El Ministerio del Interior cifra en 43.437 euros el gasto realizado el pasado año por Fernando Grande-Marlaska en atenciones protocolarias como consecuencia del desempeño de su responsabilidad como titular del departamento. La cifra supera los 81.000 euros si se suman los importes que, por el mismo concepto, generaron los máximos responsables de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.

Interior ha detallado los gastos del ministro en cumplimiento de la resolución firme dictada el pasado 25 de agosto por el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), que estimó la reclamación presentada por este redactor después de que el ministerio hubiera eludido facilitar los datos por la vía del silencio administrativo. Tampoco le contestó al CTBG cuando el órgano garante le ofreció la posibilidad de formular alegaciones.

En un escrito fechado este lunes, la Secretaría General Técnica del Ministerio del Interior detalla que Grande-Marlaska imputó el pasado año gastos al erario por 53.290,82 euros. Después de los 43.437 euros en atenciones protocolarias (el 81,5 %), la segunda partida con la cuantía más elevada es la relativa a transporte (5.370,97 euros), completando el desglose el alojamiento (3.864,44 euros) y la manutención (617,42 euros).

María Gámez cargó en transporte más del doble que el ministro y Pardo Piqueras reseña 21.500 euros en «otros» gastos

Interior ha tardado 247 días en proporcionar los datos relativos a los gastos generados por su máximo responsable desde que se formalizó la petición (29 de enero), sin que existiera impedimento alguno. En su resolución, el CTBG recuerda que lo que se solicitaba es «información pública» y que constan «numerosos precedentes sobre la materia», al tiempo que recuerda que Interior no ha invocado ninguna de las causas ni de los límites al derecho de acceso previstos en la Ley de transparencia.

El 18 de agosto de 2021, la autoridad independiente que vela por el cumplimiento de la transparencia en las instituciones públicas amparó idéntica reclamación relativa a los gastos en los que incurrió Marlaska en 2020, después de que el ministerio hubiera dejado correr el plazo sin contestar. Casi 14 meses después, Interior sigue sin cumplirla.

De esta forma, Grande-Marlaska fue el único ministro que se negó a revelar los gastos que había cargado al erario en el desempeño de sus funciones durante dicho ejercicio. Sin conocer los correspondientes al titular de Interior, el ranking en aquella anualidad lo encabezó Carmen Calvo (Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática) con 38.934,57 euros, de los que 8.547,61 euros tenían como concepto ‘atenciones representativas’.

Tras la entonces vicepresidenta primera aparecían Luis Planas (Agricultura, Pesca y Alimentación), Arancha González Laya (Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación), María Jesús Montero (Hacienda) y José Luis Escrivá (Inclusión, Seguridad Social y Migraciones).

Policía Nacional y Guardia Civil

La respuesta ofrecida por Interior en relación a los gastos de 2021 incluye también el desglose de los imputados al presupuesto por los máximos responsables de los dos cuerpos policiales que dependen de este departamento, como se había solicitado. De acuerdo con los datos de que dispone la Secretaría de Estado de Seguridad, Francisco Pardo Piqueras (Policía Nacional) generó gastos por importe de 48.674,36 euros.

De esta cantidad, la cuantía de mayor importe (21.500,82 euros) corresponde a la partida denominada «otros», sin especificar qué engloba dicho montante. Le siguen las atenciones protocolarias (13.852,84 euros), locomoción (7.153,20 euros), la manutención (4.050,81 euros) y el alojamiento (2.116,69 euros).

En cuanto a la directora de la Guardia Civil, el ministerio ha cifrado los gastos de María Gámez en 38.586,83 euros, de los que más del 62 % -exactamente 24.025,86 euros- corresponden a protocolo. A locomoción se atribuyen 11.147,17 euros; a alojamiento, 2.417,32 euros, y 996,48 euros a manutención.