País Vasco

Sánchez eleva al máximo nivel la interlocución con Urkullu y el PNV

El presidente recibió al lehendakari hace apenas un mes tras dos años sin verse y esta semana el Ejecutivo ha implicado a una vicepresidenta y dos ministros para celebrar bilaterales en política territorial, competencial, de financiación europea y de Interior.

La vicepresidenta Carmen Calvo durante su reunión con el consejera vasco de Seguridad, Josu Erkoreka.

Es la semana que más se han visto desde que ambos están en el poder. Los dos Gobiernos celebrarán hoy la tercera reunión al máximo nivel de sus máximos integrantes. En realidad, será la cuarta en apenas un mes. Pedro Sánchez se comprometió el pasado 25 de enero con el lehendakari Urkullu a reforzar su relación bilateral. Lo hizo tras el encuentro que ambos celebraron tras casi dos años y medio sin reunirse. La cita llegó en un momento en el que los apoyos y sintonías de Sánchez zozobran, no sólo en el seno del propio Ejecutivo, sino también fuera de él, en los que las votaciones en la Cámara Baja suman ya demasiadas incertidumbres de última hora y desmarques inesperados.

Y todo en una semana en la que el PNV ha reconocido que ha comenzado una suerte de nueva etapa de diálogo con el PP. El diálogo Ortuzar-Casado se ha reanudado y con él los acuerdos, como los de RTVE. El presidente del PNV reconoce ya abiertamente “un cambio de chip” en los populares –lo hizo en declaraciones al Grupo Vocento- y se mostró incluso dispuesto a colaborar para que el PP “se centre”. Las buenas palabras hacia el PP aún está lejos de poder ser considerado un acercamiento y menos aún que ponga en peligro el apoyo de los nacionalistas el Gobierno PSOE-Unidas Podemos, pero es un aviso a navegantes. Por ahora en Sabin Etxea insisten en que no ven más alternativa al Gobierno de España que el que lidera Sánchez y continuarán formando parte del ‘frente de investidura’ que aupó al líder socialista pese a ser en ocasiones “un pimpampum” propio de “un patio de vecinos”.

Tanto el PNV como el Gobierno vasco han pedido de modo reiterado a Sánchez que ponga orden en su Ejecutivo, que evite los enfrentamientos y diferencias que públicamente escenifica constantemente Unidas Podemos. El lunes el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, le recordó que esa división interna en muchos casos “compromete nuestro apoyo” y que ese tipo de situaciones deben evitarse. Días antes el presidente del PNV, Andoni Ortuzar llegó incluso a recomendarle al presidente Sánchez que, si para resolverlo debía propiciar “una crisis de Gobierno”, lo hiciera.

Hace un mes en Moncloa garantizaron a Urkullu que sus reclamaciones serían atendidas, que su malestar por los retrasos, incumplimientos y el modo de gobernar al margen de las autonomías sería escuchado. “Sois nuestro socio preferente”, reiteró el Gobierno. Apenas cuatro semanas más tarde, los encuentros de al más alto nivel con los consejeros de Urkullu se agolpan. Ayer la vicepresidenta Carmen Calvo invitó a comer al vicelehendakari Josu Erkoreka. Hoy quien se verá con el ministro de Política Territorial será la consejera de Autogobierno vasca, Olatz Garamendi. El pasado viernes la bilateral fue entre el titular de Interior y el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka.

Gernika, Europa y Covid

La urgencia en celebrar los encuentros comprometidos en la cita Urkullu-Sánchez buscar así recuperar cuanto antes la sintonía con uno de los socios del Gobierno. Sánchez no quiere enfadar ni al PNV ni al lehendakari, sabe que necesita de su apoyo. Y en todos los encuentros bilaterales, las cuestiones que más preocupan al Gobierno Urkullu han estado sobre las mesas ministeriales: el cumplimiento del Estatuto de Gernika, la gestión de los fondos Europeos, la ‘cogobernanza’ de la crisis del coronavirus y la relación bilateral entre los dos Ejecutivos.

Hoy el recién nombrado ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, se verá con la consejera de Gobernanza Pública y Autogobierno, Olatz Garamendi. Corresponde a ellos negociar los últimos flecos de una de las cuestiones prioritarias para el Gobierno vasco: la cesión de la gestión de las cárceles en Euskadi. Garamendi avanzó ayer que sigue habiendo algunos “escollos” por resolver y que de la cita de hoy no se debe concluir que la transferencia esté cerrada. Pese a ello, Vitoria sigue confiada en que el plazo máximo de entrega de la competencia comprometido, el 31 de marzo, se cumplirá.

La vicepresidenta Calvo y el vicelehendakari Erkoreka revalidaron ayer la sintonía, que definieron como de “máxima colaboración institucional”. Una colaboración que se han comprometido a aplicar no sólo al desarrollo de la treintena de competencias pendientes del Estatuto de Gernika, para cuyo traspaso ya está cerrado un cronograma, sino también a otro de los frentes que el Gobierno vasco quiere priorizar; el acceso a los fondos europeos.

5.700 millones europeos

Erkoreka y Calvo coinciden en la necesidad de lograr un “máximo grado de eficacia y ejecución” y de mantener “plena interlocución entre las dos administraciones”. Calvo incluso accedió a una de las demandas de Urkullu y que pasa por contar con la iniciativa privada en la gestión de la estrategia de digitalización, transición ecológica de la economía, la cohesión social y territorial y “una perspectiva abiertamente feminista”, según apuntan ayer ambas partes. Euskadi aspira a logra hasta 5.700 millones de euros de los fondos europeos para financiar la mayor parte de los 188 proyectos que Urkullu ya entregó a Sánchez en su cita en la Moncloa con la esperanza que entren a formar parte de las iniciativas autonómicas a financiar.

El viernes pasado Erkoreka se vio con Grande Marlaska. La cita sirvió para reforzar la interlocución en el ámbito policial, en particular entre la Ertzaintza y el resto de cuerpos policiales como la Guardia Civil y la Policía Nacional. Erkoreka, consejero de Seguridad, logró de Marlaska el compromiso para celebrar a la mayor brevedad un encuentro de la Junta de Seguridad. Este órgano, que agrupa a todos los cuerpos de seguridad, lleva sin convocarse desde julio de 2017 y ahora el Gobierno de Sánchez ha accedido a convocarlo.

Comentar ()