España

Los "piolines" contestan a Pedro Sánchez: "Fuimos a Cataluña a defender la Constitución"

Policías nacionales y guardias civiles consideran un "desprecio" y una "burla" la expresión utilizada por el presidente del Gobierno en el debate parlamentario para describir la nueva situación en la comunidad catalana

Barco con un piolín, personaje de los Looney Tunes, en Barcelona

El barco 'Moby Dada' rebautizado por policías y guardias civiles como 'Piolín' en Barcelona en 2017. EFE

«Ustedes mandaban Piolines a Cataluña y con nosotros la selección española de fútbol puede jugar en Cataluña sin ningún tipo de problema o de polémica». Estas palabras de Pedro Sánchez en su réplica a una pregunta del PP en la sesión de control al Gobierno en el Congreso han soliviantado este miércoles a miles de policías nacionales y guardias civiles, que se sienten «despreciados» por el comentario y han pedido al jefe del Ejecutivo que se disculpe.

En el marco de la Operación Copérnico, el Ministerio del Interior contrató en el otoño de 2017 tres barcos -entre ellos el Moby Dada, rebautizado por los agentes como Piolín por estar decorado a estribor con la imagen del célebre canario amarillo de la serie de dibujos animados ‘Looney Tunes’- para alojar a parte del contingente que envió a Cataluña para impedir la celebración del referéndum ilegal el 1-O . El ferry estuvo atracado en el puerto de Barcelona durante dos meses y en él se hospedaron más de mil policías y guardias civiles, que realizaron constantes críticas por las condiciones a bordo.

«Es una vergüenza que el presidente del Gobierno se refiera en estos términos a los garantes del Estado de Derecho, de la Constitución y de la ley, pero incluso más grave es la pasividad absoluta que nuevamente ha demostrado el ministro del Interior, que una vez más no ha salido en defensa de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, algo a lo que desgraciadamente ya nos tiene acostumbrados», ha censurado el secretario general del sindicato Justicia Policial (Jupol), Aarón Rivero. Éste le ha recordado que a Cataluña no fueron «piolines» sino «personas».

Jupol recuerda que los policías que fueron a Cataluña en 2017 fueron «los mismos» que él envió dos años después

El líder del sindicato mayoritario en la Policía Nacional ha llamado la atención sobre el hecho de que los policías que se movilizaron en dicha comunidad en 2017 «son los mismos que volvieron en 2019» -ya con Pedro Sánchez como jefe del Ejecutivo y Grande-Marlaska como titular de Interior- en otro dispositivo desplegado para evitar los altercados tras dictar el Supremo la sentencia del procés. «La falta de previsión y de medios fueron una de las causas que provocaron heridas de gravedad a varios agentes de la Policía Nacional», añade Rivero.

«Hay que recordar que estaban alojados en ese barco porque fueron a defender el orden constitucional a Cataluña», responde el portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), Carlos Morales. «Y tuvieron que aguantar y sufrir escraches en los hoteles, echándolos incluso de algunos, y agresiones. No queremos estar siempre en medio de la lucha política. Solicitamos las disculpas del presidente del Gobierno a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado», agrega.

«Se ha rendido a los golpistas»

Para la Unión Federal de Policía (UFP), la alusión realizada por Sánchez en sede parlamentaria suponen un «desprecio» a los miles de policías nacionales y guardias civiles a los que Interior les encomendó la misión de «defender la Constitución, el Estado de Derecho y la unidad de España». «Las condiciones en las que trabajaron, con decenas de agentes heridos y con un alojamiento indigno, hace que llamarles Piolines demuestra el desprecio que el presidente del Gobierno tiene por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Sánchez, definitivamente, se ha rendido a los golpistas», defiende el portavoz de la UFP, José María Benito.

Tampoco se explican las palabras pronunciadas por Sánchez desde el Sindicato Profesional de Policía (SPP), la organización mayoritaria en la escala de mandos. «Cuando el presidente de un gobierno se refiere despectivamente a la policía que vela por los derechos de todos los ciudadanos queda retratado como presidente y como persona», resumen.

«Irrespetuosa, injusta, ofensiva e impropia de quien ostenta tan alta responsabilidad». Así ha reaccionado la Confederación Española de Policía (CEP), que pide al Ejecutivo que deje de intentar llevar a los funcionarios a un «lodazal partidista». «A los que él llama piolines son los que durante décadas se han dejado la vida combatiendo el terrorismo. Los que le protegen a él y a su familia. Los que dieron un paso adelante en la pandemia por la covid-19 y arriesgaron su salud mientras el resto de la sociedad estaba confinada en sus domicilios. Los que una y otra vez combaten el crimen organizado y permiten que España sea uno de los países más seguros del mundo y que con ese resultado el Gobierno saque rédito mediático y político», enumera.

A juicio de Alternativa Sindical de Policía (ASP), las palabras de Sánchez constituyen un «insulto» para los agentes que actuaron como «escudo de la democracia en Cataluña». «Eso a los que protegíamos la democracia, porque los que atentaron contra ella, condenados en firme por sedición, los indulta dejando por el suelo la separación de poderes», reprocha esta sindicato, que confía en que los máximos responsables operativos de ambos cuerpos policiales «salgan a contestar» y a defenderles.

El malestar es también patente entre los guardias civiles. «Hablar de Piolines pone de manifiesto que hay un déficit de respeto a todos los compañeros que estuvieron en Cataluña en comisión de servicio para preservar la Constitución ante la celebración de un referéndum ilegal. Y hay un superávit de desprecio y burla a miles de agentes de la Guardia Civil, que es una de las instituciones mejor valoradas por la ciudadanía, según todas las encuestas y a pesar de estas desacertadas manifestaciones pronunciadas en el Congreso de los Diputados por quien debería defendernos sin ambages ni dudas», observa el secretario general de Justicia para la Guardia Civil (Jucil), Ernesto Vilariño.

«Rectificación inmediata»

Por su parte, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) no da crédito a que quien debe velar por las instituciones del Estado «se dirija de forma despectiva hacia las fuerzas y cuerpos de seguridad, que son quienes protegen el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizan la seguridad ciudadana». «Exigimos la rectificación inmediata y explicaciones al presidente del Gobierno por referirse al ‘envío de piolines’ en momentos en los que estaba en juego la integridad territorial de España», comenta el portavoz, Pedro Carmona.

«Desde el Gobierno no pueden faltar el respeto a los policías y guardias civiles que actuaron en Cataluña bajo mandato judicial y siempre cumpliendo la legalidad en defensa del orden constitucional. No debe meter a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en la refriega política», se quejan desde la Asociación Escala Suboficiales de la Guardia Civil (ASESGC).

Las críticas también proceden de la Asociación Profesional de Cabos de la Guardia Civil. «Si Pedro Sánchez se refería a los vergonzosos medios de alojamiento que nos dio el anterior gobierno no hay mucho que decir. Si, por el contrario, se refería a los policías y guardias civiles que estuvieron luchando con una mano atada a la espalda contra la barbarie independentista, entonces serían unas palabras indignas. Él no es es sólo el presidente, es el jefe de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado», subraya el presidente de esta asociación, José Manuel Rodríguez Tovar.

Te puede interesar

Comentar ()