España

Los diputados del PP expresan su "desconcierto" y "preocupación" por la crisis con Ayuso en una cena con Casado

El grupo parlamentario 'popular' prácticamente al completo se dio cita en la noche del miércoles en 'El Rincón de Esteban', un encuentro al que asistió también el presidente del PP

El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea; el líder del PP, Pablo Casado; y la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra. EP

Nada más terminar la primera sesión del debate de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado, prácticamente todos los diputados del Partido Popular compartieron una cena cerca del Congreso de los Diputados a la que asistió el líder del PP, Pablo Casado, en plena batalla interna con Isabel Díaz Ayuso por el control del PP de Madrid, según adelantó Cadena Ser y pudo confirmar El Independiente de fuentes parlamentarias populares.

La cena de la bancada del PP se alargó durante algo más de dos horas y contó con la ausencia del ‘número dos’ del partido, Teodoro García Egea. Según informan algunos de los presentes, la cita se enmarcaba en la más absoluta «normalidad», un simple «reencuentro» de los diputados populares tras la pandemia pero en un momento especialmente delicado para el partido. Hacía tiempo que la cena estaba en la agenda de los dirigentes parlamentarios, si bien se había ido aplazando después de meses en que la presencialidad en la Cámara Baja ha estado acotada por las restricciones a consecuencia del Covid-19.

El líder del PP, Pablo Casado, no estuvo desde el principio en la cena de sus diputados en el madrileño restaurante de ‘El Rincón de Esteban’ por otro compromiso, pero «llegó a los postres». El tiempo suficiente, no obstante, como para que los suyos le transmitieran el «desconcierto» y la «preocupación» que reina también en el grupo parlamentario por la pugna abierta entre Génova y Ayuso que ha sacudido los cimientos del partido en los últimos días.

El presidente del PP «estuvo charlando con todos» los presentes a la cita y, aunque no hubo discursos ni alegatos políticos, Pablo Casado se marchó del restaurante con conocimiento de cómo respira el partido en un ambiente más distendido ante la guerra abierta por el control del PP de Madrid. La tensión por la batalla madrileña ha ido en aumento en los últimos días a cuenta de los reproches, desmentidos, filtraciones y, como denuncian en uno y otro sector del partido, «intoxicaciones» respecto a la propia relación entre el líder del partido y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

En algunos cuadros del grupo parlamentario existe también cierto malestar sobre cómo se está gestionando la batalla con Ayuso en un momento en que, insisten, ha de primar la imagen de partido unido frente a los pulsos internos. Hay quien insiste en la idea de que debe ser Casado el que trate de llegar a un acuerdo en primera persona con Ayuso, sin intermediarios ni colaboradores que enturbien aún más la situación, en alusión tanto al secretario general del PP, Teodoro García Egea; como al jefe de gabinete de Ayuso, Miguel Ángel Rodríguez.

Te puede interesar

Comentar ()