España

Ciudadanos fía su supervivencia política a reeditar un pacto con Juanma Moreno en Andalucía

El partido pisa el acelerador para celebrar primarias "en las próximas semanas", en las que Juan Marín podría enfrentarse a otros candidatos críticos con apoyo entre las bases del partido

La presidenta de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas (d) y el vicepresidente de la Junta, Juan Marín.

La presidenta de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas (d) y el vicepresidente de la Junta, Juan Marín. EP

Ciudadanos sabe que no volverá a gobernar en Andalucía con la fuerza con la que lo hizo en 2018 -logró 21 escaños, a cinco del PP-, pero la reedición de un pacto que proporcione al PP los escaños suficientes como para volver a gobernar en la Junta otorgaría un exiguo pero suficiente margen como para sobrevivir en la arena nacional. Al menos ese es el análisis que realizan en el cuartel general del partido naranja, donde apuestan que los comicios andaluces serán «determinantes» en la continuidad del proyecto que dirige Inés Arrimadas. Y no sólo eso. La supervivencia en Andalucía es, además, casi el último caballo electoral de Ciudadanos tras el fiasco en Murcia, la desaparición en Madrid y la crisis en Castilla y León, donde unas elecciones adelantadas también pueden acabar con su desaparición definitiva.

La hoja de ruta de Ciudadanos pasa por cerrar filas con el actual vicepresidente de la Junta, Juan Marín, para lograr un resultado que convierta nuevamente a su partido en la fuerza determinante para formar gobierno con el PP en Andalucía, una coalición que, insisten, «ha funcionado». La esperanza de los naranjas es que los andaluces «sepan premiar» la gestión del tándem Moreno-Marín sin que todos los votos se vayan hacia el barón popular. Para ello, la dirección nacional se volcará en la región en los próximos meses para presentar a Ciudadanos como parte necesaria del «cambio» en Andalucía y, sobre todo, como alternativa a Vox en el ejecutivo andaluz.

A nadie coge por sorpresa el hecho de que Juanma Moreno prefiere un nuevo pacto con Ciudadanos si no alcanza la mayoría absoluta que con Vox. De hecho, mientras cerraba filas con su vicepresidente incluso a pesar de los escándalos y del criterio de parte de su partido, el distanciamiento con el partido que dirige Santiago Abascal llegaba a tal extremo que el enfrentamiento entre ambos partidos en Andalucía ha acabado dinamitando el acuerdo entre los dos socios y tumbando los presupuestos de la región. El presidente de la Junta de Andalucía ha acotado incluso la fecha en la que se celebrarán las elecciones, y apuesta por junio u octubre del próximo año, aunque la mayoría de fuerzas se inclinan porque habrá comicios antes de verano.

En la dirección del partido naranja confían en reeditar al menos el resultado que les otorgó el llamado ‘CIS andaluz’ el pasado mes de octubre. Entonces, según el Centra, Ciudadanos resistía con siete diputados, un hundimiento pronunciado pero no catastrófico: esa suma de escaños les permitiría ser la muleta de Juanma Moreno para gobernar en la Junta y condicionar, en parte, el ejecutivo del PP, para quienes el mismo sondeo pronosticaba una horquilla de entre 47 y 51 diputados. Es la misma fórmula que opera en Madrid con Isabel Díaz Ayuso: la dirigente se quedó a cuatro escaños de la mayoría absoluta, pero la desaparición de Ciudadanos sólo le deja a Vox como única vía para sostener los diferentes proyectos legislativos en lo que resta de mandato.

Este sondeo es casi el más positivo para los naranjas de todos los que se han realizado de forma reciente. Por ejemplo, el último sondeo de NC Report publicado por La Razón pronostica un hundimiento de Ciudadanos hasta los dos o tres escaños, una cifra insuficiente para tener voz y voto en la Junta de Andalucía en la próxima legislatura. En ese escenario, al PP (entre 44 y 46 diputados) no le quedaría más remedio que pactar con Vox (entre 15 y 17), una fuerza que cuenta con una tendencia ascendente en la región y cuya trayectoria podría dispararse si se confirma a Macarena Olona como candidata, según confían en el partido.

Lo que descartan categóricamente las fuentes consultadas es que Juan Marín pueda dar el paso al PP y figurar en las próximas listas de Juanma Moreno, una posibilidad de la que recelan importantes sectores del PP andaluz por la cercanía y la «magnífica» relación que une al vicepresidente y al barón popular. «Tenemos un proyecto político con mucha personalidad y trayectoria histórica, pero estoy dispuesto a sumar», respondió Moreno en una entrevista para el Ideal de Granada cuando fue preguntado por la posibilidad de sumar a Juan Marín a su equipo. «Todo puede pasar», agregó. Pero en la dirección nacional de Ciudadanos rechazan el tanteo del PP y cierran filas con el coordinador del partido en la región para representar los intereses del partido naranja. «Está comprometido con el proyecto», suscriben.

Ciudadanos acelera las primarias

Pero para concurrir a las urnas y aspirar a conseguir un resultado que permita a Ciudadanos mantener la respiración asistida en la arena nacional, Juan Marín deberá presentarse primero a un proceso de primarias en el partido para elegir al candidato a la presidencia de la Junta, un proceso que se celebrará «en las próximas semanas» ante la posibilidad de que los plazos electorales se aceleren en Andalucía. La dirección nacional cierra filas con Marín que, pese a contar con el apoyo expreso del ‘aparato’ del partido, deberá enfrentarse a otros candidatos. Por el momento sólo hay una confirmación, la de Carmen Almagro, la candidata propuesta por ‘Renovadores’, una facción crítica del partido naranja.

Pero la fractura de Ciudadanos en Andalucía es tan grande que, incluso, podría haber un tercer candidato en liza, también enfrentado a Juan Marín y a Inés Arrimadas y que se desmarca de ‘Renovadores’: el diputado Fran Carrillo, ex portavoz adjunto en el Parlamento andaluz hasta que fue destituido en verano por la dirección nacional. Carrillo es uno de los últimos afines acérrimos a Albert Rivera en el partido naranja y también pertenece al denominado como sector crítico por plantar cara a la cúpula nacional a la hora de exigir responsabilidades por las últimas derrotas electorales. En su entorno defienden que podría tener posibilidades contra Marín por el amplio apoyo entre las bases del partido, pero el diputado andaluz aún no ha tomado una decisión al respecto.

Te puede interesar

Comentar ()