España

La Guardia Civil cierra la compra de su primera remesa de pistolas 'Taser'

El Instituto Armado adquiere 150 dispositivos de efectos eléctricos incapacitantes dotados con videocámaras tras invertir casi 455.000 euros | El proveedor tendrá que entregar el material durante el primer trimestre de 2022

Agentes de la Guardia Civil, en un operativo

Agentes de la Guardia Civil, en un operativo EP

La Dirección General de la Guardia Civil acaba de cerrar la compra de su primera remesa de pistolas de efectos eléctricos incapacitantes (conocidas como ‘Taser‘), un arma no letal que permite reducir a una persona ocasionándole un menor daño y que desde hace años vienen demandando los agentes como parte de su dotación reglamentaria. La inversión asciende a 454.929,75 euros.

Se trata de un pedido de 150 dispositivos que se ha adjudicado a Saborit International SL, un suministrador de material policial y militar que en lo que va de año ha recibido encargos similares de los ayuntamientos de Madrid (200 unidades), Valencia (10) y el granadino de Armilla (dos). El modelo que servirá es la ‘Taser 7’, del fabricante estadounidense Axon.

La adjudicación se ha producido casi un año después de que la Guardia Civil tuviera que declarar desierto el mismo procedimiento de contratación al presentar la muestra «de manera incompleta» la única empresa que había formalizado oferta (Nidec SLU) y no ser legalmente subsanable dicha deficiencia. En concreto, el elemento que faltaba era la funda para la pistola.

La Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil anunció la nueva licitación el pasado 30 de junio y la resolvió el pasado 3 de noviembre proponiendo como adjudicatario a Saborit International, la única empresa que pujaba por el contrato. El proveedor deberá entregar la mercancía durante el primer trimestre de 2022, según el plazo que se detalla en el cuadro de características del pliego de cláusulas administrativas particulares que ha regulado el procedimiento.

El Servicio de Armamento y Equipamiento Policial considera que las pistolas de efectos eléctricos incapacitantes son «idóneas» tanto por «sus características técnicas» como por su «capacidad intimidatoria», lo que las convierte en un «elemento disuasorio muy importante». «Permitirá graduar el uso de la fuerza y utilizarlas como solución intermedia al arma de fuego para afrontar situaciones de riesgo elevado tanto para los agentes de la Guardia Civil como para terceras personas», ha justificado.

Junto con los dispositivos, el Instituto Armado ha comprado también 2.100 cartuchos de diferentes tipos (450 para uso en condiciones de aproximación, 450 para entorno próximo, 600 para entrenamiento y 600 de munición inerte) y 150 videocámaras de grabación. Éstas se activan automáticamente al inicio de la intervención y pueden captar incluso hasta dos minutos antes de que comience la actuación policial, por lo que las imágenes pueden presentarse como prueba en un proceso judicial al no ser manipulables.

«Los impulsos generados por el dispositivo interfieren las señales nerviosas que se transmiten al sistema muscular y sensorial para obtener una incapacitación mediante una corriente eléctrica pulsante entre los electrodos durante el tiempo de exposición. Están equipadas, además, de un dispositivo que permite documentar gráficamente las intervenciones en las que se ha utilizado, resultando un apoyo muy efectivo para los agentes en posteriores declaraciones en sedes judiciales», resalta la Guardia Civil.

En la valoración de la oferta, el Servicio de Contratación ha puntuado a Saborit International con 95 de 100 puntos posibles: 60 por el precio y 35 por las mejoras introducidas, concretamente 20 por ofrecer una variante de soporte de sujeción del registrador automático de eventos operativos con fijación magnética a la ropa del usuario y 15 por los resultados obtenidos en la prueba combinada de precisión y efectos de la pistola y munición. Al no aumentar el plazo de garantía no ha conseguido puntuación adicional.

En el expediente consta un voto particular emitido por la interventora delegada adjunta en el Ministerio del Interior el pasado 14 de septiembre al entender que de «la redacción» del informe de evaluación técnica en el que se ha basado la adjudicación «no se desprende de forma clara e inequívoca» que la empresa elegida cumple lo establecido en el pliego de prescripciones técnicas. Esta objeción no ha sido tenida en cuenta, dado que el procedimiento se ha terminado adjudicando.

Protocolo y formación

De momento, no ha trascendido la fecha en que comenzará a dotarse a distintas unidades del Cuerpo con estos dispositivos, cuyos integrantes tendrán que recibir previamente un curso de formación para adiestrarse en su manejo. La Dirección General atiende así una vieja demanda de las asociaciones profesionales, que desde 2015 vienen reclamando que se les dé una herramienta a medio camino entre el arma de fuego y la mera defensa para su utilización -sin ocasionar daño físico- en situaciones en las que han de inmovilizar a una persona.

En su comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados el pasado 17 de marzo, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, explicó que se había declarado desierto el procedimiento por un problema con las muestras y ya detalló que las 150 primeras pistolas ‘Taser’ llegarían «como máximo» en 2022. «El Centro de Adiestramiento Especial de Logroño está elaborando un protocolo de actuación y un programa de formación para su futuro uso», adelantó.

Te puede interesar

Comentar ()