España

La izquierda se opondrá a la reducción de diputados en la Asamblea de Madrid pactada por Ayuso y Vox

Considera que la finalidad de ahorro en gasto público "no es creíble" y que el PP persigue "debilitar al poder legislativo" para "concentrar el poder en la Puerta del Sol"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y la portavoz de Vox, Rocío Monasterio.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y la portavoz de Vox, Rocío Monasterio. EP

La Asamblea de Madrid no verá reducido en un tercio el número de diputados regionales. Así lo han confirmado los grupos de la oposición tras conocerse el acuerdo alcanzado este martes entre la presidenta de la Comunidad Isabel Díaz Ayuso y la portavoz de Vox Rocío Monasterio, su socia externa de legislatura. Ambas formaciones, que pese a contar con mayoría absoluta necesitan el respaldo de dos tercios de la cámara -trece parlamentarios más-, han registrado la modificación de la Ley del Estatuto de Autonomía, cuyo nuevo texto, de aprobarse, empezaría a aplicarse tras las elecciones del próximo año. Concretamente, la composición de la cámara pasaría de 136 parlamentarios, a 91.

La reforma, propuesta por Vox, persigue la instalación de medidas políticas, dicen, «austeras y ejemplares» para ahorrar en gasto público, especialmente «en tiempos de dificultad» como el que atraviesa la economía española a raíz de la guerra en Ucrania. La opinión de la formación es que el número de representantes actual es «ciertamente desproporcionada» teniendo en cuenta «las funciones que desarrolla la Asamblea de Madrid». Y, por ello, en base a las «dificultades» económicas, han invitado al resto de formaciones a sumarse a la iniciativa para sacarla adelante y «estar del lado de los madrileños». «Cuando las familias, los autónomos y las empresas se aprietan el cinturón, los políticos también tienen que hacerlo», ha expresado Monasterio.

Sin embargo, lejos de ahorrar costes, para Más Madrid y Unidas Podemos la medida pretende «recortar la democracia», por lo que rechazan refrendarla. La portavoz morada en la cámara autonómica, Para Carolina Alonso se trata de «un acuerdo oscuro» y «unilateral» que «va encaminado» hacia ese propósito. «A Ayuso y Monasterio les gustaría que sólo hubiera un diputado en la Asamblea porque les sobra la democracia y el control», ha señalado.

Desde Más Madrid, el primer partido de la oposición, tachan esta propuesta de «propagandística». En declaraciones a El Independiente, el senador y portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Pablo García Perpinyà, ratifica la negativa de su formación. Para Perpinyà «no es creíble» que reducir el gasto sea el motivo por el que Ayuso haya asumido la demanda de Vox. Principalmente, «porque el gobierno en el último ejercicio ha aumentado el gasto en altos cargos dependientes de la Presidencia». Indica que «el número de parlamentarios no es el problema», sino que esta acción responde más al intento de conseguir «una superconcentración de poder en la Puerta del Sol y de debilitar el poder legislativo, que es el encargado de controlar al gobierno».

El representante de Más Madrid entiende que esta modificación de la norma autonómica responde a «los problemas de transparencia que ha tenido este gobierno y los anteriores». «A Ayuso le gustaría diseñar una Asamblea en la que aniquilar a la oposición, y si pudiera la cerraría». Contar con una cámara «en la que la proporcionalidad se redujera al punto que quien ganase las elecciones tuviesen representación y la del resto fuese ínfima», ha añadido Perpinyà.

Desde Más Madrid entienden que, con este recorte, la presidenta de la Comunidad está pensando en 2023. «Creen que tienen asegurada la victoria y me parece algo, como mínimo, discutible», afirma Perpinyà, que ve en el PP de Madrid un exceso de confianza.

El PSOE, más ambiguo

Con el apoyo de los de Juan Lobato, la medida prosperaría. En principio, el PSOE de Madrid está instalado en el ‘no’, porque consideran que «no tiene sentido una propuesta de reducción aislada». Para los socialistas, sería más práctico hablar de una modificación completa del Estatuto, y, en ese caso, lo valorarían. Lobato, concretamente, explica que lo que la Comunidad necesita son «propuestas de fiscalización y modelos alternativos».

Con todo, y aunque está previsto que tampoco lo respalde, el PSOE no ha sido tan crítico en términos de calidad democrática como el resto de partidos. Lobato ha aseverado que «siempre estarán dispuestos a escuchar y valorar» cualquier sugerencia de todos los grupos. De ahí que genere cierta inseguridad en Más Madrid.

Si el PSOE da el visto bueno a Ayuso y Monasterio «sería la guinda a una semana confusa en lo que tiene que ver con su línea política». La formación de Mónica García destaca el cambio de postura con el Sáhara occidental y el distanciamiento con las reclamaciones de los trabajadores.

Los criterios

El actual sistema de elección determina el número de diputados por cada 50 mil habitantes. La reforma propuesta por PP y Vox fijaría en una cifra «suficiente» los cargos para desarrollar las funciones de la cámara con normalidad. Un número que sigue los criterios de representatividad que acatan el Congreso de los Diputados y el Senado: un representante por cada 77.156 habitantes.

No obstante, para Más Madrid y Unidas Podemos este cambio «daña la representatividad». No consideran excesivo el actual reparto de la Asamblea, porque está fijado «de acuerdo a la población». «Hay mucho margen de mejora, pero respetando la dinámica parlamentaria».

Te puede interesar

Comentar ()