Cataluña | España

Aragonès: "Con la derogación de la sedición es más difícil perseguir al independentismo"

Pere Aragonés comparece en el Palau de la Generalitat Rubén Moreno

El presidente de la Generalitat se ha felicitado hoy por la «derogación» del delito de sedición, recordando que ese fue el tipo penal que el Tribunal Supremo aplicó a los condenados por el procés. Y ha apuntado que con esta reforma, quienes huyeron de la justicia española, como la secretaria general de su partido, Marta Rovira, no deberían ser condenados por el 1-O puesto que el Supremo entendió en su momento que «no era un delito de desorden público».

Aragonès, que ha destacado el acuerdo como «un paso adelante en la resolución conflicto» ha reconocido que la reforma no supone una garantía de absolución para Rovira o el ex president Carles Puigdemont. Pero ha defendido el avance y sus negociaciones con el PSOE. «Con la derogación de la sedición es más difícil perseguir injustamente al independentismo» ha asegurado.

Pedro Sánchez anunció este jueves que PSOE y Unidas Podemos registrarán hoy en el Congreso una proposición de ley conjunta para rebajar las penas del delito de sedición por el que fueron condenados los líderes del procés. El presidente avanzó que se creará un nuevo delito, el de desorden público agravado, que será «más o menos homologable» con otras democracias europeas como Alemania, Francia, Italia, Bélgica y Suiza.

El propio Aragonès respondió anoche que se trata de «un paso indispensable en la desjudicialización», apuntando a la participación directa de su partido, ERC, en la reforma de la sedición. «Seguimos trabajando para acabar completamente con la represión y poder votar en un referéndum. Para resolver el conflicto político y por la libertad», añadía en su perfil oficial de Twitter.

Desaparece la sedición

«La sedición desaparece del Código Penal» ha insistido Aragonès, añadiendo que «el delito de desórdenes agravados ya existe» y el Código Penal «establece una pena máxima de 6 años, con la modificación de hoy esta pena será de 5 años». El presidente catalán y dirigente de Esquerra ponía así de relieve la incidencia directa de la reforma pactada con el PSOE en las causas de los líderes del procés.

«Si el Tribunal Supremo entendió que no eran desórdenes públicos y era sedición ahora no cambiará de opinión». ha añadido tras ser preguntado por la incidencia de la reforma en el caso de Rovira.

Aun así, Aragonès ha apuntado que «seguirán negociando» con el Gobierno. «Quedan cuestiones abiertas que se podrán plantear en el trámite parlamentario» ha añadido, apuntando a la reforma de la malversación o la supresión de la rebelión, los otros dos tipos jurídicos aplicados a los líderes del 1-O.

Negociación con el PSOE, no con el PSC

«Hay otras cuestiones que quedan abiertas, ya he dicho que habría que trabajar más» ha insistido. Pero ha reivindicado el anuncio del presidente del Gobierno, que confirma lo anunciado el pasado julio en la mesa de diálogo: un avance en la «desjudicialización» antes de final de año.

«Hoy damos un paso importante para poner fin a la represión del movimiento independentista y retornar el conflicto a la política como acordamos en julio» ha señalado Aragonès para defender ese proceso de diálogo, que sus rivales de Junts le afeaban este miércoles por su aparente falta de resultados.

El avance no incidirá, sin embargo, en la relación con el PSC, que se ha ofrecido repetidamente para pactar los presupuestos catalanes y reclama a Aragonès que reconozca su papel de primera fuerza en el Parlament. «Esto no va de acuerdos entre partidos sino de la resolución de conflicto y de avanzar en derechos y libertades» ha argumentado para negar cualquier papel del socialismo catalán.

«Es la opinión de Aragonès»

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Jaume Asens, ha celebrado el paso dado por el Gobierno para derogar sedición, «una exigencia de Europa y sus tribunales de Justicia». Asimismo, cree que permitirá «abordar el conflicto abierto en Cataluña» por la derecha a través de una vía más sosegada. «Esto no es una traición como dice la derecha, es adecuarnos a Europa; en democracia los problemas políticos se resuelven con medidas políticas», ha resaltado el líder de los comunes en la cámara.

Preguntado por las palabras de Aragonès, Asens no ha querido entrar a hacer valoraciones. «Es su opinión», se ha limitado a decir, volviendo a insistir en el «avance» que supone dar este paso legislativo. «Sedición es un delito anacrónico» creado en 1822 y supone una «ruptura» más con algunos «restos del autoritarismo franquista» y «que ganemos en democracia y prestigio internacional». Y recalca: «seguimos defendiendo la modificación o la derogación de otros artículos del Código Penal».

En cuanto a los plazos que manejan los grupos morado y socialista, Asens ha considerado que aún es pronto para adelantar nada, pero considera que pronto se debatirá en el Congreso. Incluso, apunta que «podríamos empezar el próximo ciclo político» del año que viene con esa reforma finiquitada. Todo ello, «si se llega a un acuerdo con los grupos de la investidura».

Te puede interesar

Comentar ()