Gobierno y Generalitat han abierto un nuevo frente de batalla, esta vez por el Decreto de consultas no refrendarias aprobado por el Govern para realizar la consulta sobre los JJOO. El ejecutivo catalán aprobó el pasado marzo ese nuevo decreto para poder organizar una consulta de carácter supramunicipal en el Pirineo sobre la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno. Pero el Gobierno ha cuestionado la constitucionalidad de la norma.

Interior y Administración Territorial cuestionan las competencias de la Generalitat sobre consultas de carácter local. Unas dudas que la propia consejera de Exteriores y Gobierno Abierto, Victoria Alsina, manifestó cuando se anunció la consulta en cuatro comarcas pirenaicas.

Pero el Gobierno ha evitado el recurso directo al Tribunal Constitucional, que habría congelado la validez del decreto, abriendo un proceso de mediación con la Generalitat. Este proceso puede durar hasta 8 meses. Si no llegan a acuerdo, el Gobierno trasladará el recurso al Tribunal Constitucional, para que evalúe la existencia, o no, de invasión competencial.

No se frena la consulta

Es un proceso muy habitual, también impulsado en otras ocasiones por la Generalitat contra normas estatales. Pero en este contexto el Govern ha relacionado la medida con la crisis en la candidatura olímpica de los pirineos para cuestionar la decisión del Gobierno.

En este sentido, la portavoz del Govern, Patricia Plaja, ha asegurado que el Govern seguirá adelante con la consulta planificada sobre la celebración de los JJ.OO. Siempre que siga adelante el proyecto, puesto que el presidente del COE, Alejandro Blanco, advertía ayer en Ser Catalunya que si no se llega a un acuerdo político entre Cataluña y Aragón la candidatura no tendrá sentido.

«No tenemos ninguna información oficial ni extraoficial que haga pensar que peligra la candidatura a los Juegos Olímpicos de Invierno 2030» ha añadido Plaja. En todo caso, la negociación abierta por el Gobierno con la Generalitat no deja en suspenso el decreto, como sucedería si se hubiera llevado ya al Tribunal Constitucional. Por tanto, puede habilitar la consulta sobre los Juegos.

Miedo a la democracia

Pese a ello, Plaja ha denunciado «los nervios que aparecen en Madrid cada vez que se habla de consultar algo a los catalanes, no les gusta consultar, quizá les da miedo la democracia».

Obviando los precedentes de anteriores gobiernos autonómicos y el uso de leyes similares para plantear referendos sobre la independencia -como hizo Artur Mas con la consulta del 9N de 2015- Plaja ha ironizado con el hecho de que el Gobierno «siempre se plantea dudas cuando hay que consultar a la ciudadanía, es contrario a dar voz a la gente y tener en cuenta su opinión».

La portavoz ha criticado además los intentos del Gobierno de «aparentar normalidad cuando sabe que esta normalidad no existe». Lo ha dicho después de que el president Pere Aragonès evitar coincidir este lunes con la vicepresidenta Nadia Calviño en un acto en Barcelona.

Un acto en el que Calviño sí se reunió con el consejero de Economía, Jaume Giró. Plaja ha justificado ese encuentro por la necesidad de trasladar a Calviño la preocupación del Govern por la situación de la multinacional siderurgica Celsa.