Castilla y León | España

Belarra y Montero se vuelcan en Castilla y León, mientras Yolanda Díaz hará un solo acto

La vicepresidenta segunda se centra en la reforma laboral y acudirá a la campaña pasado el 3 de febrero

Yolanda Díaz, Irene Montero e Ione Belarra en una imagen de archivo EFE

Las elecciones autonómicas en Castilla y León del 13-F no suscitan el interés de la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, a tenor de la que será su escasísima presencia. Mientras las ministras Ione Belarra e Irene Montero tienen previsto acudir a este territorio entre tres y cuatro veces cada una, la también titular de Trabajo reducirá su presencia a un solo acto que ni siquiera está cerrado, a pesar de que la campaña arrancó la noche de este jueves.

Lo cierto es que Díaz está intentado cerrar a contrarreloj el apoyo de los partidos del bloque de investidura a la reforma laboral, que pasa por el Congreso de los Diputados el jueves 3 de febrero. Antes de ese día no asomará por Castilla y León, con la comprensión de los suyos que quieren evitar que la reforma salga adelante con los votos de Ciudadanos o Unión del Pueblo Navarro (UPN).

A partir de ese día le quedaría sólo una semana de campaña, pero lejos de pisar el acelerador para incrementar su participación, sólo irá un día. Además, el resultado de la votación del día 3 determinará en muy buena medida el entusiasmo con que Díaz acuda en ese único acto en apoyo de Pablo Fernández, el candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Junta de Comunidades de Castilla y León.

Díaz se centra en la reforma laboral y acudirá a la campaña pasado el 3 de febrero

No es el caso de la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, además de secretaria general de Podemos. Belarra participará en el acto de arranque de la campaña, este viernes 28, y en el cierre del 11 de febrero. Asimismo, el viernes 4 visitará junto al candidato un municipio de la provincia de Valladolid.

Montero también participará en el acto de inicio de campaña este viernes y en el mitin de cierre. Pero además, irá otras dos jornadas electorales, esto es, el 5 y el 8 de febrero, este último también en tierras vallisoletanas

Por su parte, la número dos de Podemos, Lilith Verstrynge, acudió este jueves a la tradicional pegada de carteles y coincidirá con sus compañeras de partido en el acto inaugural de la campaña y en su clausura. Además, la secretaria morada de Organización, estará este domingo y el 9 de febrero, en su caso en la provincia de León. De esta forma, se han organizado para apoyar a su candidato, que encabeza por primera vez una lista conjunta entre Podemos e Izquierda Unida.

Los dos debates televisados también limitan la celebración de mítines electorales. Lo habitual es que los candidatos se encierren esos días para preparar sus intervenciones, aunque Fernández haya programado un acto en León con Verstringe el 9.

Finalmente, la Comisión de Debates de Castilla y León, tras el requerimiento de la Junta electoral de la región, acordó que uno de esos dos debates lo organizara RTVE. Será el del lunes 31, mientras que el del día 9 correrá a cuenta de la televisión autonómica privada RTVCyL. Tras la abrupta ruptura con Ciudadanos, el popular Alfonso Fernández Mañueco no va a tener muchos aliados en esa confrontación. Tanto el socialista Luis Tudanca como el candidato naranja y ex vicepresidente de la Junta, Francisco Igea centrarán sus ataques en el aspirante a la reelección. No estará ni Unidas Podemos ni Vox por no tener grupo parlamentario propio.

Los morados priorizan León, Burgos, Salamanca y Valladolid

También el ministro de Consumo, Alberto Garzón, se implicará en la campaña, más habida cuenta de que ha dado a los morados un potente argumento electoral con la polémica de las macrogranjas. Eso ha permitido a Unidas Podemos ganar protagonismo en una campaña en la que parecían destinados a ser actores secundarios.

Actualmente Podemos tiene dos procuradores autonómicos. El último barómetro del CIS les da una horquilla de entre 3 y 5 representantes. La estrategia de esta coalición pasa por centrarse de manera especial en las provincias de Valladolid, León, Burgos y Salamanca. Con que obtuvieran un sólo diputado por cada una de estas circunscripciones ya multiplicarían por dos su actual representación. Queda por ver cuál es la fuerza real con la que entran las nuevas formaciones provinciales que se presentan a estos comicios.

Te puede interesar

Comentar ()