El secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López, ha enviado a primera hora de este una carta al Hermano Mayor de la Hermandad de La Macarena para que proceda a dar cumplimiento con la Ley de Memoria Democrática mediante la exhumación y posterior traslado de los restos de Gonzalo Queipo de Llano y Sierra y de Francisco Bohórquez Vecina.

Esta misiva llega tras la aprobación por las Cortes y la publicación en el Boletín Oficial del Estado, ha entrado en vigor la Ley 20/2022, de 19 de octubre, de Memoria Democrática.

Según recoge la carta, «esta nueva norma pretende cerrar una deuda de la democracia española con su pasado y fomentar un discurso común basado en la defensa de la paz, el pluralismo y la condena de toda forma de totalitarismo político que ponga en riesgo el efectivo disfrute de los derechos y libertades inherentes a la dignidad humana».

Así, exponen que desde 1951, los restos mortales del dirigente de la sublevación de 1936 y responsable de la represión en Andalucía en fechas posteriores, Gonzalo Queipo de Llano y Sierra, reposan bajo el camarín de la Virgen de la Basílica de la Esperanza Macarena. Y que también se hallan en el templo los restos mortales de Francisco Bohórquez Vecina, auditor de guerra y responsable de la ejecución de sentencias con aplicación de bando de guerra.

«Durante los últimos años, la paradoja que supone esta presencia en un recinto religioso destinado al culto y la oración ha sido objeto de un amplio debate social, del que se han hecho eco numerosos medios informativos y publicaciones nacionales e internacionales», añaden a renglón seguido.

Por ello, como muestra de respeto hacia las víctimas y sus familiares, y en cumplimiento de lo previsto en la nueva ley, «es obligado poner fin a esta situación».