España LA CUNA PATERNA DEL PRESIDENTE DEL PP

El concejal popular del pueblo de Pablo Casado: "Pactaría con Vox. No es la extrema derecha de Blas Piñar"

Vicente Rodríguez es el edil del PP en Matadeón de los Oteros (León). "No me gustan los extremos pero, si tuviera que sacar adelante mi proyecto, llegaría a un acuerdo con Vox porque es más afín", señala en conversación con El Independiente. En 2019 votó a favor de la región leonesa.

Imagen del concejal del PP de Matadeón de los Oteros con Pablo Casado y un mapa del pueblo

Vicente Rodríguez, concejal de Matadeón de los Oteros, el pueblo natal del padre de Pablo Casado. Carmen Vivas

“Estoy viviendo esta campaña con mucha tranquilidad”, sostiene Vicente Rodríguez. A sus 85 años, es concejal del PP en Matadeón de los Oteros, el pueblo leonés de 229 habitantes del que procede la familia paterna de Pablo Casado. El popular lleva más de dos décadas en el consistorio, instalado en la oposición. “Siempre he estado en minoría. Mi voz se ha escuchado poco”, murmura al otro lado del hilo telefónico.

Rodríguez reconoce estar preocupado por “la despoblación o la falta de carreteras” que sufre su municipio, la unión de cuatro pueblos que trata de resistir en una comunidad, Castilla y León, que celebra este domingo sus elecciones autonómicas. “Yo sigo luchando por las carreteras. En Matadeón hay pueblos cercanos a 4 o 5 kilómetros de distancia a los que se llega por caminos de tierra. En coche hay que recorrer otros 15 kilómetros”, advierte Rodríguez. “Contar con carreteras directas sería bueno para la industria del pueblo, las queserías y el almacén de legumbres”.

El edil popular está convencido de que la patria de Casado “puede tener un porvenir”. “El médico sigue viviendo como antes y, durante sus visitas, está abierta la farmacia. En Matadeón hay juventud dedicada a la agricultura y la ganadería. Es de los pueblos de los que se han marchado menos jóvenes”, comenta quien admite que ser concejal es una “tarea difícil”. “He apoyado las obras y todo aquello que veo que es bueno para el municipio”.

Pablo Casado, en Matadeón de los Oteros (León).
Pablo Casado, en Matadeón de los Oteros (León). EFE

El octogenario presume de haber protagonizado siempre una oposición constructiva. “En los pueblos en política, cuando se entra de alcalde o concejal, las siglas se guardan en el bolsillo. Allí se va a mirar por los ciudadanos y por hacer cosas. Me da lo mismo apoyar a Unión del Pueblo Leonés (UPL) o a otro partido”, arguye. En Matadeón, el partido leonesista goza de una cómoda mayoría absoluta. “El alcalde está haciendo muchas cosas y yo le he apoyado mucho”, desliza Rodríguez.

A favor de la autonomía leonesa

Sin titubeos, considera que su filosofía de ayuda y concordia al adversario político debería trasladarse a otros escenarios políticos, también el autonómico. “Se debería hacer igual: trabajar por el bien del ciudadano, ya sean votantes de derechas o izquierdas. Trabajar para todos. Basta que un partido exponga una cosa o un problema para que el resto no lo apoye”, lamenta. “Los partidos políticos están todos a lo de ellos”, alerta.

Rodríguez respaldó a finales de 2019 una moción a favor de la región leonesa impulsada por UPL. “Voté a favor de la región de León porque como yo hay mucha gente que opina que hubiera sido lo mejor. Pero una cosa es votar a favor de la región de León y otra es que considere que no es el momento oportuno y que no estamos en situación de pedir una autonomía. Es lo que veo yo personalmente. No es el momento adecuado. Que en su día se debió hacer sí, y que con el tiempo se podría hacer, también. Sería fenomenal”.

La constitución de la decimoctava comunidad autónoma española, sin embargo, no entra en los planes de Rodríguez. “Tal y como está ahora mismo la economía, no es el mejor momento”, asevera. “Habría que esperar un poquito. Con buenos políticos tanto del PP, UPL o PSOE se pueden conseguir en la Junta cosas para León. Tiene que haber buenos políticos que exijan cosas para León y trabajen por nosotros”, detalla. “No cabe duda de que León ha sido marginado, pero quizás los políticos de la región no han sabido estar a la altura de las circunstancias y no han sabido plantear los problemas que tiene León y pedir cosas para la provincia”.

Rodríguez muestra su adhesión a Alfonso Fernández Mañueco, “Durante estos años he visto a Mañueco interesarse mucho por la agricultura, la ganadería, la sanidad o el transporte a la demanda”, comenta el concejal, que ilustra los avances con el servicio de vehículos que ofrece la Junta para los vecinos que necesitan desplazarse a la cabecera de comarca para “hacer los recados y volver a casa”. “Se está preocupando bastante de estos pueblos pequeños para que no les falten servicios”.

Los extremos no son buenos nunca, ni los de extrema derecha ni los de izquierda

De los posibles pactos que surjan el lunes, tras la noche electoral, el edil no rehúye la realidad. “Cada uno tira para su partido. Los extremos no son buenos nunca, ni los de extrema derecha ni los de izquierda. Yo siempre he pensado que hay que estar muy centrados para todo. Los extremos no los veo”, confiesa quien considera que “hay partidos pequeños que se aprovechan de ser llave y es a lo que van”. “No van a gobernar, sino a su interés”.

“Si no me quedase más remedio porque tengo que salir adelante con los proyectos que tengo para Castilla y León, antes que pactar con Izquierda Unida yo creo que llegaría a un acuerdo con Vox porque es más afín”, replica. “Es una extrema derecha más moderada. Tampoco es la extrema derecha de Blas Piñar. Es una extrema derecha bastante moderada. En el caso de pactar, habría que mirar muchos puntos y alcanzar un acuerdo”.

El legado de Don Eutiquio Casado

Una opinión que Rodríguez formula con total humildad desde la cuna de Don Eutiquio Casado, el abuelo del presidente del PP. “Miguel, el padre de Pablo Casado, es quinto mío. Pablo casado vino poco a Matadeón porque su padre se casó estando ya en Palencia y venían poco al pueblo”, recuerda. “Su nieto se parece mucho al abuelo. Era un médico muy servicial, muy de entrar en las casas y visitar a todo el mundo, pobres o ricos. Eutiquio era, para mi y la mayoría del pueblo, una gran persona”.

En los últimos años Casado se ha dejado ver por el pueblo en varias ocasiones, fotografiándose en motocicleta o tractor. La última ocasión fue a finales del pasado enero, en plena campaña electoral. Desde una de las queserías de Matadeón, con las ovejas como trasfondo, reivindicó el ADN del PP como “el partido del campo” y “el gran defensor del medio rural”, consciente de la apuesta de Vox por capitalizar el voto rural ya desde su eslogan, “Siembra”.  “No conozco a Pablo personalmente. No he tenido todavía la posibilidad”, desliza Rodríguez.

“Me quedé con las ganas de ir a saludarle en Matadeón esta última vez, pero no tuve quien me llevara. Si se le parece a la familia y, creo que es así por lo que le veo cuando habla, es muy sensato y no tiene ese orgullo que tienen otros”, dice resistiéndose a proporcionar nombres. “Podría ser un gran presidente del Gobierno”, relata.

Una de las fotografías de Matadeón de los Oteros publicada por Pablo Casado. E.I.

Casado es muy sensato y no tiene ese orgullo que tienen otros

Rodríguez, el veterano concejal de Matadeón, no oculta que su postura hacia la autonomía leonesa “no fue entendida”. “Salieron algunos medios enseguida a decir que el concejal del pueblo de Casado había votado a favor, como si le hubiera traicionado. No fue ésa mi intención. Voté la moción por la región de León como en otros pueblos también han votado muchos concejales del PP”, opina. “Recibí llamadas del partido dándome ánimos y diciendo que mantuviera la tranquilidad. Me dijeron que me entendían perfectamente y que había mucha gente que pensaba como yo”, indica.

“Una cosa es votar a favor de la región de León y otra es pedir ya la autonomía. Me lo interpretaron bastante mal”, se queja. “Pero lo cierto es que no es el momento de esto. Ni de León ni de ningún otro territorio que quiera separarse y hacer otra nueva comunidad”, concluye. 

Te puede interesar

Comentar ()