España

El entorno de IU ve a Yolanda Díaz como única opción de la izquierda frente a Irene Montero

La revista que dirige Garzón defiende que sólo la vicepresidenta "es determinante en la configuración del escenario político español" y alerta sobre "las dinámicas fratricidas internas"

Yolanda Diaz durante la presentación de su balance de la reforma laboral Europa Press

¿Hay alternativa a la izquierda del PSOE que no pase por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz? Pues a juicio de IU, no. Lo que calla a veces públicamente el ministro de Consumo y líder de esta formación, Alberto Garzón, lo explicita a través de la revista de cultura y pensamiento laU, que él mismo dirige. Y a tenor de la charla-entrevista que publican con el consultor de comunicación política Ioni Abelson, realizada por el editor de la publicación, Ángel de la Cruz, las preguntas resultan casi más reveladoras que las respuestas, también muy clarificadoras.

En pleno debate respecto a las relaciones cada vez más enconadas entre Sumar y Podemos y la posibilidad, nada inverosímil, de que los morados acaben lanzando la candidatura a la presidencia del Gobierno de la ministra de Igualdad, Irene Montero, Izquierda Unida deja muy claro dónde están sus fidelidades. De la Cruz califica a la también ministra de Trabajo como la candidata «que combina solvencia institucional y de gobierno con un compromiso social firme», lo que la convierte en «la única opción para que la izquierda transformadora siga siendo determinante en la configuración del escenario político español».

Aboga el editor de la revista de Garzón por «tirar el agua sucia» y no al «niño», en alusión al dicho, de origen alemán, del peligro de destruir algo importante cuando se pretende acabar con lo accesorio o lo molesto. Alerta, de este modo, del riesgo de dificultar la candidatura de la gallega por las «dinámicas fratricidas internas» y «mensajes agotados», lo que puede interpretarse como una alusión a Podemos. Se trata «de mantener la base de apoyo más de izquierdas, más nuestra incluso en términos identitarios, y después ensanchar el espacio hacia otros sectores que, a priori, en términos estrictamente ideológicos, no serían tan cercanos pero pueden verse atraídos por una candidata», dice a modo de introducción de una de las preguntas que formula a Ioni Abelson.

La revista que dirige Garzón alerta sobre las «dinámicas fratricidas internas» y «mensajes agotados»

Precisamente Abelson, -que ha trabajado en campañas electorales en países como México, Ecuador, Brasil, Bolivia o Argentina, incluida la última del chileno Gabriel Boric– incide en la idea de un proyecto superador de siglas políticas al argumentar que Díaz necesita «trascender el núcleo duro sin perder identidad y, por otro lado, hacerlo desde la plena autonomía respecto al aparato actual». En definitiva, mantener el apoyo de la izquierda y conseguir «el apoyo del centro-izquierda sin desdibujarse y sin perder novedad».

«No perder la robustez de su electorado más ideologizado, más a la izquierda, y al mismo tiempo ensancharlo hacia el centro-izquierda, algo imprescindible para un espacio que aspire a ser de mayorías», agrega el entrevistado. De hecho, el titular elegido por la revista de Garzón es bastante claro en el mensaje que pretende lanzar: “El principal reto de Yolanda Díaz es trascender el núcleo duro sin perder identidad”

Pero a diferencia de De la Cruz, Abelson no tiene dificultades en criticar el estrechamiento del espacio político que supone, a su juicio, Podemos. La formación que fundaron Pablo Iglesias, Pablo Echenique, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero, Luis Alegre y Ramón Espinar, entre otros, la mayoría de ellos defenestrados por Iglesias, tiene una «merma» de apoyos. «Podemos nació de un núcleo duro, rápidamente se hizo muy popular y ahora está volviendo a refugiarse en su núcleo duro» y es a ese núcleo duro al que debe trascender Díaz.

Ausencia de otros liderazgos

«Parece que después de esas nuevas estrellas de la política que irrumpieron durante la década pasada con el 15M, Izquierda Unida y Podemos, no están surgiendo nuevos liderazgos jóvenes, frescos, que puedan llegar a ser populares. Están naciendo liderazgos más consolidados, más naturales para un partido de gobierno, liderazgos sólidos con contenido y con potencial de ampliar la estructura de voto y la legitimidad política, como es el caso de Yolanda Díaz», aduce el entrevistado en la revista que dirige Alberto Garzón. No parece que dé opción a la viabilidad de ninguna otra candidatura o candidata a la izquierda del PSOE, léase Irene Montero.

Tras defender por su parte De la Cruz la «anomalía europea» del Gobierno de coalición entre la izquierda clásica, esto es, el PSOE y la izquierda «radical o transformadora», Unidas Podemos, pone el acento en esa peculiaridad «porque a veces nos pasamos de optimistas y últimamente solo de pesimistas» en alusión a la controversia instalada entre Sumar y Podemos con la injerencia constante de Iglesias, que usa sus altavoces mediáticos para arremeter contra la vicepresidenta segunda.

A no mucho tardar, Díaz deberá despejar la incógnita sobre su próxima candidatura. Su intención es apartarse, no implicarse en la contienda de las locales y autonómicas del 28 de mayo próximo para no sufrir un desgaste prematuro dadas las malas perspectivas electorales para UP, pero no podrá alargar mucho la respuesta. Podemos le ha pedido que aclare su futuro más pronto que tarde para comenzar a negociar un acuerdo de coalición, fórmula de la que que la abomina la dirigente gallega.

Al quite de estas presiones ha salido el secretario general del PCE, Enrique Santiago, otrora muy próximo a Iglesias y ahora alineado a Díaz. En una entrevista a Europa Press ha afirmado que «a mí no me cabe duda de que Yolanda Díaz va a ser la candidatura, sinceramente, a la presidencia del Gobierno», y aconseja esperar a «cuando ella lo anuncie, cómo lo anuncie y con qué condicionantes lo hace».

Te puede interesar

Comentar ()