España

Egea reconoce que no se ha leído el libro de Álvarez de Toledo pero le acusa de dar "oxígeno" a Sánchez

El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, interviene en la inauguración del XV Congreso Autonómico del PP Castilla-La Mancha. Eusebio García Del Castillo / Europa Press

En la primera intervención pública del secretario general del PP, Teodoro García Egea, desde la publicación del libro de Cayetana Álvarez de Toledo en el que la autora le acusa de hacer «bullying» a los diputados y de ejercer un «mando despótico» en la dirección del partido, el dirigente popular ha contraatacado y ha acusado a la diputada por Barcelona de dar «oxígeno» a Pedro Sánchez con sus críticas tanto a su persona como a otros miembros del partido. «Los que hacen un libro para criticar al PP dan oxígeno a Pedro Sánchez. (…) No nos podemos permitir perder el tiempo en polémicas internas y en criticar a compañeros», ha incidido.

En una entrevista en Antena 3, el número dos de Pablo Casado ha asegurado no haber leído el libro de Cayetana Álvarez de Toledo pese al revuelo interno, pero sí ha comentado uno de los «pasajes» que menciona la ex portavoz parlamentaria en Políticamente indeseable en el que asegura que ella le llamó para valorar «una propuesta de un Gobierno de concentración» entre PSOE y PP. «Ella me propuso ser ministro de Pedro Sánchez. ¿Qué pensaríamos hoy si el PP hubiese aceptado esa propuesta? Sólo seríamos la muleta de Sánchez», reiteraba Egea, en una crítica nítida a la diputada popular.

El secretario general del PP ha salido al paso de los fuertes ataques vertidos por Cayetana Álvarez de Toledo en su libro, que tildaba a Pablo Casado de «bienqueda» y a García Egea de hacer política de «pelotas y peloteo». «Son políticos de los que no se recuerda ninguna idea original ni realmente valiosa. Pero acaban imponiéndose por la pura fuerza de su ambición. Buscan el poder y lo ejercen de manera despótica, teocrática. Teodocrática», ahondaba la dirigente en su libro. Ante estos ataques, no obstante, el número dos del PP ha evitado aclarar si la dirección nacional del partido abrirá finalmente expediente a Cayetana Álvarez de Toledo por saltarse los estatutos con sus declaraciones, si bien el Grupo Popular en el Congreso sí baraja una sanción de entre 500 y 700 euros contra la dirigente por saltarse la disciplina de voto en la renovación del Tribunal Constitucional.

Tampoco ha querido valorar Teodoro García Egea la necesidad de que Cayetana Álvarez de Toledo dé un paso al lado y renuncie al acta de diputada y al carné de militante, como sí han sugerido otros miembros de la dirección en los últimos días, desde la número tres, Ana Beltrán; hasta el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos. Pero sí ha querido defender las palabras que pronunció Pablo Casado durante el cierre del congreso del PP andaluz cuando, en una crítica velada tanto a Álvarez de Toledo como a Isabel Díaz Ayuso, aseguró que los «solistas» no caben en la «orquesta» del PP. «Los solistas en las orquestas tienen que ser personas que toquen conjuntamente la misma tonalidad que el resto de la orquesta. Si no suena muy desafinado, muy disonante», ahondaba Egea.

Tanto la diputada por Barcelona como la presidenta de la Comunidad de Madrid han reaccionado en las últimas horas al reproche velado del presidente del PP. Ayer mismo, Isabel Díaz Ayuso advirtió a Génova que «ser crítica no te convierte en desleal», mientras que Álvarez de Toledo defendió abiertamente a los «solistas» del PP porque «son imprescindibles».

En el PP «no hay guerra ni batalla»

La dirección nacional del PP sigue enfrascada en la estrategia del «silencio» en la crisis interna entre Génova e Isabel Díaz Ayuso para tratar de bajar el suflé de tensión y evitar que la cuestión del control del PP de Madrid termine pasándole factura en las urnas. En esa misma línea se ha expresado el secretario general del PP cuando ha sido preguntado precisamente por su particular pulso con la presidenta de la Comunidad de Madrid y su jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez. «En el PP no hay guerra ni batalla. Aquí simplemente hay unas normas que todos nos hemos dado», ha aseverado, en relación a la presión de la dirigente madrileña por celebrar el congreso del PP de Madrid «cuanto antes», una pretensión que entra en conflicto con la intención de la dirección nacional de posponer el mencionado cónclave a mayo o junio de 2022.

En todo caso, ha agradecido a Ayuso que «haya zanjado» el tema de las fechas asumiendo que el congreso del PP de Madrid «se celebrará en 2022» en línea con lo acordado por la Junta Directiva Nacional. Pero, de nuevo, ha evitado respaldar a la dirigente madrileña en su intención de hacerse con las riendas del control orgánico del partido en Madrid. «Cuando llegue el momento, los militantes votaran libremente», concluía.

Te puede interesar

Comentar ()