España

España Vaciada se enfrenta a un 'ejército' de partidos provinciales que frenan su avance en Castilla y León

Manifestación de España Vaciada, en Madrid el 31 de marzo de 2019.

Manifestación de España Vaciada, en Madrid el 31 de marzo de 2019. Soria ¡Ya!

En 2021, España ha alumbrado 81 nuevos partidos políticos. Así lo refleja el Registro de Partidos que gestiona el Ministerio de Interior, que en la última década ha inscrito un total de 1.626 formaciones. Entre ellos está España Vaciada y parte de sus miembros, caso de Teruel Existe, que en diciembre ha dado el paso inscribiendo su marca -también una autonómica designada Aragón Existe-. No obstante, muchos de sus integrantes han optado, para empezar, por la fórmula de agrupación de electores con la que los turolenses dieron el salto a la política en 2019.

Esta herramienta, de agrupación, comprende la asociación temporal de ciudadanos para concurrir a unas elecciones, y requiere, generalmente, del aval del 1% del censo de la circunscripción que representen. De ahí que, ante la precipitada llamada a las urnas del, ahora, presidente en funciones popular Alfonso Fernández Mañueco, las organizaciones castellanoleonesas que conforman España Vaciada hayan optado por esta vía en lugar de la constituirse como partidos.

De momento, España Vaciada sólo ha dado el paso en Soria, Burgos, Salamanca y Palencia. Por el contrario, no se esperan candidaturas en León, Segovia, Zamora, Ávila y Valladolid, al pillarles la fecha establecida por el líder del PP a contrapié y sin estructura interna; aunque la fecha límite acaba el domingo 9 de enero a las doce de la madrugada.

Lo que sí es patente es que la afluencia de ‘marcas’ uniprovinciales que han aparecido, sumadas a las ya existentes en los diferentes territorios, han establecido una amalgama de propuestas que a los electores quizá les puede llevar a confusión. Algo que puede perjudicar a la plataforma estatal coordinada por Antonio Saz. Principalmente, por el rédito que otras fuerzas ajenas a España Vaciada puedan obtener aparentando seguir la corriente ruralista y contra la despoblación que despunta, dispersándose más el voto; o por el desistimiento ciudadano, que ante una gran cantidad de ofertas, decida optar por los partidos consolidados en búsqueda de la utilidad electoral.

Esas propuestas políticas al margen de la España Vaciada, lejos de seguir el sendero de la transversalidad predicada como un leitmotiv de cara al público, van desde el centroizquierda, el centro-liberal e, incluso, al menos en algunos aspectos, en competencia directa con Vox.

Soria, Burgos y Salamanca al timón

Días antes de que concluyera 2021, Soria ¡Ya! consiguió los avales necesarios para concurrir a las elecciones del 13-F. Previamente, el mismo día que Fernández Mañueco anunciaba la ruptura con Ciudadanos y llamaba a la ciudadanía a las urnas, los sorianos celebraban una rueda de prensa donde anunciaban su entrada en política como agrupación de electores. Fueron los primeros en dar el paso. Por pura coincidencia.

Varias personas participan en una manifestación convocada por Soria ¡Ya!.
Varias personas participan en una manifestación convocada por Soria ¡Ya!. EP

A rebufo de Soria ¡Ya!, la Vía Burgalesa-España Vaciada ha surgido de manera exprés. Ha sido la segunda fuerza en oficializar su candidatura y, como los sorianos, a priori no tiene competidores uniprovincialistas en el horizonte. Como una matrioska, el partido está compuesto por la asociaciones de otras fuerzas comarcales y locales más pequeñas. Lo lidera la Plataforma Burgos Enraíza -formada por 45 entidades- junto a otros partidos minoritarios como Burgos Lo Primero, Iniciativa Merindades o Vecinos por Burgos.

Tampoco tendrá rival España Vaciada Salamanca, que mantendrá el purismo de la plataforma y concurrirá con las siglas estatales. En los próximos días anunciarán al candidato y la listas de integrantes que aspirarán conseguir los diez escaños que reparte la provincia salmantina.

La amalgama palentina

El camino despejado de territorios vecinos como el soriano o el burgalés, contrasta con la sopa de siglas existente en Palencia. Algo que puede perjudicar los intereses en la comarca de España Vaciada, que el domingo 2 de enero se ha sumado a la carrera electoral hacia la Junta; por una cuestión de «hartazgo» ante la inacción institucional.

El problema es que hay otras dos candidaturas que surgieron con anterioridad en la comarca, tales como Palencia Existe -siguiendo el modelo de Tomás Guitarte y Teruel Existe- o Puede Palencia. Dos propuestas de las que España Vaciada se ha desmarcado, porque «por mucho que usen un nombre que invite a la confusión, no forman parte del movimiento».

En la presentación de la propuesta electoral, Nieves Trigueros, portavoz de España Vaciada Palencia, calificó a estas dos formaciones de «partidos satélite», es decir, partidos que se alinean alrededor de otro más predominante aprovechando su influencia. Éstos, señaló, nada tienen que ver con el recorrido contra la despoblación en el que «Palencia ha estado muy implicada».

Pese a haber presentado la documentación a la Junta Electoral Provincial este lunes, Puede Palencia mantiene un perfil muy discreto y apenas se conoce liderazgos o propuestas electorales. Simplemente, a través de las redes sociales, se autodenominan «la voz de la Palencia rural».

Al contrario, la plataforma Palencia Existe muestra una actividad regular en internet con diversas reivindicaciones para la provincia. Con todo, aparenta estar muy lejos de los postulados de transversalidad de España Vaciada. Al menos por las divulgaciones que su coordinador Eduardo Lera hace por las redes; un discurso bastante escorado a la derecha y calcado al de Vox -aunque critica a sus líderes nacionales con contundencia-, que emplea términos como ‘socialcomunista’ y que contiene un alto grado de chovinismo. A ello se añaden exaltaciones puntuales al franquismo o al 23-F.

Centrados por Segovia

En Segovia ocurre algo parecido. La representante provincial de España Vaciada es Segovia Viva, una plataforma plural y autonomista que persigue la independencia segoviana del resto de Castilla y León y que ha renunciado a presentarse el 13-F. Sin embargo, el surgimiento de una Segovia Existe, puede llevar a confusión.

Pese a todo, la única candidatura uniprovincial segoviana, salvo sorpresa, que disputará los seis procuradores al resto de partidos es Centrados Segovia o, simplemente, Centrados. Una alternativa moderada que sí encajaría en los términos de ‘bisagra’ que defiende España Vaciada, pero que es completamente ajena. De hecho, la formación rechaza el concepto ‘vaciada’, porque resta valor al medio rural.

Centrados es una escisión de la ya extinta UPyD establecida en Segovia en 2018; una alternativa magenta que igualmente defiende el liberalismo, el laicismo, lo progresista y el modelo europeo. Una tercera vía que no termina de encajar a nivel nacional pero que, por su componente municipalista, dirige trece ayuntamientos con más votos que Vox y Unidas Podemos.

El cabeza de lista elegido para concurrir el 13-F es Santiago Gancedo, exmilitante de la formación creada por Rosa Díez que, como muchos otros compañeros, probó suerte en Ciudadanos tras su irrupción nacional. No obstante, como confesaba recientemente a El Periódico de España, Gancedo decidió abandonar las filas naranjas «por la política errática que estaba tomando el partido, que empezaba a hacer aguas por todos lados».

León no ruge

La provincia leonesa cuenta con una de las plataformas más influyentes de España Vaciada, la Plataforma de Pobladores Rurales León Ruge. Después de años de trabajo y una predisposición de concurrir en las elecciones regionales, la precipitada convocatoria del popular Alfonso Fernández Mañueco ha frustrado este deseo.

Integrantes de la plataforma León Ruge. León Ruge

«Tras un largo proceso de debate, hemos considerado oportuno no lanzar una candidatura en estos momentos», ha notificado la agrupación a El Independiente a través de un comunicado. En él, León Ruge manifiesta la falta de consistencia electoral e insiste en la necesidad de «seguir trabajando» para que «el proyecto de la España Vaciada ruja con fuerza en León cuando esté completo».

La otra gran propuesta provincialista en León -también se presenta en Salamanca y Zamora, aunque con una influencia ínfima- es la Unión del Pueblo Leonés (UPL); y, pese a haber tentado a los de Díez a concurrir en alianza, no tiene nada que ver con la plataforma España Vaciada.

UPL es un partido de larga trayectoria histórica y de amplio arraigo institucional. Nace en 1986 por la unión de diversos movimientos leonesitas y políticos procedentes de grandes formaciones nacionales como Alianza Popular, la UCD o el PSOE. Con todo, actualmente tiene un perfil centroizquierdista. Cuenta con 152 concejales y un procurador en las Cortes, su secretario general Luis Mariano Santos. Entre sus reivindicaciones, está la constitución -como Segovia Viva- de una autonomía que integre a las provincias de León, Zamora y Salamanca: el País Leonés. Volver al estado previo a la promulgación del Estado de Autonomía de Castilla y León.

Sin papeletas en Ávila, Valladolid y Zamora

Pese a contar con representación en Ávila y Zamora -débil en Valladolid-, España Vaciada también ha renunciado a constituirse en estos territorios. Ávila Rexiste es la plataforma abulense con mayor protagonismo y está integrada por voluntarios para luchar contra la despoblación de la zona. Por la incapacidad de ofrecer una dedicación constante y trabajar al ritmo de los grandes partidos, la organización ha decidido no presentarse el 13-F.

Sí lo hará Por Ávila (XAV), un partido que por el nombre puede confundirse con el movimiento mencionado anteriormente, pero que no tiene nada que ver. Mucho menos con España Vaciada. XAV emerge como una escisión del PP en enero de 2019 de la mano de José Ramón Budiño. Es por ello que cuenta con un perfil de centroderecha y liberal, como los de Fernández Mañueco, pero con componentes regionalistas y localistas. XAV ostenta un procurador en la Junta castellanoleonesa, 80 concejales y la alcaldía de Ávila.

El ‘no’ de Zamora España Vaciada ha dejado vía libre a Ahora Decide, un partido fundado en 2015, impulsado por algunos cargos públicos procedentes del PSOE. Es una formación asentada en el ámbito municipal, que dirige 16 alcaldías y tiene representación en distintas localidades con 97 concejales. Y, que ahora, podrá monopolizar el discurso de la despoblación y el abandono de la administración aprovechando esa ola de descontento. Ahora Decide se define como una «agrupación política independiente que se ampara en los principios democráticos y constitucionales» para «servir de forma honrada a los intereses de los zamoranos.

Este conglomerado de fuerzas existentes, tanto propias como independientes, difumina el propósito de España Vaciada de ofrecer una alternativa a los grandes partidos de manera conjunta y unitaria. Lo que ocurra en la Junta de Castilla y León puede ser el preludio de un escenario caótico que se repita más adelante en Andalucía y, posteriormente, elección tras elección.

Te puede interesar

Comentar ()