálogo con el Gobierno, durante la primera quincena de septiembre. «Convocaremos a los partidos que dieron apoyo a la investidura» anunció en el Parlament, con el objetivo de impulsar una «gran alianza de instituciones, partidos, sociedad civil en defensa de la amnistía y la autodeterminación».

El anuncio de Aragonès confirma aparentemente el diagnóstico de PP y Cs: los indultos solo han servido, de momento, para invisibilizar al constitucionalismo catalán, que no tendrá silla en la mesa de diálogo entre ambos gobiernos. «La concordia de Pedro Sánchez es que el nacionalismo esté contento y el constitucionalismo se calle» advertía el popular Juan Milian en El Independiente.

Un diagnóstico que este martes recordaba el líder del PPC, Alejandro Fernández, señalando que «el legado del sanchismo pasa por subastar los derechos de millones de catalanes constitucionalistas para aguantar dos años más en la Moncloa».

Portazo a la multilateralidad

Aupado por los resultados del 14F, que lo convirtieron en primer partido del Parlament, el PSC confiaba en tener un papel protagonista en el diálogo recuperado por la Moncloa con el ejecutivo de Aragonès. Una esperanza fundamentada en el peso del socialismo catalán, avalado tanto por Illa como por Miquel Iceta, para evitar que ese diálogo se haga al margen del PSC, como había sucedido tradicionalmente con los sucesivos gobiernos de PP y PSOE frente a Jordi Pujol.

Pero Aragonès tiene claro que quiere una relación bilateral y única con la Moncloa. Una voluntad que implica dar portazo tanto a la mesa catalana de partidos como a los encuentros multilaterales con el resto de los presidentes autonómicos. Por eso no acudirá a la Conferencia de Presidentes convocada este mes en Salamanca.

De nada ha servido, de momento, que Pedro Sánchez insista en cada intervención en la necesidad del «diálogo en Cataluña», la última vez este mismo martes en Letonia. Allí reclamó al independentismo que «aprenda de sus errores» para abrir un proceso de diálogo con la Cataluña no independentista. Paralelamente, Aragonès rechazaba esa posibilidad argumentando que no quiere participar en una mesa de partidos con Vox.

Te puede interesar

Comentar ()