España

Carmen Calvo llama a "seguir dando pasos" contra el "negocio criminal" de la prostitución: "No es compatible con la democracia"

La exvicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante una manifestación para reclamar la abolición de la prostitución

La exvicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante una manifestación para reclamar la abolición de la prostitución. EUROPA PRESS

Carmen Calvo ha defendido este jueves que «no es compatible la democracia con la prostitución» y ha llamado a «seguir dando pasos» para acabar con el «negocio criminal» de la explotación sexual, tras recibir este viernes el XV Premi ‘Avançant en Igualtat’ otorgado por UGT Serveis Públics del País Valencià.

La exvicepresidenta del Gobierno, en declaraciones a los medios antes de recibir este galardón, ha remarcado que la «gran tarea de la humanidad y la democracia es la igualdad», que «no existe sin libertad», y ha asegurado que dedicar su vida a luchar por esta causa «es lo más digno que se puede hacer, y lo voy a seguir haciendo hasta el final». «Todo lo que no sea la igualdad de posibilidades es injusto», ha considerado.

Y para ello, Calvo ha puesto el foco en la necesidad de acabar con la prostitución, un «paso importantísimo», aunque ha admitido que «va a ser complicado» porque existen «muchos intereses y un gran negocio detrás de la explotación sexual». «La trata de mujeres y menores es un crimen organizado, un negocio criminal», ha denunciado.

No obstante, ha animado a «seguir dando pasos» para acabar con ello, y ha valorado que el «paso importantísimo» que supone que el PP «no se haya puesto de perfil, como se pone en los avances en igualdad», al haber votado a favor de la propuesta de ley del PSOE para modificar el Código Penal en materia de proxenetismo.

Así, ha defendido que «no es compatible la democracia con la prostitución», así como tampoco que «nos sentemos en los despachos mientras hayan mujeres traficadas y prostituidas». «No es un debate sobre libertad de la mujer, sino por la marginación y precariedad, que acaba en prostitución», ha añadido.

Por ello, Calvo ha animado a los hombres a «apoyar los avances contra la prostitución». «Quiero ver a los hombres demócratas y progresistas, que son grandes aliados en esta lucha que va a ser complicada», ha expresado.

«La igualdad tiene muchos adversarios»

En otro orden de cosas, ha incidido en que «la gran tarea pendiente de la democracia es la igualdad» y ha reflexionado: «En cualquier cuestión que nos planteemos, las mujeres están peor -que los hombres-, en pobreza, en poder económico».

Calvo ha alertado que la lucha por la igualdad «tiene muchos adversarios», que son aquellas personas a las que «no les molesta que las cosas estén como están, e incluso quienes les gustaría volver atrás, donde las élites económicas y el poder tenían muchos privilegios y los demás no, y quienes piensan que en una sociedad machista y patriarcal las mujeres no somos ciudadanas».

En este punto, ha agradecido a UGT que la haya galardonado con el XV Premi ‘Avançant en Igualtat’ y ha curioseado con que el verbo avanzar «está muy bien puesto». «Dedicar tu vida a esto es lo más digno que se puede hacer, y lo voy a seguir haciendo hasta el final», ha garantizado.

La ex vicepresidenta del Gobierno ha destacado el trabajo de la lucha por la igualdad «desde que acabó la dictadura» y los «pasos de gigante» que se han dado en democracia, y ha considerado este premio como un reconocimiento al «inmenso trabajo de todas las mujeres que han reivindicado la asunción de responsabilidades».

«Hay tantas mujeres sacando adelante solas a sus hijos e hijas que parece que hay un giro de la historia de España tan espectacular que parece que lo hemos propiciado en una parte muy importante las mujeres», ha manifestado, y ha puesto en valor que «nos ha tocado vivir una España maravillosa». En cualquier caso, ha subrayado que para avanzar más rápido «hay que ser conscientes de que nos ha tocado una etapa muy positiva de la historia de España».

Carga contra la distinción entre igualdad formal y real

Por otra parte, Carmen Calvo ha cargado contra la distinción entre «igualdad formal y real». «Fue mal negocio el día que lo compramos», ha lamentado, para apuntar que «quizá no hubo más remedio que aceptarlo, pero o hay igualdad o no la hay» y preguntarse «de qué sirve que las leyes reconozcan igualdad formal si luego las condiciones de las mujeres son muy difíciles».

La presidenta de la Comisión de Igualdad en el Congreso de los Diputados ha expresado su especial «preocupación» por las mujeres jóvenes, que tienen «mucho trabajo» y que tienen que ser «madres trabajadoras al mismo tiempo que tener más de un hijo o de dos». Por ello, ha apostado por «hablar de las condiciones de la igualdad de ahora porque, si no, la sociedad no se pone las pilas para avanzar más rápido».

Por último, ha valorado la aprobación este pasado jueves en el Congreso del «reconocimiento de los derechos laborales» para las camareras de piso y ha animado a reflexionar sobre si «no es absolutamente indigno tardar tanto tiempo para reconocerles derechos a las cientos de miles de mujeres que trabajan en ese sector». «Aunque no quedara más remedio que entenderlo, ahora hay que hablar solo de igualdad, de las condiciones de la igualdad, que tienen que ser verídicas, que se adapten a nuestros problemas», ha finalizado.

Te puede interesar

Comentar ()