El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, decidió anunciar su renuncia este domingo después de constatar que ni Gobierno ni Partido Popular estaban dispuestos a renovar el órgano de gobierno de los jueces que lleva con el mandato caducado desde diciembre de 2018.

Lesmes dio a los representantes del Gobierno y del principal partido de la oposición, el ministro de la Presidencia Félix Bolaños y el vicesecretario de Institucional del Partido Popular, Esteban González Pons, un ultimátum para que le indicaran si estaban dispuestos a acercar posturas para desbloquear el consejo de jueces.

Después de hablar con ellos y visto que no había interés por acabar con la situación «insostenible» del Poder Judicial, el presidente del CGPJ comunicó que formulará este lunes su renuncia, que será efectiva una vez publicado en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto correspondiente.

Por medio de un comunicado y un vídeo institucional grabado la misma tarde del domingo, el presidente del CGPJ trasladó que después del llamamiento realizado durante el discurso de apertura del Año Judicial al presidente del Gobierno y al jefe de la oposición para que se reunieran y de las exhortaciones en el mismo sentido hechas por el comisario de Justicia de la Unión Europea, Didier Reynders, durante su visita a España, «los contactos desarrollados estos últimos días, de los que he sido informado», no han dado resultado positivo alguno. «Mantenerme en esta responsabilidad sólo puede servir para convertirme en cómplice de una situación que aborrezco y que es inaceptable. Adopto esta decisión por respeto a la dignidad de las instituciones que presido y por respeto también a los jueces españoles que legítimamente esperan que quien les representa no permanezca impasible ante una situación que compromete gravemente el prestigio y funcionamiento de la Justicia entera», afirmó durante la grabación.

Sánchez y Feijóo se reunirán en Moncloa

Minutos después del anuncio de dimisión, que coincidió prácticamente con el inicio del telediario vespertino, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, citó al líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, a una reunión a primera hora de este lunes en Moncloa.

En seguida, el presidente del PP publicó en redes sociales su disposición a acudir: «Me reuniré con Pedro Sánchez mañana en La Moncloa». «Allí está desde julio mi oferta de pacto para garantizar la independencia de la Justicia como pide la UE y, aunque lamento que se haya tenido que llegar a la renuncia del presidente del TS, acudiré con la mejor disposición», afirmó.

El anuncio de dimisión producía en seguida los efectos de un acercamiento entre los líderes de Gobierno y oposición para abordar la crisis del Poder Judicial, pues hasta la fecha la negociación ha estado encabezada por Bolaños y González Pons. Previamente, durante la etapa de Pablo Casado al frente del PP, fue el secretario general de dicho partido Teodoro García Egea quien se comunicó con el ministro de Presidencia aunque no llegaron a buen puerto.

Polémica sobre su sustitución

Según un informe del Gabinete Técnico del CGPJ presentado por el propio Lesmes a los vocales del órgano de gobierno de los jueces, Francisco Martín, vicepresidente sustituto del Tribunal Supremo, es quien debería sustituirle al frente del órgano.

El CGPJ está en funciones, sin posibilidad de elegir nuevo presidente y la vicepresidencia del Tribunal Supremo la ocupa de manera interina el presidente de Sala más antiguo, Marín, porque Ángel Juanes se jubiló en 2019 sin ser sustituido por los efectos de la ley que limita la capacidad de nombrar a miembros de la cúpula judicial que impulsaron PSOE y Podemos. Lesmes consultó a los técnicos y éstos concluyeron que «la sustitución del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial por quien ejerce interinamente las funciones de vicepresidente del Tribunal Supremo tiene lugar, como sucede en la de este último, ope legis (en virtud en este caso de lo dispuesto en el artículo 590 LOPJ) y de manera automática, sin necesidad de acto o acuerdo alguno. Por tanto, queda al margen de la la limitación de atribuciones del Consejo en funciones establecida por la Ley Orgánica 4/2021″.

El encargo de este informe del Gabinete Técnico y la conclusión a la que llega ha suscitado polémica en el CGPJ. Los vocales conservadores no recibieron con buenos ojos que Lesmes indicara cómo se debe proceder a su propia sustitución, así como consideraron que la solución debería abordarse en Pleno, con la decisión de todos los miembros. Por su parte, los progresistas ven que el sustituto orgánico del presidente debería ser el vocal más antiguo, el miembro de su grupo Rafael Mozo.