España

Sánchez echa mano de Bolaños para solucionar la guerra de la ley de Vivienda

El ministro de la Presidencia se incorpora al equipo negociador junto a Raquel Sánchez e Ione Belarra, que se reúne esta semana

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños EFE

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, lleva visos de convertirse en una figura similar a lo que representó Soraya Saénz de Santamaría para Mariano Rajoy, esto es, además de tener amplios poderes, jugar el papel de apagafuegos cada vez que surge una dificultad en el horizonte. Y una, y muy importante, es la Ley de Vivienda, estancada desde hace meses en el mismo capítulo: la intervención de los precios del alquiler.

Bolaños se va a incorporar a la negociación fallida entre el Ministerio de Transportes y el de Derechos Sociales. Según ha podido saber El Independiente está semana se reunirán Bolaños, Ione Belarra y Raquel Sánchez para intentar llegar a un punto de encuentro en un asunto muy enconado. De hecho, los contactos no se habían retomado desde el nombramiento de la sustituta de José Luis Ábalos, que dejó este tema inconcluso antes de su sorpresiva salida del Gobierno.

Unidas Podemos informa que son varios los «escollos» para un pacto presupuestario

Y es que la ley de Vivienda no es ajena a la negociación presupuestaria entre los socios gubernamentales, como no lo era la subida del SMI. La vicepresidenta segunda y cabeza de delegación del sector morado del Gobierno, Yolanda Díaz, dejó claro ayer que «va a haber acuerdo, pero es evidente que no lo hay» a día de hoy. En Unidas Podemos aseguran que son varios los «escollos», así en plural, que presenta la negociación de las cuentas del año que viene.

Uno de ellos es la batalla fiscal para establecer un mínimo del 15 por ciento en el impuesto de Sociedades, así como subir los impuestos a las rentas más altas. Otro, no vinculado directamente a las cuentas, pero que lleva meses durmiendo el sueño de los justos, es el de la vivienda.

Y lejos de aflojar, Unidas Podemos se ha unido a otros ocho Grupos Parlamentarios, además de UGT y Comisiones Obreras, el llamado Sindicato de Inquilinos y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) para registrar este jueves en el Congreso una Ley de Garantía del Derecho a la Vivienda. La presión de los socios ha encendido las luces de alarma en Moncloa, pero no sólo, porque otras formaciones como ERC o EH Bildu también abogan por la intervención en los precios del alquiler, y será uno de los asuntos que pongan sobre la mesa para negociar las cuentas.

Despachos de Moncloa

Desde Hacienda llevan tiempo advirtiendo que no aceptarán condiciones ajenas a lo que se solventa en unos Presupuestos, pero no será la primera vez que las exigencias de la oposición pasan por cuestiones de otra naturaleza que exceden de las competencias de Hacienda y acaban cerrándose en los despachos de Moncloa.

Unidas Podemos confiaba en que la sustituta de Ábalos -al que nunca vieron muy refractario a la idea de controlar los alquileres, pero sí atado de manos y pies por Nadia Calviño– sería más receptiva que su antecesor para abaratar el precio del alquiler, no sólo para impedir su subida en zonas tensionadas.

A fin de cuentas Raquel Sánchez fue alcaldesa de Gavá (Barcelona), municipio que se acogió a la ley catalana de alquiler para intervenir el precio de los arrendamientos, pero sus primeras declaraciones al llegar al Ministerio fueron un jarro de agua fría para los morados. Arguyó que, como alcaldesa, no hizo otra cosa que acogerse a la ley que tenía a su disposición, ahora recurrida ante el Constitucional, por lo que habría que buscar la «fórmula más adecuada» para impedir una escalada de precios.

La Ley de Vivienda se ha convertido en una china en el zapato para el Gobierno de coalición. Insisten en el departamento de Ione Belarra que «si hay regulación, puede haber acuerdo mañana», aunque las posiciones están muy encontradas.

Los llamados «escollos» retrasan el calendario que se había marcado María Jesús Montero. La titular de Hacienda dio dos fechas posibles para que el anteproyecto de presupuestos pasara por el Consejo de Ministros. La primera ya se ha visto sobrepasada, 28 de septiembre. La segunda, el 5 de octubre, lleva visos de incumplirse. Moncloa ya asume que, al menos, necesitarán una semana más para ponerse de acuerdo con sus socios porque, a fin de cuentas, están condenados a entenderse.

El calendario de los Presupuestos se atrasa más allá del 5 de octubre

En todo caso, confían en que no se retrase más allá de la segunda quincena de octubre y siempre queda la opción, admiten fuentes gubernamentales, de convocar un Consejo de Ministros extraordinario. El calendario viene con apreturas. Los días 5 y 6 de octubre Pedro Sánchez participa en una cumbre Unión Europea-Balcanes que se celebra en Eslovenia y el martes 12 de octubre es fiesta nacional. Si quiere tener proyecto de Presupuestos en la mesa del Consejo de Ministros antes de la celebración del 40 co0ngreso socialista -15, 126 y 17 de octubre- se tendrán que dar mucha prisa y ceder en cuestiones importantes.

Te puede interesar

Comentar ()