España

Qatar quiere contratar a antidisturbios españoles para la seguridad en su Mundial de Fútbol

Un grupo de policías de dicho país se desplaza a Sevilla para conocer 'in situ' el dispositivo diseñado con motivo de la final de la Europa League que disputan este miércoles el Eintracht de Frankfurt y el Glasgow Rangers en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán

Policías españoles y cataríes, este martes en la reunión operativa en Sevilla.

Policías españoles y qataríes, este martes en la reunión operativa en Sevilla. @POLICIA

Las autoridades de Qatar han hecho una petición formal al Gobierno para que policías antidisturbios españoles se desplacen a su país y participen in situ en el dispositivo de seguridad que se montará con motivo de la disputa en dicho país del próximo Mundial de Fútbol, a disputar del 21 de noviembre al 18 de diciembre de este año en Doha y en otras cuatro ciudades qataríes.

Fuentes policiales han indicado a este diario que delegaciones de Qatar han viajado por todo el mundo desde que en 2010 el Consejo de la FIFA le designara como sede de la cita de 2022 a fin de conocer modelos organizativos de acontecimientos deportivos masivos y tratar de aprovechar la experiencia, decantándose finalmente por España.

El país tiene una larga tradición en la organización de grandes citas deportivas, como los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992), el Campeonato del Mundo de Atletismo al aire libre en Sevilla (1999) y las finales de la Copa Libertadores en el Santiago Bernabéu (2018) y de la Champions League en el Wanda Metropolitano (2019), entre otras. Este miércoles el estadio sevillano Ramón Sánchez-Pizjuán alberga la final de la UEFA Europa League entre el Eintracht de Frankfurt y el Glasgow Rangers.

Entre otras, el Cuerpo Nacional despliega en todos los grandes acontecimientos a las Unidades de Intervención Policial (UIP), especializadas en el mantenimiento del orden público. La pretensión de Qatar -cuya superficie es similar a la de la Región de Murcia y con una población de 2,8 millones de habitantes, de la que apenas el 13 por ciento es local- es que agentes españoles -en torno a tres grupos operativos, integrados por unos 120 agentes- permanezcan un mes en su país mientras se disputa el Mundial.

Presencia qatarí en Sevilla

De momento, a la espera de que puedan avanzar las conversaciones, en torno a una decena de policías qataríes han participado este martes por la mañana en la reunión de mandos celebrada en la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental -en Sevilla- en la que se han impartido las instrucciones del dispositivo de seguridad que se ha desplegado en torno a la final de la Europa League. De ello ha informado la Policía en su perfil oficial en Twitter: «Una delegación de Qatar, país organizador de la Copa Mundial de Fútbol 2022, se ha desplazado hasta Sevilla para conocer de primera mano el trabajo de la Policía en lo relativo a garantizar la seguridad de eventos deportivos multitudinarios».

Fuentes qataríes han precisado a este diario que los agentes qataríes, pertenecientes a varias unidades, están participando con sus homólogos españoles en la modalidad de «shadowing» -una técnica laboral que consiste en pasar un espacio de tiempo observando a un trabajador- tanto en el estadio como en la fanzone designada para acoger a los aficionados visitantes, «con el objetivo de beneficiarse de la experiencia de la policía española en la organización de grandes eventos deportivos e integrar estas experiencias en los esfuerzos del Estado Qatar en la organización del próximo Mundial».

Policías qataríes están estos días en Sevilla para conocer ‘in situ’ el dispositivo de la final de la Europa League

Esta visita coincide con la que realiza a España el emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad al Zani. Junto con su esposa, Jawaher bint Hamad bin Suhaim Al Zani, el mandatario ha sido recibido este martes en el Palacio Real por los Reyes de España, antes de recibir la Llave de Oro de la ciudada de Madrid y sendas medallas del Congreso de los Diputados y el Senado durante una visita a la Cámara Alta. La jornada ha concluido con una carrera de exhibición en el hipódromo madrileño de la Zarzuela.

En el operativo, bautizado como ‘Acosta’ como guiño a un agente antidisturbios destinado en Sevilla que se jubila este año y que se apellida así, participan unos 3.000 policías nacionales pertenecientes a diferentes unidades. De la dimensión del dispositivo dan una idea los casi treinta grupos de la UIP -procedentes de Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga-Granada, Valladolid, Vigo y Zaragoza y que reforzaron a los de Sevilla- que se han desplazado hasta la capital hispalense, adonde ha viajado también una de las tanquetas que tiene el Cuerpo. Ese vehículo dispone de una pala en el frontal que permite apartar rápidamente barricadas.  

A los efectivos de los antidisturbios se suman cuatro grupos de las Unidades de Prevención y Reacción (UPR) y funcionarios de caballería, guías caninos, subsuelo, medios aéreos y de la Brigada Provincial de Información. También la Guardia Civil participa en el dispositivo con diversas unidades: el Grupo de Información, la Compañía del Puerto-Aeropuerto, las Unidades de Seguridad Ciudadana (USECIC), los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), Explosivos/droga, el Grupo de Desactivación de Explosivos (GEDEX) y la Agrupación de Tráfico, entre otros.

Fuentes policiales han explicado a este diario que uno de los motivos de preocupación es la gran cantidad de aficionados de ambos equipos que pueden viajar a Sevilla sin entrada, lo que complica el control. Las zonas que se han habilitado para las aficiones se encuentran en el Prado de San Sebastián (Eintracht) y el Parque del Alamillo (Rangers), al tiempo que se han habilitado pantallas gigantes tanto en el estadio de la Cartuja como en el auditoría Rocío Jurado para que los seguidores que no tengan ticket para entrar en el Sánchez-Pizjuán puedan ver el encuentro.

Preocupación en Doha

Una inquietud, la de cómo gestionar a multitudes de forofos, que las fuerzas de seguridad españolas comparten con sus homólogos qataríes. Fuentes gubernamentales qataríes explican a este diario que finalmente permitirán el acceso al país a los aficionados que no dispongan de entrada para los estadios.

Para tratar de evitar altercados, las zonas habilitadas para ellos se están levantando en el desierto, lejos de los núcleos de población. En estos espacios acotados, en los que habrá hasta 6.500 camas, se permitirá el consumo de alcohol, muy regulado en el país por razones religiosas. También se crearán varias zonas para aficionados en el zoco histórico de Doha y uno de sus principales parques públicos, aunque no se ha precisado aún si en ambos lugares se permitirá la ingesta de alcohol.

Precisamente algunos de los principales motivos que podrían desincentivar la participación de fans en el Mundial son la escasez de alojamiento, los costes de transporte y una venta de billetes que ha suscitado cierta confusión. Las autoridades qataríes han establecido el cierre de los centros educativos y han decretado vacaciones en un intento de reducir los movimientos en el país durante la disputa del Mundial. El país, que inauguró recientemente su primera línea de metro, dispone de una red de transporte público muy limitada.

Doha observa a España como un socio destacado en el mundo deportivo. «El deporte es una parte importante de la cultura de Qatar, y es algo por lo que tenemos una pasión nacional», reconoce en declaraciones a este diario el embajador qatarí en España, Abdalla al Hamar. «Qatar ha sido sede de cientos de importantes eventos deportivos internacionales a lo largo de las últimas décadas», agrega. Solo en 2021 Qatar fue sede de varios eventos como la Copa Árabe de la FIFA y la Fórmula 1. «Este año Qatar se convertirá en el primer país musulmán y árabe en albergar la Copa Mundial de la FIFA. En definitiva, el deporte forma parte del tejido de nuestro país», concluye el jefe de la legación diplomática en Madrid.

Te puede interesar

Comentar ()