España

La Guardia Civil ofrece hasta 124 euros más por chaleco antibalas tras quedar desierta la última compra

El Ministerio del Interior pide ofertas para hacerse con un millar de unidades dos meses y medio después de cerrar en falso la adquisición de la misma remesa / El presupuesto máximo de licitación ha aumentado en 124.630 euros

Un guardia civil, provisto de chaleco antibalas, en un reciente operativo en Madrid.

Un guardia civil, provisto de chaleco antibalas, en un reciente operativo en Madrid. EP

La Dirección General de la Guardia Civil está dispuesta a pagar 124 euros más por chaleco antibalas para asegurarse el suministro de esta prenda después de que hace dos meses y medio tuviera que declarar desierto el procedimiento de compra de 1.000 unidades al no recibir ofertas. La intención es que se pueda contar con el nuevo lote en el primer cuatrimestre de 2022.

La Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil recibirá hasta el 26 de agosto propuestas para pujar por una remesa de 600 chalecos internos masculino MGC-2 y por otra integrada por 400 unidades para mujeres. En esta ocasión, el presupuesto máximo de licitación asciende en total a 423.500 euros (impuestos incluidos), lo que arroja un precio unitario de 423,50 euros.

Se trata del mismo encargo que el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, declaró desierto el pasado 26 de abril por falta de ofertas. Entonces, el presupuesto conjunto era de 298.870 euros, con lo que la Guardia Civil no estaba dispuesta a pagar más de 298,87 euros por prenda. Ahora eleva un 41,7 % la valoración para garantizarse que concurran fabricantes y poder aumentar el número de chalecos disponibles.

El contrato fallido se enmarcaba en una operación con la que la Dirección General pretendía comprar 2.160 chalecos antibalas de diferentes características (externos, internos y portaplacas), de los que tan sólo logró adjudicar 800 unidades (el 37 %). Que no se adquirieran todas las previstas acrecentó el malestar existente entre las asociaciones profesionales de la Guardia Civil, toda vez que ello alejaba el objetivo de que cada agente pueda contar con su propio chaleco para la prestación del servicio en máximas condiciones de seguridad en lugar de tener que compartirlo.

La entrega, en 2022

De resultar exitoso el nuevo procedimiento de licitación, el millar de chalecos no estaría a disposición de la plantilla antes de 2022. Según se detalla en el pliego de cláusulas administrativas que regula el concurso, consultado por este diario, el plazo de ejecución es de cuatro meses y empezaría a correr a partir del próximo 1 de enero o al día siguiente de que se firme el contrato. Éste se financiará con cargo al presupuesto de 2022.

«Los chalecos antibala que se pretenden adquirir son idóneos, debido a su sistema rápido y sencillo para poder acoplarse y fijar al cuerpo, peso ligero, flexibilidad, espesor, comodidad y alto nivel de protección, permitiendo desempeñar las misiones que le sean encomendadas a los componentes del Cuerpo de forma segura frente a impactos producidos por armas de fuego, que pueden poner en peligro su integridad física», justifica.

La Guardia Civil admite que cada agente no tendrá un chaleco antibalas hasta 2023

Con un peso máximo de 1,750 kilos, las prendas deben incluir dos paneles balísticos (uno frontal y otro dorsal) con un espesor máximo de seis milímetros y deben ser capaces de resistir el impacto de proyectiles semiblindados calibre 357 magnum y nueve milímetros parabellum, según las exigencias técnicas exigidas. El chaleco debe cubrir el 65 % del tórax del usuario, permitir que éste pueda portar y encarar el arma reglamentaria con ambas manos en las distintas posiciones de tiro y garantizar sus prestaciones en condiciones climáticas extremas (entre -20 y +60 grados centígrados).

En la valoración de las ofertas, el 60 % del peso lo representará el importe económico propuesto. Las mejoras técnicas también serán tenidas en cuenta, como la disminución del peso y el grosor de los paneles balísticos, la flexibilidad o el incremento del plazo de garantía de la prenda por encima de los 24 meses exigidos.

En su comparecencia del pasado 18 de marzo ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, reconoció que hasta el verano de 2023 no se alcanzaría el objetivo de disponer de un chaleco por agente. De cumplirse las estimaciones, el Cuerpo contaría entonces con 58.000 unidades.

Gámez dijo que el Ministerio del Interior viene haciendo un importante esfuerzo inversor en los últimos años que ha permitido la adquisición de 33.000 chalecos antibalas externos, con lo que parcialmente se han podido cubrir las prendas dadas de baja al cumplir su vida útil. A ellos se suman los 800 comprados en abril y los que se vayan incorporando con el plan trienal ya adjudicado, a razón de 8.000 por año.

En respuesta a una petición de información tramitada a través del portal de la transparencia, la Secretaría de Estado de Seguridad ha reconocido que durante el pasado año se dio de baja a 14.788 chalecos antibalas en la Guardia Civil, a los que se sumaron otros 306 en la Policía Nacional.

Te puede interesar

Comentar ()