Cataluña | España

Rey defiende el "diálogo social" y los acuerdos "con todos los actores involucrados"

Aragonès reivindica la reclamación de amnistía y el referéndum en la Mesa de Diálogo con el Gobierno

Felipe VI felicita a Isidre Fainé ante Josep Sánchez Llibre EFE/Quique García

El Rey ha reclamado hoy «apostar por la utilidad del diálogo social y de los acuerdos entre todos los actores involucrados». Lo ha hecho en la celebración del 250 aniversario de la patronal Foment del Treball, ante un auditorio en el que destacaban el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, junto al presidente de la CEO, Antonio Garamendi, y el de Cepyme, Gerardo Cuerva.

En un momento en que la patronal se ha desmarcado del acuerdo alcanzado por el Gobierno con los sindicatos para modificar el cálculo de las pensiones, Felipe VI ha asociado la necesidad de grandes acuerdos para crear un marco de confianza que apoye el crecimiento económico. En su intervención el Rey ha obviado el procés pero ha resaltado la necesidad de un «contexto estable» y la «seguridad jurídica» para el crecimiento económico.

Felipe VI ha presidido este lunes la celebración del 250 aniversario de Foment del Treball, la gran patronal catalana. Un aniversario celebrado con la entrega de la Medalla de Foment la presidente de la Fundación laCaixa, Isidre Fainé, en el que han participado el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El procés, obviado por el Rey y el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, ha estado muy presente en las intervenciones de Aragonés y la ministra de Transporte, la catalana Raquel Sánchez. El presidente catalán ha defendido el diálogo entre Gobierno y Generalitat e insistido en que la parte catalana seguirá reclamando «la amnistía y el ejercicio de la autodeterminación».

Defensa del diálogo

«Queremos negociar para que lo que se hace en Escocia sea posible en Cataluña» ha argumentado un Aragonès que parecía estar pensando más en sus socios de JxCat que en la audiencia de Foment del Treball. «La estabilidad no es sinónimo de inmovilismo», ha añadido en respuesta a las quejas habituales de los empresarios por la inestabilidad generada por el procés. aciones q en cada momento histórico tiene esta sociedad.

Aragonès ha aprovechado además la concurrencia para reclamar al empresariado «que el catalán tenga la máxima complicidad para salir adelante», en un momento en que la Generalitat ha vuelto a hacer bandera de la defensa de la lengua. «Hagamos de la lengua uno de nuestros grandes activos» ha reclamado.

La ministra Raquel Sánchez ha defendido que en Cataluña «se respira ambiente diferente que hace tres años». Un cambio que ha atribuido a quienes «optan por un debate más amable pese a diferencias profundas». Sánchez ha hecho también un elogio del diálogo entre Gobierno y Generalitat y ha exhibido además el consenso alcanzado por el ejecutivo para la aprobación de los Presupuestos Generales.

Procés superado

Unas cuentas «apoyadas por la gran mayoría de los diputados» elegidos por las demarcaciones catalanas, «36 diputados de 48, ejemplo de que Cataluña tiene mucho que aportar a España».

Colau, por su parte, ha buscado la complicidad con un empresariado al que ha criticado repetidamente asegurando que «os necesitamos», y destacando que «lo importante no es de donde venimos sino lo que queremos hacer juntos» evitando prejuicios.

Un discurso que contrasta con el disgusto que no ha ocultado Sánchez Llibre por la oposición de Colau, entre otros, a proyectos como la ampliación del Aeropuerto de El Prat. «Cuando oímos discursos que defienden menos aviones, menos coches o menos turismo, debemos hacerles frente» ha advertido el líder patronal.

«Tenemos que defender con firmeza que el progreso y el crecimiento económico son totalmente compatibles con el medio ambiente y la sostenibilidad del planeta» ha añadido. Lo contrario, ha advertido, «sería volver a una especie de autarquía. Pretender autoabastecernos localmente sería sin ninguna duda una ruina».

Aragonés vuelve a llegar tarde

El Rey ha compartido mesa con el presidente de la Generalitat, quien ha vuelto a evitar, sin embargo, participar en el besamanos de bienvenida al jefe del Estado. Aragonès ha llegado a las 20.05 a un acto empezaba a las 19.30, con la llegada de Felipe VI. Según la agenda de la Generalitat, a las 18.00 horas Aragonès debía presidir la entrega de los Premios Nacionales de Comercio de la Generalitat.

No es la primera vez. Desde que fue investido el pasado mayo, Aragonès ha obviado el veto impuesto por Quim Torra a los actos presididos por el Rey, pero ha evitado repetidamente participar en los saludos protocolarios al jefe del Estado. Así fue en la inauguración del Mobil World Congress y en las Jornadas del Círculo de Economía, con unas estrategias seguidas en todo momento por Ada Colau para participar en esos actos sin mostrar sumisión a la Corona.

Han recibido al Rey los ministros Escrivá y Raquel Sánchez junto al presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera y la presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marin. Todos cargos socialistas, como los presidentes autonómicos de Aragón, Javier Lambán, y la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, que también han participado en el encuentro.

Regreso del Rey a Cataluña

La de este lunes ha sido la sexta visita de Felipe VI a Barcelona en este 2021, para presidir la entrega de despachos judiciales y este 250 aniversario de Foment del Treball. Dos actos que han transcurrido sin protestas en el entorno, como se hizo habitual en los meses posteriores al referéndum del 1-O y la posterior intervención del Rey el 3 de octubre, fuertemente contestada por el independentismo.

A diferencia de la conmemoración de Fomento, ningún representante de la Generalitat ha acudido a la entrega de los despachos judiciales. Tampoco el Major de los Mossos, José Luis Trapero, que se ha ahorrado posibles conflictos tras la comentada presencia de Ferran López en 2018 y las críticas a su sucesor por participar en la misma ceremonia en 2019.

Este año en el que el jefe del Estado ha recuperado al completo su agenda catalana para normalizar su presencia en esta comunidad. Su presencia en la entrega de los despachos judiciales este lunes especialmente después de que el Gobierno de Pedro Sánchez forzara su ausencia en 2019, para evitar su presencia en Barcelona coincidiendo con la sentencia del procés.

Este verano, Felipe VI visitó Barcelona en tres ocasiones, para inaugurar el Mobile World Congress y las Jornadas del Círculo de Economía, y presidir junto a la Infanta Leonor la entrega de los Premios Princesa de Girona en el plazo de un mes. Este septiembre regresó a la capital catalana para presidir la inauguración del Salón del Automóvil, el único acto en el que se reprodujo una protesta -minoritaria- del independentismo. Y un mes después regresaba para presidir la entrega del Premio Planeta.

Te puede interesar

Comentar ()