España Primer encuentro en La Moncloa

Sánchez rechaza todas las propuestas económicas de Feijóo: "Si el Gobierno quiere seguir solo, seguirá solo"

El presidente del PP ha asegurado que seguirá haciendo propuestas al Ejecutivo que garanticen una "alternativa económica" | Sánchez y Feijóo reanudarán las conversaciones para renovar el CGPJ para asegurar "la independencia judicial"

Reunión entre Alberto Nuñez Feijóo y Pedro Sánchez

Reunión entre Alberto Nuñez Feijóo y Pedro Sánchez DAVID MUDARRA | PP

El primer encuentro entre el presidente del Gobierno Pedro Sánchez y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha sido «muy cordial, pero no fructífera». Así lo ha detallado el nuevo dirigente popular, que ha indicado que Sánchez ha rechazado todas sus propuestas económicas. «El presidente no ha considerado oportuno iniciar una propuesta alternativa» para la economía. «No tengo ninguna buena noticia para los trabajadores, las familias ni las rentas medias y bajas, que son quienes peor lo están pasando», ha señalado Feijóo. Ha aseverado que el Ejecutivo mantiene su intención de aprobar el real decreto anticrisis, y ha explicado que «si el Gobierno quiere seguir sólo» lo hará. «Entendemos que tendrá otros socios que le ayuden a convalidarlo».

El presidente del principal partido de la oposición, sin embargo, ha señalado que seguirá haciendo propuestas al Gobierno, porque «es posible una política económica distinta que aligere las tensiones de precios». «El gobierno tiene que tomar decisiones inmediatas», ha añadido. En ese sentido, ha vuelto a remarcar sugerencias como la reducción de los suplementos a los combustibles, la supresión del impuesto a los hidrocarburos y por deflactar el IRPF. «Para facilitar que los trabajadores puedan avanzar», ha dicho el popular.

El PP ha acudido al encuentro con Sánchez con una demanda predilecta: bajar los impuestos y el IRPF. Es algo en lo que llevan insistiendo desde la mitad de marzo, ante la escalada de precios y el estado inflacionario de la economía. El líder del Ejecutivo, por el contrario, ha propuesto al recién designado Feijóo un documento con once puntos de consenso de Estado centrados, no sólo en el ámbito económico pese a la urgente situación, sino también, en el judicial -que abre el primer bloque-, social y de la política exterior. Todo ello, con un pequeño tirón de orejas como introducción.

«Desde el principal partido de la oposición -se quejaba el inquilino de la Moncloa- se ha puesto en cuestión en numerosas ocasiones la legitimidad del gobierno de coalición y del propio presidente. Esta situación, inédita en la democracia española, ha dado lugar a negar al gobierno su legitimidad constitucional para desarrollar su labor». «La nueva etapa abierta en el principal partido de la oposición, tras su congreso, debería abrir un tiempo de reconocimiento pleno de la legitimidad democrática del gobierno», exige Moncloa.

Sánchez exige a Feijóo el «reconocimiento pleno de la legitimidad democrática del Gobierno

En esa reunión, de más de tres horas de duración, Sánchez ha reiterado en su «plan de respuesta a la crisis de Ucrania», ya anunciado a finales de marzo, centrado en 16.000 millones en ayudas: 6.000 de manera directa y de rebaja de impuestos, y el resto en créditos ICO. Asimismo, «defender» de manera conjunta ante la UE el «mecanismo ibérico de reducción de precios de la electricidad en el mercado mayorista», la «descarbonización de la economía española» y la reducción de plazos para «acelerar la transición energética» hacia las fuentes «renovables».

El plan nacional de respuesta es el segundo gran epígrafe del documento, al que sigue la propuesta de un acuerdo para la Agenda 2030 que «garantice unos precios de la energía asequibles y estables en el contexto de la guerra», así como apoyo y coordinación en torno a los Fondos Europeos y al Plan de Recuperación, que Pablo Casado criticó de manera reiterada ante Europa.

«Tenemos que seguir convenciendo a nuestros socios de que tenemos que reducir el IVA de la luz y del gas al 4 por ciento», aunque «soy consciente de que necesitamos permiso de la UE, pero creo que es imprescindible convencer a nuestros socios europeos», ha considerado Feijóo.

Moncloa no quiere más críticas en Europa al plan español de recuperación

De igual manera, Sánchez ha pedido a Feijóo desbloquear antes del 12 de junio la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), algo sobre lo que Feijóo indica haber retomado las conversaciones de cara a asegurar la independencia y la elección de los mejores magistrados y jueces para el órgano público. También el socialista ha pedido actualizar la composición del Tribunal Constitucional, así como blindar el pacto de Estado contra la Violencia de Género y regresar al pacto de antitransfugismo. Y, antes del 20 de abril, reactivar la tramitación para suprimir el voto rogado.

El documento propuesto a los populares, adelantado por el diario El País, incluye también la reforma del artículo 49 de la Constitución para cambiar el término «disminuido» por el de «persona con discapacidad», que el PP se negó a apoyar incomprensiblemente en el Congreso.

Asimismo habla Moncloa de «lealtad en las políticas de Estado», especialmente en la política exterior y todo ello cuando Sánchez ha cambiado unilateralmente la línea histórica de España respecto al Sáhara o decidió enviar armas a Ucrania sin comunicárselo siquiera al primer partido de la oposición. Y el último punto es la Ley de Seguridad Nacional y estrategia de ciberseguridad, donde no debería haber muchos problemas de acercamiento entre ambos.

Feijóo espera convencer al presidente del Gobierno en futuros encuentros y que, de cara a ellos, se le traslade un orden del día sobre el que trabajar previamente. El popular ha explicado que ha transmitido el apoyo firme y «sin matices» al PSOE en lo relacionado con la guerra de Ucrania. No obstante, dice que «no se puede romper» los acuerdos marcados en política exterior. «Sánchez me ha asegurado que me informará» a partir de ahora. La soberanía nacional la tiene el parlamento, no el gobierno».

«Lo que ha hecho el gobierno es inadmisible, ha roto cuarenta años de consenso», y no tengo ningún convencimiento de que eso sea bueno. Marruecos, ha dicho, ha conseguido uno de sus objetos pendientes. «Si lo hay en el futuro, se lo trasladaré», ha sentenciado.

El Gobierno pide no poner condicionantes

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, también ha valorado positivamente la reunión y ha querido remarcar «el compromiso de diálogo del presidente». Rodríguez ha defendido que el real decreto de medidas anticrisis está consensuado por «todos los agentes sociales», por lo que, «una sola propuesta» del PP, en referencia a la bajada del IVA, no puede «condicionar el resto» de cuestiones integradas en el decreto como «el ingreso mínimo vital». «Creemos que», a pesar de tener una mayoría para sacarlo adelante, «el PP también debería sumarse» a este consenso.

Asimismo, la portavoz del Ejecutivo, ha solicitado a Feijóo que «no asuma las tesis» de «la ultraderecha» que «pongan en peligro el pacto de violencia de género. «Pedimos al principal líder de la oposición que explique de qué lado está, de los que usan eufemismos como Vox y la ley de violencia intrafamiliar, o de los que no quieren cuestionar los avances de las mujeres», ha señalado.

Rodríguez aboga por que tiempo político en las Cortes «vuelva a la normalidad» y no sea necesario depender de los reales decretos.

Te puede interesar

Comentar ()