España

El Gobierno no ha debatido aún una posición común sobre la rebaja de la luz y la gasolina

Yolanda Díaz ha entregado a Moncloa una propuesta unitaria del espacio morado para llegar a un consenso interno "sin ruido"

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en el Congreso EFE

Se está de acuerdo en lo sustancial, esto es, la necesidad de aligerar el esfuerzo económico que deben hacer familias y pymes para abordar sus gastos en luz, gas y gasolina, pero los socios del Gobierno todavía no han debatido una posición común sobre cuál es la vía más apropiada para conseguir esos fines. Tampoco se ha avanzado en el contenido de que lo que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha denominado «Plan de Respuesta» a la crisis provocada por la invasión rusa de Ucrania, una propuesta más amplia de la que, aseguran, quieren hacer partícipes a todos los grupos de la oposición y para lo que se celebró ayer una primera ronda de reuniones.

PP y Ciudadanos se quejaron de falta de concreciones tras citarse, por separado, con las tres vicepresidentas -Nadia Calviño,Yolanda Díaz y Teresa Ribera- y el ministro de Presidencia, Félix Bolaños. En el sector socialista del Gobierno aducen que el decreto que se quiere aprobar el martes 29 en Consejo de Ministros depende en muy buena medida de lo que decida en materia económica y energética el Consejo Europeo de los días 24 y 25. Si aceptara, por ejemplo, la propuesta de Sánchez de desligar el precio del gas del de la electricidad, la luz bajaría lo suficiente como para hacer innecesaria cualquier rebaja de impuestos al consumo eléctrico.

Yolanda Díaz ha entregado a Moncloa una propuesta única del espacio morado para llegar a un consenso interno

Moncloa asegura que no hay discrepancias al respecto entre los socios de Gobierno y ponen el acento en que la jefa del sector morado, Yolanda Díaz, forma parte de la delegación gubernamental que se va a ir reuniendo en días sucesivos con todos los grupos políticos de la Cámara Baja salvo Vox que, como es habitual, se ha autoexcluido.

Pero lo cierto es que Díaz entregó este martes a Moncloa una propuesta unitaria del espacio confederal de Unidas Podemos, según acordó con sus ministros el pasado lunes. Tras la bronca interna por el envío de armas a Ucrania y el toque de atención de la vicepresidenta para que no se pusiera en cuestión la cohesión interna del Gobierno, intentan dar una imagen de unidad. La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ya había preparado con anterioridad una batería de propuestas, anunciadas durante el fin de semana, que hizo llegar este martes al resto del Gobierno y que espera puedan ser incluidas en el «Plan de Respuesta».

Dicho paquete contempla desde la congelación de los alquileres, a un cheque energético de 300 euros para familias vulnerables, pasando por la limitación de los beneficios a las eléctricas y la ampliación del Ingreso Mínimo Vital (IMV). Estas medidas, según fuentes moradas, están contenidas junto a otras de IU, de los comunes y hasta del PCE en la propuesta final de la vicepresidenta segunda, pero era necesario adelantarse «para que entre el PSOE, el PP y Vox no te coman el marco entero de rebajas de impuestos», argumentan en Podemos, siempre reacios a los acercamientos de los socialistas al PP y a Ciudadanos.

Ayer mismo, la vicepresidenta segunda se reunió con un grupo de economistas para debatir sobre «Los retos del empleo ante el contexto internacional actual», pero también se habló de «los precios de la energía y de la respuesta fiscal, social y económica» por la crisis de Ucrania, según reveló la también ministra de Trabajo en su cuenta de Twitter.

En dicha cita hubo unanimidad en que «bajar sólo los impuestos no es la solución», aseguran fuentes de vicepresidencia segunda, que quieren «dar prioridad» a la negociación con el sector socialista del Gobierno de manera discreta. «No queremos hacer ruido sino llegar a un consenso» en torno a medidas «efectivas y rápidas» de modo que el día 29 vaya un paquete completo que no necesite de mayores demoras.

El presidente del Gobierno pidió este martes durante la reunión del Consejo de Ministros que todos los departamentos hagan sus propuestas para el «Plan de Respuesta», lo que da una idea de lo embrionario de la negociación, no sólo entre los socios de Gobierno, sino con el resto de los Grupos Políticos de la Cámara, Comunidades autónomas y agentes sociales.

El PSOE prioriza un pacto con el PP que Unidas Podemos rechaza

Pero incluso en este punto hay discrepancias aún no expresadas públicamente entre los dos sectores del Ejecutivo. Los socialistas dicen priorizar un pacto con el primer partido de la oposición mientras que para Unidas Podemos el PP es una especie de kriptonita que impide acuerdos con los partidos de la investidura como ERC, EH Bildu, Más País o Compromís.

Sánchez habla de «propuesta de país» y sueña con un remedo de los históricos Pactos de la Moncloa, pero nada permite aventurar que la propuesta aúne unanimidades como ocurrió, no sin dificultades, en 1977. Además, los socialistas quieren poner a prueba si existe un nuevo talante en el PP de la mano del gallego Alberto Núñez Feijóo, quien necesita un pacto a su izquierda tras el gobierno de coalición con Vox en Castilla y León.

Comentar ()