España PRIMER DEBATE ELECTORAL DE CASTILLA Y LEÓN

Batalla campal entre Mañueco e Igea: "Usted es el más sanchista de todos los sanchistas"

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, participa de forma telemática en el debate de RTVE por ser positivo en covid EFE

Como era de esperar, el choque entre Francisco Igea y Alfonso Fernández Mañueco, presidente y ex vicepresidente, ha capitalizado el primer debate televisivo de cara a las elecciones de Castilla y León, que se celebran el próximo 13 de febrero. Mientras el candidato a la reelección al frente de la Junta ha tratado de personalizar la discusión política en torno a Pedro Sánchez y dirigir todas sus invectivas al candidato del PSOE, Luis Tudanca, Francisco Igea ha ido al choque total contra su ex socio de gobierno sin perder un sólo minuto de las casi dos horas de debate con el candidato socialista.

Francisco Igea ha sido protagonista en el primer ‘cara a cara’ electoral del 13-F televisado por RTVE, tratando de revertir la «desventaja», como la calificaban en su equipo, de tener que debatir con sus contrincantes de forma telemática. Se trata de una circunstancia que nunca se había dado en un debate electoral. El ex vicepresidente de Castilla y León dio positivo en coronavirus el pasado viernes y se ha visto obligado a confinarse durante siete días, coincidiendo con el inicio de la campaña. Tal y como pudo saber El Independiente de fuentes cercanas a Francisco Igea, el candidato ha expresado su malestar porque se haya desestimado su petición de aplazar el ‘cara a cara’ para que el mismo se desarrolle «en igualdad de condiciones».

Alfonso Fernández Mañueco llevaba una estrategia prefijada para abordar el debate: ignorar al candidato de Ciudadanos, a cuya fuerza da por amortizada, y centrar sus ataques en el PSOE de Sánchez desdibujando el papel de Luis Tudanca, líder de la oposición en Castilla y León. Y esa ha sido la intención del barón popular, pero Francisco Igea no se lo ha puesto fácil. El médico ha comenzado el debate tildando a Mañueco de «tránsfuga» por derribar un gobierno del que ambos formaban parte y que «era eficaz», y ha sacado punta a cada argumento del dirigente del PP en materia de salud, educación, corrupción, fiscalidad o despoblación.

El debate se ha ido encendiendo entre los representantes de PP y Ciudadanos, mientras que Luis Tudanca, que ha preferido centrar sus intervenciones en propuestas y ejercer de representante del «cambio» tras 35 años de gobiernos del PP, ha quedado un tanto desdibujado en mitad de la batalla campal de sus homólogos. «Usted es el más sanchista de todos los sanchistas que hay en esta comunidad», lanzaba Igea en los primeros minutos, arrinconando a Mañueco por una gestión que, a su juicio, ha consistido primero en «ir a los sitios a hacerse fotos» y ahora «a copiar el modelo Ayuso».

El discurso del candidato de Ciudadanos ha sido especialmente ácido cuando han salido a colación cuestiones como los casos de corrupción del PP en la Junta de Castilla y León; los posibles pactos con Vox para sacar adelante la investidura de Alfonso Fernández Mañueco; o la «traición» del dirigente popular por adelantar elecciones en plena pandemia y «por orden» de Génova. «Tenía prisa porque el señor Casado quería pasearse ya con los ternerillos por el campo», ironizaba Igea, un argumento que ha continuado en un tono mucho más comedido Luis Tudanca. Mañueco, mientras tanto, se defendía justificando que desde que comenzó la pandemia se han celebrado otros cinco procesos electorales en España.

Mañueco salía al paso de cada arremetida del que fuera su vicepresidente, bien con un contraataque, bien redirigiendo el debate hacia el candidato socialista… o bien con algún que otro resbalón. Si la estrategia de Ciudadanos, que se juega en estas elecciones su supervivencia política, era la de reivindicar la gestión y los resultados de sus consejerías en Castilla y León -como la de Empleo o Sanidad- frente a las del PP, Mañueco ha recordado a Igea que «el presidente era yo» y que «el gobierno es del presidente», lo que ha levantado fuertes críticas tanto en Ciudadanos como en el PSOE y ha obligado al propio Mañueco a matizar sus palabras.

El candidato del PP ha intentado exhibir tranquilidad y «serenidad» frente a los ataques de sus dos contrincantes y mantener la técnica de apelar a Sánchez fuese cual fuese la pregunta de sus homólogos de PSOE y Ciudadanos, en un intento de imitar la estrategia que llevó a Ayuso a la cima en Madrid y que el PP trata de replicar ahora en Castilla y León. Tanto Tudanca como Igea han puesto especial énfasis en los casos de corrupción que acorralan a los populares en Castilla y León, cuestión que ha provocado una investigación judicial contra el presidente del PP de Salamanca, Javier Iglesias, entre otros cargos del PP.

«Responda a la pregunta. ¿Le va a cesar si pasa de diligencias previas?», repetía hasta en tres ocasiones Francisco Igea. «Dejar trabajar a la justicia es la mejor garantía. El que la hace la paga», respondía Mañueco, que señalaba que el candidato de Ciudadanos «es el único que ha estado sentado en el banquillo de los acusados», en alusión a la comparecencia en sede judicial de Igea en 2019 por un delito leve de amenazas por el que fue absuelto. «¡Hablamos de corrupción, señor Mañueco!», añadía Igea, que contraatacaba con la misma pregunta sobre Javier Iglesias que, finalmente, ha quedado sin respuesta. «Los indultos a los golpistas, eso sí que interesa en Castilla y León», ignoraba Mañueco, pronunciando a continuación un discurso sobre la «honestidad» de su mandato.

También Igea, que ha ocupado el papel de ‘poli malo’ frente a un Tudanca que ha esquivado el ataque frontal contra Mañueco, ha sido el único que ha sacado a colación el posible pacto del PP con Vox en Castilla y León para salvar la investidura del dirigente popular. «¿Va a hacer consejero de educación al señor García-Gallardo?», cuestionaba el ex vicepresidente, en alusión al candidato de Vox en la región, a lo que Mañueco respondía con la misma tesis con la que Génova afronta el asunto: «Vamos a tener la mayoría suficiente como para poder gobernar en solitario», zanjaba.

Los candidatos de los tres principales partidos en las Cortes de Castilla y León se han visto las caras por primera vez en el marco de la recién iniciada campaña electoral este lunes 31 de enero, en un debate emitido por RTVE y dirigido por el periodista Xavier Fortes. El segundo cara a cara entre Luis Tudanca (PSOE); Alfonso Fernández Mañueco (PP); y Francisco Igea (Ciudadanos) se producirá el próximo 9 de febrero, a tan sólo 4 días de que arranque unos comicios que abren un ciclo electoral que culminará con unas elecciones generales inicialmente previstas para finales de 2023 o principios de 2024.

Ni el aspirante de Unidas Podemos ni el de Vox han participado en el ‘cara a cara’ de este lunes ya que, siguiendo la normativa autonómica, sólo pueden competir en el debate televisivo aquellas fuerzas que hayan tenido grupo parlamentario propio en las Cortes, una circunstancia que los de Santiago Abascal han recurrido sin éxito. El presidente de la Junta es, sin duda, el que más se juega con unos comicios que él mismo convocó por sorpresa aprovechando su fortaleza en los sondeos, un crecimiento que ha comenzado a frenarse en las últimas semanas en favor de Vox. El pacto que el PP alcance con la fuerza situada justo a su derecha sentará un precedente en la relación de Pablo Casado con Santiago Abascal, tanto a nivel autonómico como en la arena nacional.

Te puede interesar

Comentar ()