La presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP, Andrea Levy, ha apuntado este lunes que si la exportavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo, no está «contenta» dentro del partido «tal como uno llega, uno puede irse».

En declaraciones a La Sexta, recogidas por Europa Press, Levy ha señalado que en su lugar se iría del partido si no estuviera «a gusto» al tiempo que ha asegurado que «lo que no haría es criticar al presidente del Partido Popular y al secretario general».

«Fueron las personas que le dijeron que se sumara a ese proyecto. Ella vino al Partido Popular porque creía en el Partido Popular y en el proyecto de Pablo Casado. Hay que volver a la hemeroteca de lo que decía entonces cuando fue candidata a las elecciones generales por Barcelona», ha apostillado.

En este sentido, Levy ha apuntado que el «ruido» en torno a las disputas del PP no favorece «a nadie» y ha pedido que las cuestiones internas del partido se queden «en privado».

‘Políticamente indeseable’ es el título del libro escrito por Álvarez de Toledo en el que acusa al número dos del PP, Teodoro García Egea, de «practicar el mobbing, el bullying y el acoso impúdico a través de sus alfiles y los medios».

La gente está «agotada»

Sobre las disputas del PP en torno a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, Levy ha pedido dejar de hablar de las cuestiones internas porque la gente está «agotada».

Con todo, Levy ha trasladado que la dirección del partido está fijada por Pablo Casado y hay que ir «juntos» en la misma dirección después de que las encuestas aboguen por una victoria del PP en las próximas elecciones generales.

En referencia a las declaraciones de Casado en la clausura del Congreso del PP en Andalucía en las que el presidente ‘popular’ aseguraba que el «personalismo» no cabía en el partido, Levy considera que no hay que hablar «en primera persona», sino de un «proyecto amplio» en el que cada uno tiene «singularidad» y «voz propia».