España | Navarra

Los 12.000 votos de 'socialistas decepcionados' que busca UPN para gobernar Navarra

En la decisión de concurrir en solitario habría pesado el desgaste detectado entre el electorado de PSN y que podría alterar el reparto y peso de las formaciones en la Cámara Foral.

El presidente de UPN, Javier Esparza durante el anuncio de concurrir en solitario hecho por la formación. EUROPA PRESS

La clave estará en los decepcionados, en los desengañados que un día apoyaron al PSN y que ahora podrían no revalidar su voto a María Chivite. Es en lo que habría basado Unión del Pueblo Navarro (UPN) su decisión de concurrir en solitario y dar por terminada la coalición NA+ que aún integra con el PP y Cs. Según fuentes conocedoras del proceso que ha llevado a la toma de esta decisión a UPN, se estima en algo más de 12.000 los votantes ‘decepcionados’ que en las próximas elecciones autonómicas de mayo podrían dar la espalda a Chivite, al Partido Socialista de Navarra que lidera, y volver a confiar en el partido foralista que encabeza Javier Esparza.

De producirse ese traspaso de votos, o incluso de desmovilización del voto socialista, el efecto directo en el reparto de escaños en la Cámara Foral resultaría determinante. De acuerdo a lo sucedido en elecciones anteriores, el ‘precio’ del escaño en Navarra ha oscilado entre los 6.000 y los 6.500 votos. Según estas fuentes, con estas cifras de posible atracción de votantes socialistas desengañados se podría traducir en uno o dos escaños más para UPN. En la última ocasión en la que concurrió en solitario el partido foralista navarro obtuvo 15 asientos (Elecciones de 2015), con lo que ahora, en ese escenario que se proyectada se podría llegar a 17 escaños.

A ellos se podrían sumar los escaños que pueda obtener el PP para respaldar un posible apoyo para que UPN recupere el Gobierno de Navarra. Los populares han defendido la necesidad de salir de la sombra de UPN y volver a dar peso y presencia a sus siglas y principios al margen de la formación foral.

Esparza ha reiterado en numerosas ocasiones que su partido apoyará a Feijóo para ser investido presidente y que en ningún caso apoyará ninguna fórmula para apoyar a un candidato del PSOE.

¿Sorpasso de Bildu al PSN?

Los populares, que cuentan con Javier García como nuevo presidente, lograron dos representantes en el año 2015. La coalición que ahora no se reeditara logró 20 escaños en los comicios autonómicos de 2019. En la decisión de presentarse en solitario para optimizar las posibilidades de retornar el Gobierno, se habría valorado además, según estas fuentes, que ni Vox ni Cs tendrán representación en la Cámara y que la mayor parte de ese voto podría ser absorbido bien por UPN, bien por el PP. De este modo, un entendimiento postelectoral UPN-PP en la Cámara podría consolidar su peso y dificultar sobremanera que el PSN repitiera al frente del Ejecutivo.

En este escenario el PSN se resentiría y perdería la segunda posición en favor de EH Bildu. Esparza siempre ha defendido que su estrategia sería la que mayor daño generara a las opciones electorales de EH Bildu y su posible presencia en el Gobierno y dificultar las opciones de Chivite precipitando el descenso a la tercera posición en las próximas elecciones.

Los últimos comicios constatan que quien probablemente mejore sus resultados en las próximas elecciones será la izquierda abertzale. Un repunte que junto al posible desgaste del PSN podría situar a la coalición EH Bildu como segunda formación de Navarra en número de votos y cambiar los papeles de la alianza PSN-Bildu que ahora sustenta el Gobierno de Navarra. Si el PSN no revalida la segunda posición y es ‘sorpassada’ por Bildu se complicarían las posibilidades de los socialistas para volver a gobernar. En ese caso, sería Bildu quien aspiraría a gobernar y a ejercer su mayor peso y convertir al PSN en su apoyo. En ese contexto los socialistas navarros se debatirían entre dar el apoyo a Bildu para que gobierne Navarra o permitir que UPN lo haga en solitario.

Te puede interesar

Comentar ()