Cumbre OTAN Madrid Cumbre OTAN en Madrid

España

Albares exhibe total comprensión con Rabat: "Hay que ponerse en la piel de la gendarmería marroquí"

Albares, a su llegada este jueves a la cumbre de la OTAN. EFE

José Manuel Albares cierra filas con Marruecos a punto de cumplirse una semana del salto a la valla de Melilla en la que murieron al menos 23 migrantes y que ha suscitado la condena unánime de las organizaciones de derechos humanos. «Hay que comprender la dificultad para la gendarmería marroquí igual que para la policía española de canalizar esos flujos migratorios especialmente cuando se produce un asalto a la valla que es una avalancha de 2.000 personas», ha declarado el ministro de Asuntos Exteriores.

Albares se ha expresado así en una entrevista en Radio Nacional, en el marco de la cumbre de la OTAN que se celebra en Madrid hasta este jueves. Hoy precisamente los aliados abordarán las amenazas que llegan desde el flanco sur de la Alianza. Fuentes de Exteriores español consultadas por El Independiente se han limitado a declarar que el ministerio «mantiene el contacto con Marruecos a través de los canales diplomáticos», pero han rechazado proporcionar más detalles del contenido del mensaje que se ha trasladado a Rabat en aras de la discreción como garantía de eficacia.

Albares, en cualquier caso, ha sido más claro al brindar públicamente apoyo a la actuación de las fuerzas de seguridad españolas, situando además las acciones de sus homólogos marroquíes al mismo nivel. «Quiero reconocer la dificultad de ese trabajo y la labor que día a día hacen la gendarmería marroquí y nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado», ha manifestado. «Hay que ponerse en la piel de nuestros policías y la gendarmería marroquí», ha agregado.

«Nadie intentó escamotear los derechos humanos»

«Yo estoy convencido de que nadie, ni en la gendarmería marroquí ni en la policía española, intenta en ningún momento escamotear los derechos humanos de nadie. Hay una enorme dificultad para canalizar los miles y miles de personas que cada mes intentan cruzar la frontera», ha deslizado Albares. Se trata, además, del primer salto desde el cambio de posición española en el conflicto del Sáhara Occidental, el pasado marzo. «Esto es una tragedia humana que nos conmueve. También quiero reconocer el trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y de la gendarmería marroquí que trabajan en condiciones muy difíciles con una presión que es constante. En los últimos doce meses se han producido muchos saltos a la valla de Ceuta y Melilla», ha insistido.

Precisamente este apoyo a la actuación policial llevada a cabo con Rabat, tras la difusión de las crudas imágenes de migrantes agonizando junto a la valla, ha suscitado la repulsa de Amnistía Internacional. En una carta dirigida a Pedro Sánchez, la organización muestra «su preocupación por la inadecuada respuesta inicial del Gobierno español ante esta grave crisis de derechos humanos en la que se ha elogiado la actuación policial de las fuerzas del orden españolas y marroquíes, ignorando de esta manera el uso excesivo de la fuerza en dichas actuaciones y otras posibles vulneraciones de derechos humanos, y sin impulsar una investigación exhaustiva sobre lo sucedido».

Amnistía identifica la vulneración de hasta ocho derechos humanos en el episodio de Melilla

Amnistía identifica la vulneración de hasta ocho derechos humanos: del derecho a la vida, sobre todo en el contexto de la falta de atención médica y la omisión del deber de socorro; del derecho a la integridad física y malos tratos a personas bajo custodia policial marroquí; trato cruel, inhumano y degradante reflejado en las condiciones de hacinamiento de personas bajo custodia de las fuerzas de seguridad marroquíes; o el uso excesivo de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad sin la necesaria proporcionalidad en la utilización de defensas policiales.

La organización también denuncia las violaciones del principio de no devolución a Marruecos, donde las personas pueden correr riesgo de ver vulnerados sus derechos; del derecho a solicitar asilo y que las solicitudes sean analizadas individualmente con todas las garantías; del derecho a una investigación eficaz y oportuna de abusos de derechos humanos reflejada, entre otros aspectos, en el posible enterramiento en fosas comunes en Marruecos de las personas migrantes fallecidas; y del derecho a la libertad personal, según el cual se debe de proteger a todas las personas frente a detenciones o internamientos arbitrarios, referida a la situación en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla.

Hasta 37 muertos

Según los datos facilitados por las autoridades marroquíes, 23 personas, en su mayoría sudanesas, perdieron la vida en su intento de llegar a territorio español. Otras 76 habrían resultado heridas, 13 de ellas de gravedad. No obstante, las cifras que proporcionan ONG marroquíes elevan el número de muertos a 37. El Ministerio de Interior marroquí asegura, además, de que 140 agentes marroquíes fueron heridos, incluyendo cinco de gravedad.

Albares ha justificado la reacción de Sánchez, que calificó el pasado sábado de «bien resuelta» la gestión del salto. «Cuando el presidente habla no se conocen todos los datos que conocemos hoy. Es más todavía no sabemos todo lo que ocurrió porque se está investigando. El presidente sale de un consejo europeo en el que está con otros líderes concentrado y no tiene casi contacto con lo que está ocurriendo fuera. Es el presidente del consejo europeo que más veces ha puesto sobre la mesa el fenómeno migratorio en su complejidad», ha subrayado el ministro.

Te puede interesar

Comentar ()