El SUP (Sindicato Unificado de Policía) ha denunciado en un comunicado la precariedad de los medios materiales y humanos de la Policía Nacional en el Campo de Gibraltar, «insuficientes para afrontar con éxito la inminente ‘Operación Paso del Estrecho‘ que superará todas las conocidas hasta ahora». El sindicato policial ha cargado contra «la terca oposición de Interior a declarar el Campo de Gibraltar como Zona de Especial Singularidad (ZES)», al que acusan de mantener las plantillas policiales al mínimo en la frontera Sur de Europa, «donde se viven graves problemas por el narcotráfico, la inmigración ilegal y en breve se debe garantizar la seguridad de tres millones de viajeros y un millón de vehículos».

Los policías señalan que en el Campo de Gibraltar, tanto ellos como sus familias, «trabajan bajo la presión constante del entorno que apoya o trabaja para los narcos y las redes de inmigración ilegal» y que «las agresiones a miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad están a la orden del día«, lo que provoca que cada año aumenten las peticiones de traslado «afectando a la operatividad de las plantillas policiales hasta el punto que en la actual oferta de plazas en las comisarías de Algeciras y La Línea han quedado 72 plazas desiertas».

Ante este panorama, «con las plantillas raquíticas y desbordadas por la carga de trabajo», llega una ‘Operación Paso del Estrecho’ que según cálculos del Ministerio del Interior superará con creces las cifras récord del año 2018 cuando pasaron por nuestros puertos en Andalucía y Levante más de tres millones de viajeros y 750.000 vehículos entre junio y septiembre.

Desde el SUP solicitan una vez más el refuerzo de medios humanos y materiales en la zona. Exigen que los concursos de traslado con los policías que vayan a reforzar la zona sean más abultados y se hagan en las máximas condiciones de transparencia. «Si Interior quiere dejar de poner parches al problema, le volvemos a recordar que la declaración de zona ZES para el Campo de Gibraltar con contraprestaciones económicas, laborales y sociales, es la única forma de frenar la pérdida de policías en esas plantillas y darles apoyo a aquellos que a pesar de todo han decidido quedarse allí» concluyen en un comunicado.