La amenaza de elecciones generales el 14 de abril no llevará a cambiar la postura de los independentistas catalanes sobre la tramitación de los presupuestos. El presidente del PDeCat, David Bonvehí, ha sido tajante la advertir que su partido «no se siente presionado» por el «globo sonda» lanzado aparentemente por el Gobierno a través de la agencia Efe sobre un eventual adelanto electoral si no se tramitan los Presupuestos Generales (PGE).

«Todos somos conscientes de que el Gobierno de Pedro Sánchez es débil» ha añadido Bonvehí, «sólo podría haber tenido recorrido si hubiera abordado el conflicto Cataluña-España». El dirigente soberanista ha asegurado que «Sánchez sabe que la mejor solución para ellos sería gobierno con los demócratas españoles y los independentistas catalanes para abordar el conflicto, es la mejor solución para acabar la legislatura en 2020, pero si Sánchez no quiere abordar la situación en Cataluña nosotros no podemos hacer más».

De hecho, Bonvehí ha restado credibilidad a la amenaza de convocatoria electoral. «Creo que ni ellos mismos valoran esta fecha, esta información es una medida más de presión para los independentistas» una presión que los secesionistas «no asumimos porque no la vemos creíble». En este sentido, ha advertido que su único compromiso es con los electores a los que prometieron el «ejercicio del derecho a la autodeterminación» y una buena gobernanza en Cataluña.

Volver atrás en las negociaciones

En este contexto, la consellera de Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, ha explicado hoy que no ha habido contactos entre Gobierno y Generalitat desde que el pasado viernes la vicepresidenta Carmen Calvo «dio un portazo» a las negociaciones. Artadi ha asegurado, como Bonvehí horas antes, que la Generalitat y los partidos que le dan apoyo siguen dispuestos al diálogo, pero ha dejado claro que para ello el PSOE debe «volver al punto en el que estábamos el miércoles».

La portavoz ha asegurado que el documento hecho público por el Gobierno es «correcto» pero insuficiente y ha reclamado de nuevo concreción en términos de calendario, plan de trabajo y elección de un relator. Artadi ha recriminado además al Gobierno su indefinición.

«El PSOE tiene dos almas» ha apuntado, señalando que están a la espera de que decida «hacia donde quiere ir, con el club del 155 o con los progresistas».

Por su parte, Bonvehí ha asegurado también que su partido está abierto a la negociación de los Presupuestos «hasta el último momento», esto es, hasta que se voten en el Congreso este miércoles. Pero ha dejado claro también que las condiciones del soberanismo no han cambiado.

«Para retirar la enmienda se tendría que concretar una propuesta por escrito» que recoja la mesa de partidos, y «quede claro que se puede hablar del derecho a la autodeterminación y concretar la figura del relator». Bonvehí ha asegurado que «es donde estábamos el miércoles pasado. lo que queremos es volver una semana atrás y que se concreten estos temas», tras lamentar que ninguna de estas exigencias se ha concretado.

El presidente del PDeCat ha insistido en la voluntad negociadora de su partido, pero ha asegurado que las negociaciones formales no se han reemprendido y ha apuntado al PSOE y a Moncloa como responsables de retomar unas negociaciones que rompió Carmen Calvo el pasado viernes.