España

Génova confía en que los críticos "no tienen los apoyos suficientes" para ganar el pulso a Casado

García Egea echa cuentas y asegura contar con votos que les den la mayoría en la Junta del martes, entre ellos, de provincias gallegas y andaluzas

Un afiliado muestra un cartel en la sede de Génova del PP.

Un afiliado muestra un cartel en la sede de Génova del PP. EP

La intención de Pablo Casado y Teodoro García Egea es forzar el pulso a los barones que piden sus respectivas cabezas y para ello sus equipos se han dedicado durante todo el día a contar las fuerzas que conservan en el máximo órgano del partido entre congresos, la Junta Directiva Nacional, que se reúne finalmente el martes 1 de marzo para no coincidir con el día de Andalucía.

El presidente del PP se negaba a convocar este órgano no sólo como querían los críticos, sino incluso como le exigieron en el comité de dirección los tres portavoces parlamentarios del Congreso, Senado y Parlamento Europeo, esto es, Cuca Gamarra, Javier Maroto y Dolors Monserrat, respectivamente. De hecho, amenazaron con dejar sus cargos de inmediato si no se convocaba a la Junta e incluía como único punto del orden del día el debate sobre el cónclave nacional. Finalmente se acordó por unanimidad. Además, este miércoles 23 se celebrará el Comité Autonómico del PP, donde Casado reunirá a sus barones antes de la Junta Directiva Nacional.

En la maratoniana reunión de este lunes sólo le apoyaron su número dos, Teodoro García Egea; y los vicesecretarios de Organización, Territorial y Comunicación, esto es, Ana Beltrán, Antonio González Terol y Pablo Montesinos, según ha podido saber El Independiente.

A pesar de esta foto fija poco halagüeña para Casado, en Génova insisten en que otra cosa es que los críticos tengan mayoría para forzar un congreso extraordinario en marzo y la dimisión de Casado, a pesar del goteo de adhesiones que recibieron durante todo el día ambas opciones. Aún así, en Génova siguen afirmando que «no tienen los apoyos suficientes».

Un importante dirigente de los que se mantienen leales a la actual cúpula del partido recuerda en declaraciones a El Independiente que «todos los pulsos que se le han echado a la dirección nacional los ha ganado Génova» y pone como ejemplo la experiencia de otros que fueron presidentes de la Comunidad de Madrid como Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre o Ignacio González. «En Madrid han intentado sistemáticamente cargarse al presidente y no lo han conseguido», dice otra fuente consultada, aunque en este caso no es una lucha en solitario sino que Madrid viene acompañada de Andalucía, Galicia y Castilla y León, como poco.

Casado sólo cuenta en el comité de dirección con los apoyos de Egea, Terol y Montesinos

Las cuentas que echan en la planta séptima de Génova es que tienen muchos más apoyos provinciales que autonómicos, aunque los barones sean mucho más visibles. Eso les permitiría intentar aguantar hasta julio para el XX congreso ordinario. No obstante, el nivel de degradación y de enfrentamiento es tal, que esos apoyos pueden ir mutando conforme pasen los días y esta semana se le va a hacer muy larga a Casado. «Teo y Pablo han trabajado mucho en lo orgánico del partido, por ese lado no hay problema, pero nos preocupa el estado de opinión de la calle, y la gente está indignada», asume uno de los que todavía apoyan a Casado.

Está por un lado el poder de control sobre los Grupos Parlamentarios del Congreso y del Senado. Egea convocó durante el día de ayer, mientras se estaba celebrando el comité de dirección, a una serie de parlamentarios para testar el grado de adhesiones internas, todo ello con la colaboración de Alberto Casero, el diputado que permitió con su equivocación que la reforma laboral saliera adelante.

Además, en el recuento territorial señalan que incluso en Galicia y Andalucía, con sus dos presidentes autonómicos claramente alineados del lado de la dimisión de Casado, Génova tiene poder interno. En Galicia, aducen, hay dos provincias con Casado y Egea, en concreto, La Coruña y Orense; en Andalucía, Almería, Granada, Jaén y Córdoba, son de Génova.

Control de las provincias y de los grupos parlamentarios

Y amplían los apoyos a las provincias de los territorios de Aragón, Comunidad Valenciana, Canarias, Baleares, Murcia o Castilla-La Mancha, aunque presidentes territoriales como Paco Núñez también han apostado por buscar una salida a la crisis. García Egea empezó los cónclaves por las provincias para asegurarse un poder de abajo a arriba y restar capacidad de maniobra a los barones.

Y para seguir sumando adeptos González Terol mantiene este martes una reunión telemática con el grupo de alcaldes y concejales del PP que forman parte de la Junta de Gobierno de la FEMP. Muy apropiado para tomar el pulso a las organizaciones municipales del partido. En definitiva, según las cuentas de García Egea, la Junta Directiva Nacional puede torcer la voluntad de Núñez Feijóo, por lo que se prevé una semana de llamadas cruzadas a todas las organizaciones provinciales del partido para sumar votos.

Según los estatutos, se exige una mayoría de dos tercios de la Junta Directiva Nacional, formada por más de trescientas personas, para forzar la convocatoria de un congreso extraordinario. Además fija un mes de plazo como mínimo desde su convocatoria hasta su celebración, por lo que de celebrarse un cónclave extraordinario, podría tener lugar a finales de marzo y no en julio, como correspondería.

Casado gana algo de tiempo. No mucho si la Junta de dentro de una semana no sale conforme a sus planes y se vive una especie de «comité federal 2», esto es, cuando el que era máximo órgano del PSOE entre congresos forzó en 2016 la dimisión de Pedro Sánchez. Hasta que ese lunes llegue, Casado tendrá todavía ocasión de preguntar al presidente del Gobierno en la sesión de control de este miércoles. «¿Cuánto más está dispuesto a ceder a sus socios independentistas para seguir en La Moncloa?», es la pregunta que formulará ante un partido divido.

Un destacado dirigente que cree que la situación es insostenible resume la reunión de este lunes de forma harto gráfica: «Esto es un desastre. Una huida hacia ningún lado. Lo único seguro es que se perderemos las elecciones generales».

Te puede interesar

Comentar ()