Una orden de calendario escolar del próximo curso 2020-2021 prohibirá por primera vez en Cantabria los deberes en vacaciones, así como que haya exámenes en la semana posterior a estos descansos. Asimismo, permitirá que los alumnos estén atendidos hasta las 14.00 horas, transporte escolar y los servicios de comedor de junio y septiembre, en horario reducido.

Son las medidas más importantes que introduce el proyecto que presentó ayer la consejera de Educación de la comunidad, Marina Lombó, a la Junta de Personal Docente. Los sindicatos respaldan la propuesta, con 175 días lectivos divididos en bimestres, y ayer mismo presentaron su propia alternativa a la Administración para «zanjar el tema lo antes posible».

«Mientras sea una propuesta continuista con lo que hemos hecho hasta ahora, lo aceptaremos», ha señalado al final de la reunión la presidenta de la Junta de Personal Docente, Belén González, que ha asegurado que la alegación sindical evalúa proponer un «ajuste de fechas» en uno de los descansos para ajustarlo a los bimestres con una semana completa de descanso.

La consejera ha explicado que se ha celebrado una primera mesa técnica «cordial y positiva» en la que su departamento ha enviado un borrador del calendario a la Junta de Personal Docente, en el que se mantienen los cinco periodos lectivos, pero en el periodo de descanso los escolares no tendrán deberes, y tendrá que transcurrir una semana «como mínimo» para las evaluaciones.