España

Feijóo convierte el debate presupuestario en el Senado en una moción contra Sánchez: "Pase ya a la historia"

"Usted pide elecciones porque teme que le ocurra lo mismo que al señor Casado", le ha espetado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, interviene en el Senado.

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, interviene en el Senado. EUROPA PRESS

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha convertido el debate en torno al veto de los Presupuestos Generales en un discurso más propio de una moción de censura contra Pedro Sánchez, todo ello para acabar insistiendo en la petición de elecciones anticipadas, la nueva línea estratégica del PP. «Si no tiene el más mínimo propósito de enmienda hay que convocar elecciones ya, no sigamos con este deterioro», ha exigido el presidente popular desde la tribuna del Senado.

Tras preguntarse «cuál será el próximo peaje a pagar a los que les entra urticaria si alguien les dice que son españoles», ha defendido la necesidad, a su juicio, de que los ciudadanos «digan si quieren continuar en esta deriva o tienen un camino más seguro». «Necesitamos pronunciarnos sobre las decisiones que se están tomando y ninguna tiene el aval de la mayoría social porque no las llevaba en el programa ni en la campaña. Prometió hacer todo lo contrario y por eso no tiene el aval» de la ciudadanía, ha insistido.

Necesitamos pronunciarnos sobre las decisiones que se están tomando», dice Feijóo

«Convoque ya porque no tiene ningún derecho a hacer esto sin preguntar antes a la gente si avala sus decisiones. Ha engañado al pueblo, a la gente, a todos, incluyendo a su partido y, si no, fíjese lo que firman ex ministros de González y de Zapatero», en alusión a una iniciativa promovida por Asociación para la Defensa de los Valores de la Transición que suscriben, entre otros, José Luis Corcuera, César Antonio Molina, Julián García Vargas, Virgilio Zapatero y Javier Sáenz Cosculluela.

El sanchismo, ha continuado «ha hecho lo inimaginable. Hoy tiene la mayoría parlamentaria, pero no la mayoría social y si creen que me equivoco, demuéstrelo, convoquen elecciones». Incluso ha llegado a preguntarse si el Gobierno «tiene miedo a la democracia» de porqué, si no tienen miedo, «no le dan la voz al pueblo», expresiones que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, le ha afeado por su parecido al argumentario del independentismo en Cataluña, en lo que ha calificado la andaluza de «sobredosis de nacionalismo».

Montero cree que Feijóo «no quiere aparentar ser blandito, pero estamos viendo de todo menos moderación: crispación, bronca, mentiras, ruido y alimentar a la ultraderecha de este país». La ministra también iba preparada para replicar en un encontronazo parlamentario más parecido a una moción o debate de política general al acusar al PP de ejercer «la política de la inutilidad, de la mentira y de la bronca». Y respecto a su petición de elecciones anticipadas ha replicado que «usted pide elecciones porque teme que le pase lo mismo que al señor Casado, va usted encarrilando ese camino», esto es, que su partido lo defenestre tal y como hizo con su antecesor.

Hacen la política de la inutilidad, de la mentira y de la bronca», ha espetado María Jesús Montero

Cree el líder del PP que Pedro Sánchez ha puesto un «precio a la dignidad de una nación de 500 años» que paga «con el dinero de todos los españoles». Tras vaticinar que estos serán los últimos presupuestos de Sánchez, dando por hecho que no gobernará más allá de 2023, le ha acusado de haber hecho de la «falsedad y del nepotismo» los ejes de su acción de gobierno.

«Me niego a ser espectador de la descomposición del Gobierno, a gobernar solo desde la premisa de que el gobierno lo está haciendo rematadamente mal. Quiero ofrecer y garantizar a los españoles la alternativa que se merecen, certidumbre frente al caos».

Al hilo de esta afirmación ha anunciado su compromiso de auditar y mejorar los sistemas de contabilización y estadísticas del Estado «para no incurrir en errores»; dotar de mayor protagonismo y «no descalificar instituciones» como la Airef y Banco de España y frenar la deriva del endeudamiento. También ha propuesto rebajar la tarifa del IRPF para rentas por debajo de 40.000 euros: del IVA de algunos alimentos mientras la inflación subyacente no ceda; la deducción temporal de vivienda habitual y ayudas más amplias a la conciliación.

Ser presidente del Gobierno «no es un fin sino un medio, no solo se trata de derrotar al adversario, sino de gobernar bien y para todos. Para todo hay una alternativa y esto se puede superar». España «necesita un gobierno previsible, libre y honrado, honesto y sensible». «¿No les da vergüenza?» ha llegado a preguntar a los escaños socialistas.

En definitiva, a juicio del líder del PP, España sufre un ejecutivo «insolvente y políticamente indecente», que responde «a los intereses particulares de Sánchez. Podemos exige, el independentismo impone y Sánchez suscribe», ha resumido.

Cesiones al independentismo

Por ello, Sánchez ha aprovechado las Cuentas de 2023 «para que la sedición no sea delito, para expulsar a la Guardia Civil de Navarra y reducir las penas a los corruptos». Que mire a los ciudadanos «y les diga que no les rebaje los impuestos y que se carga la separación de poderes; y que mire a las mujeres y les diga que lo mejor es una ley que reduce las penas a los agresores sexuales».

«Este no es el gobierno de la gente sino contra la gente. Han tenido más dinero que ningún gobierno antes; la mayor recaudación fiscal de la historia; no han tenido que someterse a ninguna regla de gasto con la mayor inyección de fondos europeos y se han negado de forma reiterada a renunciar a una parte de esos recursos para que lo gestionen las familias que son las que lo pagan», ha agregado. «Ya sé que quiere pasar a la historia. Hágalo ya, cuanto antes mejor. Quédese en la historia y permita que España olvide esta pesadilla», ha dicho como colofón a su intervención.

Te puede interesar

Comentar ()