El ex delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, han protagonizado un enfrentamiento en las redes por la declaración de Millo ante el Tribunal Supremo, en el transcurso del juicio a los líderes del 1-O. El ex delegado del Gobierno ha empezado a pagar las consecuencias de su declaración ante el Tribunal Supremo tras dejar la sala, por afirmar, según El Punt Avui, que «no se puede negar que el independentismo es violento».

Una acusación que ha hecho suya Torra para recriminarle: «Hay mentiras, falsedades, y después estas declaraciones del Sr. Millo». El propio Millo le ha respondido en la misma red, acusando a Torra de instigar el odio hacia su persona. «La peor falsedad, la más inmoral y perversa, es la tuya» le responde Millo tras negar esa afirmación.

Millo ha asegurado ante el Supremo que “se generó un clima en el que cada día, allí donde había una diligencia de la policía judicial, aparecía un grupo numeroso de personas para acosar, gritar, hostigar, amenazar e incluso en algunos momentos agredir vehículos y personas para impedir la actuación de esa comisión judicial”, tras denunciar que llegó a contabilizar hasta 150 acciones violentas ante edificios públicos en los días previos al 1-O.

El ex delegado ha denunciado en anteriores ocasiones el hostigamiento al que han sido sometidos los responsables gubernamentales en Cataluña antes y después del 1-O. Un hostigamiento que Millo teme ver incrementado tras las acusaciones de Torra. En su declaración ante el Tribunal Supremo ha sido explícito sobre el clima de tensión vivido en Cataluña y los ataque sufridos por policías y guardias civiles durante el referéndum ilegal.

Los insultos ya se han reproducido hoy en twitter, donde Millo ha sido tachado de «rata» y «gusano asqueroso» mientras el ex portavoz de la CUP en el Parlament, Antoni Baños, le exigía que «no hable de moralidad» tras su declaración.