España

Carmen Calvo se quita de en medio y no presidirá la ponencia de la Ley Trans

PSOE y Podemos descartan abrir un turno de comparecencias de expertos y organizaciones feministas contrarias a algunos aspectos de la ley

la presidenta de la comisión de Igualdad del Congreso

Carmen Calvo EP

Carmen Calvo no presidirá este miércoles la ponencia de la Ley Trans, según ha comunicado a los Grupos Parlamentarios. La hoy presidenta de la comisión de Igualdad del Congreso ha explicado a los grupos que no podía asistir a la constitución de la ponencia explicando que el reglamento de la Cámara Baja le ampara ante una reunión convocada deprisa y corriendo en el fragor de la guerra con el Ministerio de Irene Montero.

Fuentes del Grupo Socialista aseguran que lo de este miércoles no es más que «una cuestión formal» y que se incorporará al resto de las reuniones de la ponencia. Lo habitual es llegar a este punto con las enmiendas pactadas. También celebrar comparecencias de expertos, tal y como ella misma se comprometió hace un par de meses, decisión que los morados interpretaron como una nueva maniobra de la ex vicepresidenta primera para retrasar la tramitación de la ley. Llegado este punto muchos grupos de la oposición, entre ellos el PP, temen que «está volviéndose atrás en su idea inicial», muy probablemente presionada por Moncloa y no les falta razón. Es más que probable que no se recabe la opinión de psicólogos, médicos ni organizaciones feministas.

Tampoco presidió al ponencia de la ley del «sólo sí es sí»

Existe un procedente puesto que tampoco presidió la ponencia de la hoy polémica ley del «sólo sí es sí», cita que acabó en bronca. Calvo no se cansó por aquella época de alertar respecto a la falta de garantías jurídicas de la norma, lo que se ha confirmado tras un goteo incesante de rebajas de penas y excarcelaciones de delincuentes sexuales. Además, los letrados de la Cámara suelen inhibirse de los debates de ponencia en ausencia del presidente de la comisión respectiva.

Ferraz y Moncloa presionaron a Calvo para que convocara la ponencia y evitar ser acusados de poner palos en las ruedas de la ley Trans, que tiene a una parte del feminismo vinculado al PSOE en pie de guerra. La ministra Irene Montero ha señalado una y otra vez que la ley Trans y LGTBI «será ley antes de que acabe el año», cosa harto difícil salvo que se fuerce el calendario parlamentario, lo que no es descartable.

La ponencia deberá decidir si se abre a oír la opinión de expertos médicos y de asociaciones feministas, con serias objeciones a un texto sobre todo en lo que se refiere a los menores, capítulo que ha enmendando el propio PSOE, y a la autodeterminación de género. «Tenemos el compromiso por parte de la presidenta de la comisión de que habrá comparecencias», aseguraron fuentes parlamentarias consultadas por El Independiente. No obstante, la anómala situación creada en torno a la ley les ha desconcertado. Lo habitual es que esas comparecencias se produzcan «antes de las reuniones de la ponencia, pero después de haber cerrado las enmiendas».

Te puede interesar

Comentar ()