España | Tribunales

María Luisa Balaguer, una magistrada feminista que quiere abrir el TC a la ciudadanía

María Luisa Balaguer, magistrada del Tribunal Constitucional.

María Luisa Balaguer, magistrada del Tribunal Constitucional. Enrique Falcón

María Luisa Balaguer (Almería, 1953) pasará a la historia como la primera magistrada del Tribunal Constitucional que ha abierto una especie de elecciones primarias dentro del grupo progresista del tribunal de garantías para conseguir que una mujer, por segunda vez, ocupara su presidencia, aunque finalmente no lo ha conseguido.

El hecho da cuenta de algo que la define, su convencido feminismo. La magistrada del Alto Tribunal desde 2017, cuando fue propuesta por el PSOE en el Senado para el cargo, se negó a aceptar la candidatura del ex fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, dado que vio posibilidades de alcanzar el puesto después del precedente de María Emilia Casas.

Catedrática de Derecho Constitucional en la Universidad de Málaga, Balaguer es muy próxima al grupo de socialistas feministas en el que se encuadra a las ex vicepresidentas del Gobierno Carmen Calvo o María Teresa Fernández de la Vega.

Se licenció en Derecho en la Universidad de Granada en 1976 y se doctoró en el mismo centro en 1983. Ejerció la abogacía desde 1977 hasta 1983 en Málaga y posteriormente pasó a ocupar distintos cargos públicos, como miembro del comité de ética de la Consejería de Salud, del Observatorio de Publicidad del Instituro andaluz de la Mujer y del consejo asesor de la modernización del estado de las autonomías de la Junta de Andalucía o consejera electiva del Consejo de Consultores de Andalucía.

Ha escrito diversos libros sobre Derecho Constitucional y feminismo, entre ellos «El feminismo del s.XXI, un repaso del feminismo clásico hasta el movimiento «MeToo«.

Modificaciones en la Constitución

La magistrada, en una entrevista reciente concedida a El Independiente, consideró que la Constitución de 1978 cuenta con insuficiencias para dar respuesta a problemas sociales actuales como el derecho a un Medio Ambiente sano o el acceso a la vivienda.

Una de sus aspiraciones es que el Tribunal Constitucional se abra a los medios de comunicación y, por lo tanto, a la ciudadanía, que tenga una función más explicativa y divulgativa de sus resoluciones.

Desde el momento en que entró en el tribunal, Balaguer se ha caracterizado por su oposición a la decisión de la mayoría del tribunal, escribiendo multitud de votos particulares contra sus resoluciones. Entre ellos, contra la sentencia que declaró ilegal por excederse de lo previsto en el estado de alarma el primer estado excepcional decreto por el Gobierno de Pedro Sánchez o contra la sentencia que avaló la condena por sedición conta los activistas independentistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Te puede interesar

Comentar ()