España | Tribunales

Álvaro García tiene en contra a la mayoría del Consejo Fiscal un mes después de tomar posesión

La Asociación de Fiscales, con mayoría de vocales, se muestra muy crítica con sus primeros nombramientos y la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales dice que el fiscal general ejerce el cargo "de forma autocrática"

Álvaro García Ortiz toma posesión como fiscal general. Eduardo Parra | Europa Press

El fiscal general del Estado, Álvaro García, tomó posesión del cargo como máximo responsable del Ministerio Público el pasado 5 de septiembre y, ni un mes después, sus decisiones ya cuentan con el rechazo de la mayoría del Consejo Fiscal, el órgano que le asiste en sus funciones.

La mayoría de los vocales del Consejo Fiscal no entiende (ninguno de los electos votó a favor) que haya nombrado promotor de la acción disciplinaria de la carrera fiscal a Manuel Moix, ex fiscal jefe Anticorrupción que dimitió tras salir a la luz la existencia de una sociedad offshore en Panamá de su propiedad en un 25% compartida con otros familiares.

Esta decisión se suma al ascenso de Dolores Delgado -ex fiscal general que le propuso para sustituirle cuando renunció por motivos de salud– como fiscal de Sala Togada (Militar) del Tribunal Supremo a pesar de que los seis vocales de la mayoritaria Asociación de Fiscales (AF) votaron en contra del nombramiento.

En el mismo pleno del Consejo Fiscal durante el que propuso a Delgado frente a 19 candidatos que optaban al mismo puesto, Álvaro García también decidió nombrar a la fiscal Marta Durántez Gil teniente fiscal de la Audiencia Nacional en lugar de mantener en el puesto a Miguel Ángel Carballo un mandato más. La decisión de promocionar a la fiscal de la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado, departamento del que García Ortiz era el máximo responsable antes de tomar posesión como fiscal general, tampoco ha gustado a los vocales de la Asociación de Fiscales.

La presidenta de dicha asociación, Cristina Dexeus, considera en conversación con este diario que con este nombramiento, igual que con anteriores, García está favoreciendo a miembros de su propia asociación, Unión Progresista de Fiscales (UPF), en detrimento de los miembros de la asociación mayoritaria, como es el caso de Carballo, dando más importancia a ese hecho que a la trayectoria y competencia de los candidatos. Afirma que en el primer mes de mandato del nuevo fiscal general se está cumpliendo lo que esperaban, un «seguidismo» de la política de Delgado para «dar cargos a los fiscales de su asociación o los que tienen un perfil ideológico similar al suyo», con lo que considera que se busca «controlar» los distintos departamentos del Ministerio Fiscal con «afines».

Informe de expertos sobre anteproyectos legales

Además de los nombramientos mencionados, la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales (APIF) que cuenta con un representante en el Consejo Fiscal, Salvador Viada, también afea al nuevo fiscal general que haya rechazado votar su propuesta para solicitar que la Fiscalía cuente con un presupuesto propio e independiente del Ministerio de Justicia, algo que reclama la mayoría de la carrera fiscal, tanto miembros conservadores como progresistas. Delgado tampoco solicitó que el Ministerio Público contara con su propio presupuesto, motivo por el que también fue criticada por el vocal de APIF.

Por último, el Consejo Fiscal ha aprobado distintos informes sobre anteproyectos de leyes sin que los vocales recibieran previamente las consideraciones emitidas por los expertos de la Secretaría Técnica de cada ámbito, según critican también desde APIF. Según las fuentes de dicha asociación consultadas por El Independiente, cada vez que no se han presentado las conclusiones de los expertos se ha achacado a un error. Por estas razones, la asociación emitió este lunes un comunicado en el que considera que Álvaro García está ejerciendo su cargo «de forma autocrática y contraria a la imagen y prestigio del Ministerio Fiscal, lo decimos con pesar», trasladaron.

Te puede interesar

Comentar ()