España

La Policía manda el camión 'lanza-agua' y la tanqueta a Sevilla por la final de la Copa del Rey

El dispositivo de seguridad diseñado con motivo de la disputa del partido está integrado por unos 2.000 agentes, la mitad de ellos policías | El Cuerpo Nacional desplaza a grupos de antidisturbios de Madrid, Málaga, Valencia y Zaragoza, entre otros

El camión 'lanza-agua' de la Policía, dirigiéndose este jueves a Sevilla.

El camión 'lanza-agua' de la Policía Nacional, dirigiéndose este jueves a Sevilla. @ORCAVALENCIA

La Jefatura de Unidades de Intervención Policial (UIP) ha enviado a Sevilla tanto el camión ‘lanza-agua’ como una tanqueta con motivo del operativo de seguridad que se ha diseñado para la final de la Copa del Rey, que el Real Betis y el Valencia CF disputan este sábado en el estadio de la Cartuja. El despliegue incluye también todoterrenos de alta movilidad táctica (URO Vamtac).

Fuentes policiales han informado a este diario de que los vehículos han llegado este jueves a la base de la IV UIP (distintivo Lobo), ubicada en las instalaciones sevillanas del Cortijo de Cuarto. También se han desplazado a la capital hispalense cerca de 15 grupos de antidisturbios procedentes de otras bases (Madrid, Málaga, Bilbao/Pamplona, Valencia y Zaragoza, entre otros) para el reforzar el operativo, al que se sumarán efectivos de las Unidades de Prevención y Reacción (UPR) tanto de Sevilla y provincias limítrofes como Cádiz.

Según ha informado este viernes la Subdelegación del Gobierno en Sevilla, la Policía Nacional aporta 1.000 de los 2.000 agentes que componen el dispositivo de seguridad que se ha diseñado para la ocasión. Además de las UIP y las UPR, participan -entre otros- funcionarios de la Brigada de Información, caballería, guías caninos, Tedax y medios aéreos. También participa en esta ocasión la Guardia Civil, destacada en el aeropuerto y en las carreteras afectadas «antes, durante y tras la finalización del encuentro».

Será de las primeras veces que podrá verse en la calle el Blindado Medio sobre Ruedas (BMR) tras la polémica suscitada por su utilización durante el conflicto laboral del metal registrado el pasado mes de noviembre en Cádiz. El uso de esta tanqueta provocó un encontronazo entre los dos partidos que sustentan el Gobierno, después de que Unidas Podemos pidiera explicaciones a sus socios (PSOE) y la retirada del vehículo.

La Policía Nacional cuenta ya con seis BMR -de la marca Pegaso y procedentes del Ejército de Tierra- aunque a principios de este año tan sólo dos están «operativos». Uno de estos -concretamente el J-101, distintivo Alcántara– es el que se envió a la Bahía de Cádiz y que se empleó para apartar las barricadas levantadas por los piquetes violentos en las calles.

El dispositivo incluye también el camión ‘lanza-agua’, usado al inicio de la pandemia para la desinfección de instalaciones

De seis metros de largo y 14 toneladas de peso, el Cuerpo Nacional ha adaptado estos vehículos para su nuevo uso policial retirándole la ametralladora de 12,70 milímetros y colocándole una cogida en el frontal al que se le acopla una pala para la retirada de obstáculos. Ello lo convierte en un recurso idóneo para el restablecimiento del orden público.

La tanqueta vuelve a Sevilla, donde los antidisturbios ya la desplegaron en junio pasado con motivo de la disputa de varios partidos de la Eurocopa 2020 y de otra final de la Copa del Rey con anterioridad. La final de la Copa Libertadores disputada en el estadio Santiago Bernabéu, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 25), la final de la Champions League -los tres en Madrid- y la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona han sido otras ocasiones en las que se movilizó el BMR de la Policía.

También ha viajado a Sevilla con ocasión del operativo especial de este sábado el camión ‘lanza-agua’ que la Policía Nacional compró en junio de 2014 a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las empresas Beit Alpha Tecnologies (BAT) y Quatripole Ingeniería SL por 348.480 euros (IVA incluido) y que ha tenido escaso uso. En octubre de 2019 viajó a Barcelona con motivo de los disturbios provocados por los radicales independentistas tras dictar el Tribunal Supremo la sentencia del procés pero no llegó a utilizarse, lo que motivó las críticas de los sindicatos policiales.

El conocido coloquialmente como ‘camión botijo’ se desplazó a Galicia en 2015 con motivo de la ‘guerra de la leche’ y a Algeciras (Cádiz) dos años después por el conflicto de los estibadores, entre otros operativos. Al inicio de la pandemia, el vehículo se utilizó para desinfectar instalaciones policiales en Madrid, Guadalajara, Ávila y Toledo, además del Pabellón 2 de Ifema y la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Ello le llevó a recorrer 3.971 kilómetros entre el 25 de marzo y el 23 de junio de 2020, según los datos ofrecidos por la Dirección General.

Te puede interesar

Comentar ()