España

Casado cierra el Congreso de PP C-LM pasando de puntillas por la polémica del partido en Madrid: "Nosotros a lo nuestro"

El presidente del PP, Pablo Casado, clausura la XV Congreso del PP de Castilla- La Mancha.

El presidente del PP, Pablo Casado, clausura la XV Congreso del PP de Castilla- La Mancha. EFE

El presidente del PP, Pablo Casado, ha sido el encargado de clausurar el Congreso del PP de Castilla-La Mancha que ha servido para refrendar el liderazgo de Paco Núñez al frente de la formación, si bien apenas ha hecho alusión a las tensiones al respecto de la situación del PP madrileño y su futuro proceso para elegir a un nuevo presidente.

Después de que en la jornada sabatina el secretario general del partido, Teodoro García Egea, apelara a la «unidad» para referirse de forma velada a la situación; de que Isabel Díaz Ayuso reclamara celebrar el Congreso madrileño lo antes posible para «evitar desgaste»; y de que barones ‘populares’ como Alfonso Fernández Mañueco o Juanma Moreno optaran por un perfil bajo y conciliador a la hora de referirse a la situación, este domingo Pablo Casado apenas ha hecho referencias a este extremo.

Casado ha animado es esta línea a los miembros del PP allí reunidos a soñar y pensar «a lo grande», así como a decir que el PP «merece la pena»: «Que lo que hicimos, que fue transformar España dos veces, volveremos a hacerlo y lo haremos de la mano de los mejores».

«Vayamos a los nuestro que estamos haciendo lo que tenemos que hacer, que es servir a los españoles, construir una mejor España y dedicarnos a resolver los problemas a aquellos que nos pagan un sueldo», ha afirmado el presiente del PP.

«Aquelarre» de Valencia

Casado ha definido como un «aquelarre» el acto ‘Otras políticas’, que reunió en Valencia a cinco lideresas de partidos de izquierdas, y ha alertado de que es una «estrategia perjudicial para los intereses de España» y del PSOE, que va «al barranco»; «pero Sánchez no se da cuenta de que va directo a él», ha lamentado.

En este punto, ha resaltado que el PP es un partido que encarna la alternativa al Gobierno central del PSOE y ha comentado las encuestas publicadas recientemente que apuntan que formaciones de provincias poco pobladas podrían conseguir varios escaños en el Congreso.

A su entender, esos partidos son «marcas blancas del PSOE para competir con el PP», pues ha opinado que los socialistas han renunciado a hacerlo en el mundo rural, porque saben que el PP es el partido más apoyado en estas zonas.

Así, ha reivindicado que su partido apuesta por la lucha contra la despoblación y por ejemplo ha propuesto que llegue la fibra óptica a todos los pueblos de España, al tiempo que ha resaltado que su partido defiende a los agricultores y ganaderos.

Resta importancia a la caída en las encuestas

El líder de la oposición ha tenido tiempo para referirse a las últimas encuestas publicadas y que otorgan al PP un resultado levemente por debajo de otros sondeos.

«Es la primera vez que un Gobierno en La Moncloa en sólo dos años es ‘sorpassado’ por la oposición, y eso a pesar de las trampas del poder», ha aseverado.

Ha insistido en este punto en que la preocupación del PP «no son las encuestas», y ha presumido de un partido sólido «que gobierna en Europa, en seis autonomías y que va a ganar las próximas elecciones generales, sean cuando sean».

Debate energético y despoblación

En su discurso, Casado ha tenido tiempo para hablar de la situación del mercado energético para pedir un «debate sensato, adulto y responsable» para no «arruinar a autónomas y pymes» en el corto plazo.

Ha reparado en las enmiendas que su grupo ha presentado a los presupuestos para bajar hasta en 9.000 millones de euros la factura de la luz; y ha lamentado que a la izquierda «no le guste el gas, ni la nuclear, y ahora casi ni la eólica».

También sobre financiación autonómica ha querido dejar algún mensaje, aseverando que en la España vaciada «pero llena de riqueza o emprendimiento» cuesta mucho más cumplir con los servicios públicos que en una gran ciudad, por lo que hay que «repensar» un modelo donde el PP «ya hizo sus deberes».

Según opina, el PSOE y la izquierda ahora quieren «enfrentar a las autonomías» incluso con «partidos provincialistas» que empiezan a fraguarse para las próximas elecciones que no dejan de ser «marcas blancas» de los socialistas, toda vez que «han renunciado a ganar al PP en los entornos rurales».

Ha defendido la reforma laboral, ha criticado que el sector primario sea «el gran olvidado» de los fondos europeos y ha reclamado fibra óptica en toda España para mejorar el éxodo rural.

Te puede interesar

Comentar ()