España | Tendencias

Auge y revolución del podcast en España

Nadie sabe exactamente ni cómo empezó ni cuándo surgió el primero, pero se cree que fue hace diez años cuando la palabra podcast apareció por primera vez. Entonces, prácticamente nadie sabía qué significaba más allá de cuatro personas muy metidas en el mundo tecnológico, pero hoy el panorama es radicalmente el contrario: es muy difícil encontrar a alguien menor de cincuenta años que no sepa lo que es un podcast.

Incluso ya se conversa con toda la naturalidad del mundo sobre los podcasts favoritos de cada uno, algo que hace tan sólo unos años se reservaba a las series de televisión y plataformas. En muchas listas, por cierto, están programas que se han convertido en un auténtico objeto de culto, como Estirando el chicle.

Un término que surgió por casualidad

Se cree que fue el periodista de The Guardian Ben Hammersley quien acuñó el término podcast hace dieciocho años, allá por el 2004, en un artículo titulado Why online radio is booming?, ¿Por qué la radio online está creciendo tan rápido? Por aquel entonces tan solo había una suerte de programas amateur que querían reproducir el boom de los blogs en un formato de audio. De hecho, algunos se referían al fenómeno como audioblogs.

Pero Hammersley dio por pura casualidad con un nombre que haría fortuna: «¿Cómo los vamos a llamar? ¿Audioblogs, podcasting, GuerrillaMedia?», se preguntó. El término podcast, una mezcla entre iPod y broadcast (retransmisión), llegó para quedarse. Pocos meses más tarde, en septiembre del 2004, Adam Curry, uno de los pioneros en este nuevo concepto, empezó a referirse a sí mismo como podcaster. Una nueva era había comenzado.

La verdad es que el nuevo concepto lo tenía todo de cara: millones de personas llevaban a diario un iPod encima y prácticamente todo el mundo está acostumbrado a escuchar la radio en algún momento del día, aunque solo sea para escuchar música. A diferencia de los vídeos de Youtube, además, la tecnología requerida era relativamente barata –con un micrófono de unos treinta euros y mucha imaginación ya puedes empezar a crear–.

Sin embargo, ¿iba a funcionar? La pregunta no era en absoluto baladí: aquel era un momento en que todavía no se había generado el boom de las redes sociales de verdad. Twitter no nació hasta el 2006 (y no vivió el verdadero auge mundial hasta el 2010 aproximadamente). Instagram no surgió hasta años más tarde. Aún no se podía ni intuir los fenómenos de Netflix y HBO.

Pero vino para quedarse

Pero el nuevo formato vino para quedarse y, según todos los indicadores, fue durante la pandemia cuando su uso se extendió y consolidó. Que media humanidad tuviera que quedarse recluida en casa hizo que el consumo de productos digitales creciera como la espuma. El podcast vio su gran oportunidad y no la desaprovechó.

De la noche a la mañana, famosos y no tan famosos se lanzaron a crear sus propios programas de podcasting. Los Obama fueron unos de los más famosos a nivel mundial. Últimamente, es Meghan Markle quien está triunfando con Archetypes. Aquí en España, Estirando el chicle empezó a generar una audiencia de miles y miles de personas.

Pero no solo fue la pandemia. Muchos auguraban que tras el coronavirus, las cosas volverían a su cauce y las personas olvidarían al podcast. O, al menos, que éste rebajaría su difusión o ralentizarían su marcha. Pero no: en realidad, ha sido todo lo contrario.

Aprovechando el Día Internacional del podcast, el pasado viernes 30 de septiembre, Spotify, una de las mayores plataformas de podcast del mundo, hizo público un informe de hábitos de consumo. Y los datos son sorprendentes. Si el año pasado, se nos aseguró que el 51% de los españoles ya consumen podcasts, y el 33% con una frecuencia alta, ahora resulta que, no sólo la buena racha se mantiene, sino que se incrementa. Según el informe, el uso del podcast se ha doblado en un año y algunas compañías, como Spotify, ha experimentado un crecimiento del 106% en un año.

¿Qué se escucha en España?

En los informes vemos cómo España es uno de los países donde más crece el podcast y más usuarios tienen. Según el mencionado informe de Spotify, «el consumo de podcasts en español ha crecido un 88% a nivel internacional y ya representan hasta el 20% del total del catálogo de la plataforma de más de 4,4 millones de títulos». Ahí es nada.

También podríamos decir que más calidad ofrecen. Además de contenido amateur, hay mucha producción profesional, pero en todos los casos se detecta un contenido muy bien trabajado y con mucha profundidad. También hay una gran diversidad: te puedes encontrar podcasts de todas las materias imaginables, aunque los que más triunfan son los relacionados con la salud, el bienestar y los que tienen tintes cómicos. Acto seguido vendrían los de sociedad y cultural. En cuarto lugar vendrían los de noticias y en quinto, todos los centrados en las artes.

No obstante, hay que advertir que si hay una categoría que ha crecido exponencialmente este último año ha sido el de las noticias. Según Spotify, los podcasts de noticias han crecido un 130%. Y lo más probable es que no se quede ahí.

Te puede interesar

Comentar ()