España

La cúpula de Sánchez responde a Irene Montero que no pactará el texto con el PP

El PSOE desafía a Podemos y activa este miércoles en el Congreso el debate de la Ley Trans para forzarle a "negociar"

Calvo, presidenta de la Comisión de Igualdad, da curso a la orden de la dirección y convoca la ponencia para el 30 de noviembre para intentar un acuerdo sobre menores | Ferraz quiere evitar que UP y el colectivo LGTBI les acusen de demorar la tramitación

MADRID, 28/11/2022.- La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, atiende a la prensa a su llegada al homenaje que organiza el PSOE a la escritora Almudena Grandes, fallecida hace un año, este lunes en el Ateneo de Madrid. EFE/ Zipi

La ministra de Hacienda y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, atiende a la prensa a su llegada al homenaje de su partido a la escritora Almudena Grandes, fallecida hace un año, este 28 de noviembre de 2022 en el Ateneo de Madrid. EFE / ZIPI

El PSOE responde al envite de Irene Montero sobre la Ley Trans lanzando un órdago: convoca para este mismo miércoles, 30 de noviembre, la ponencia en el Congreso para estudiar la norma. Sin que aún haya acuerdo sobre las enmiendas. Con la idea de forzar a Podemos a que se siente y «negocie«, «no imponga» la redacción. Y para evitar que los morados y el colectivo LGTBI puedan acusarles de estirar la tramitación para hacer embarrancar la ley. «Su argumentación no puede prevalecer. Si hay que encerrarse 12 horas, o las que sean, para llegar a un acuerdo, se hará«, señalan en la dirección parlamentaria socialista.

La convocatoria de la ponencia de la Ley Trans ya se ha remitido a los grupos —se reunirán, por tanto, este miércoles, al finalizar el pleno del Congreso—, y quien ha solemnizado ese paso es Carmen Calvo, la presidenta de la Comisión de Igualdad de la Cámara baja, tal y como adelantaron fuentes de la cúpula del PSOE a El Independiente. «Damos un paso más en el compromiso del partido con el colectivo. No queremos obstaculizar la ley», señalan las mismas fuentes, que indican que se previno a los morados de la convocatoria para este miércoles.

Las palabras de Montero en TVE causaron malestar en el PSOE, al que acusó de querer buscar el acuerdo con el PP para «recortar derechos» a los trans

Es un gesto que en modo alguno se esperaba tras el choque público de las últimas horas —el enésimo desde que comenzó a pergeñarse la ley—, pero que da buena cuenta del reverdecimiento de las tensiones entre los socios y de cómo Ferraz encajaba con evidente incomodidad las palabras de la ministra Irene Montero a primera hora de la mañana en La hora de La 1 de TVE. La dirigente de Podemos denunciaba, nada más arrancar la entrevista, que el PSOE no tenía voluntad de acuerdo sobre la Ley Trans al mantener vivas sus enmiendas, para que los menores de entre 12 y 16 años requieran de autorización judicial, a través de un expediente de jurisdicción voluntaria, para cambiar la mención relativa al sexo en el registro, cuando el proyecto remitido por el Consejo de Ministros solo impone ese trámite para los niños y niñas entre 12 y 14 años, no para los que tienen entre 14 y 16. «Es posible que los votos de PSOE y PP se puedan sumar, como ya pasó con otras tramitaciones legislativas, para que se produzca un recorte de derechos de las infancias trans», dijo en la tele.

Poco más tarde, la número dos del PSOE, María Jesús Montero, confirmaba que su partido mantiene sus enmiendas porque considera «imprescindible y fundamental» que la ley refuerce la «seguridad jurídica de los menores«, «y cualquier otro comentario o consideración está fuera de lugar». Es decir, que lo que pretenden los socialistas no es pactar con el PP, sino blindar la ley frente a eventuales recursos de la derecha ante el Constitucional y proteger la «seguridad jurídica de los menores», un colectivo «muy sensible».

Por qué es distinto

Tras estas declaraciones, el PSOE da el siguiente paso: activar el debate parlamentario ya. Lo habitual en el procedimiento legislativo es que hasta que no se cierra un acuerdo no se cite a los ponentes para que redacten su informe y lo eleven a la comisión. De modo que el hecho de convocar ya mismo la ponencia lanza un mensaje claro de advertencia a los morados: que si no sale la ley, no será «por culpa del PSOE».

Nosotros sí queremos que esté lista antes de fin de año. Podemos tendrá que sentarse y negociar, no imponer su texto», subrayan en la cúpula socialista

«Nosotros sí queremos que esté lista antes de fin de año. Podemos tendrá que sentarse y negociar, no imponer su texto«, señalan fuentes de la cúpula parlamentaria a este diario. Al convocar la ponencia, no hay marcha atrás: los grupos deberán reunirse tantas veces como sean necesarias para alcanzar un consenso. Después, el texto deberá ser votado en la Comisión de Igualdad y luego el dictamen se elevará al pleno del Congreso, para desde ahí pasar al Senado. En la ley de vivienda o la derogación de la ley mordaza, atascadas aún en la Cámara baja, no se ha activado la ponencia, precisamente porque se espera primero limar todas las dificultades antes de proseguir con el trámite parlamentario. Es lo que ocurrió con la ley de memoria democrática: solo se citó el órgano una vez el Gobierno tejió el pacto con sus socios. «En este caso también es posible porque podemos ir con este punto abierto, no es como en vivienda, donde se registraron 866 enmiendas, de las cuales se han transaccionado ya la mitad», explican.

En Ferraz reconocen que no gustó que la titular de Igualdad cargara contra el PSOE desde por la mañana, y subrayan que todas las leyes «son del Gobierno en su conjunto«, no de cada uno de los partidos que lo sustentan. Y agregan que, tras lo ocurrido con la ley del sí es sí, «crisis aún no resuelta, ya que falta que el Supremo unifique doctrina», hay que tener aún más cuidado. «La Ley Trans debe salir impecable, sin ninguna tacha, porque la derecha la va a recurrir. El sí es sí debe ser un toque de atención suficiente. Nos debe hacer ver que las leyes necesitan tiempo. Nuestra única intención, no hay otra, es blindar la norma, darle seguridad jurídica».

Movilizaciones del colectivo contra el PSOE

Pero la titular de Hacienda también hizo valer el mayor peso parlamentario del PSOE, al insistir en que si la ley se materializa será porque su partido goza de «mayoría en la Cámara». «Ellos tienen 33 diputados, nosotros 120 —esgrimen en la dirección socialista en el Congreso—. Y no queremos imponer nuestras enmiendas, sino negociar. Y lo que le pedimos a Podemos es esa misma proactividad, disposición negociadora. Pero ellos quieren dañarnos a nosotros calentando al colectivo LGTBI».

En el PSOE defienden que no han cambiado de postura y que su único objetivo es asegurar la «seguridad jurídica» de los menores

A la cúpula de Pedro Sánchez le molestó además que Irene Montero asegurase que puede haber una entente de PSOE y PP para «recortar derechos» a los niños y niñas trans. «Es mentira, porque no queremos sacar la ley con ellos y no tiene ningún fundamento. Hoy [por este lunes] el propio PP se quejaba precisamente de que no hablamos con ellos. No queremos hacer mal a nadie, y menos al colectivo LGTBI», justifican en el cuartel general.

El PSOE se mueve no solo para defenderse de Podemos, sino también del colectivo trans, que siente que el partido mayoritario del Ejecutivo está recurriendo a maniobras dilatorias. De hecho, este mismo 28 de noviembre, la FELGTBI+, Chrysallis y Fundación Triángulo anunciaron que convocarán movilizaciones «unitarias y conjuntas» contra «los recortes en derechos que pretende imponer el PSOE». Las entidades llamarán a manifestaciones «en los próximos días» para exigir a los socialistas que «se garanticen todos los derechos y para reclamarles que negocien y acuerden garantizar los derechos fundamentales de las personas trans, que son reconocidos por 15 legislaciones internacionales y respaldados por Naciones Unidas y la Unión Europea».

«Nosotros no hemos cambiado una micra nuestra posición desde que presentamos nuestras enmiendas —oponen desde Ferraz—. Nuestra posición se resume en dos palabras, seguridad jurídica». Ahora está por ver que el PSOE recabe los apoyos suficientes para sacar adelante su enmienda o bien tiene que renunciar a ella por falta de respaldo entre los grupos. El pulso está servido y la primera prueba llega este miércoles.

Te puede interesar

Comentar ()