Animales | Ciencia y Vida | Medio AmbienteMedio ambiente

Las vueltas ciclistas sirven para analizar el cambio climático

Usan grabaciones del Tour de Flandes para ver cómo el cambio climático ha cambiado la floración en los árboles de la ruta entre 1981 y 2016

logo
Las vueltas ciclistas sirven para analizar el cambio climático
Ciclismo y cambio climático. Visto el archivo de la vuelta a Flandes, hay árboles que florecen antes

Ciclismo y cambio climático. Visto el archivo de la vuelta a Flandes, hay árboles que florecen antes Flanders Classics

Resumen:

Año tras año pasan por el mismo sitio. Año tras año hay cámaras grabándolas. Son las vueltas ciclistas y ahora los biólogos han encontrado una herramienta estupenda para medir el impacto del cambio climático en la vegetación. Tirando del archivo visual de la televisión pública pudieron comparar entre años cómo había evolucionado la vegetación en una misma zona.


Tirando del archivo visual de la televisión pública flamenca pudieron comparar entre años cómo había evolucionado la vegetación en una misma zona. ¿Se podría hacer con una etapa clásica de la Vuelta a España?. | Vídeo: M.V.

 


En concreto, analizaron casi cuatro décadas de imágenes de archivo del Tour de Flandes (Bélgica). Un equipo de la Universidad de Gante ha podido detectar los impactos del cambio climático en los árboles. Sus hallazgos fueron publicados hoy en la revista Methods in Ecology and Evolution.

Centrándose en los árboles y arbustos que crecen alrededor de reconocibles ascensos y otros “puntos de referencia” a lo largo de la ruta anual, el equipo observó tomas de video de 1981 a 2016 obtenidas por la emisora ​​flamenca VRT. Visualmente estimaron cuántas hojas y flores estuvieron presentes el día del curso (generalmente a principios de abril) y relacionaron sus puntajes con los datos climáticos, explica por correo a El Independiente el profesor Pieter De Frenne (@PieterDeFrenne) de la Universidad de Gante, autor principal de este estudio.

En el laboratorio “somos fanáticos del ciclismo y notamos que hay una diferencia notable en el paisaje y en los árboles que se ven en las imágenes de video en la televisión y en internet: si ves viejas grabaciones de ciclismo de carreras de primavera en Europa, los árboles están a menudo todavía desnudos, mientras que en ediciones recientes, los árboles están en gran parte verdes, con hojas, o blancos con flores”, indica De Frenne.

Los ambientalistas encontraron que antes de 1990 casi ningún árbol había echado hojas en el momento de la carrera de primavera. Después de ese año, hay más y más árboles visibles en las imágenes de la televisión, en particular magnolia, espino, carpe y abedules, ya estaban en su totalidad. Las hayas, en menor medida. “Cuantificamos la cantidad de hojas y flores en porcentajes de todo el árbol que son visibles; por ejemplo, había un 60% de las hojas visibles, lo que es una medida fácil de cuantificar a partir de las imágenes”, comenta el profesor.

Un problema para las abejas

Estos cambios estuvieron más fuertemente relacionados con las temperaturas promedio más cálidas en la zona, que han aumentado en 1,5°C desde 1980. “El mayor efecto en el cambio en la producción de hojas y flores fue causado por el aumento de la temperatura en Bélgica, que es de alrededor de 1,5° C durante ese período de 40 años”. De forma especial, el incremento térmico medio en los tres o cuatro meses anteriores al momento de la primavera en que solían brotar las hojas y flores.

“Los árboles de hojas tempranas pueden ser portadores de buenas noticias para algunas especies, ya que crecen más rápido y producen más madera”, dice De Frenne. “Sin embargo, sus hojas también proyectan sombras. Cuando los árboles se tiñen a principios de año, se ensombrecen por un período de tiempo más largo, afectando a otros animales y plantas, e incluso ecosistemas completos”.

“Algunas de las flores que crecen debajo de estos árboles pueden no ser capaces de recibir suficiente luz solar para florecer. Como resultado, los insectos pueden ir sin néctar y pueden tener dificultades para encontrar suficientes lugares para tomar el sol”, agrega.

Algunas de las flores que crecen debajo de estos árboles pueden no ser capaces de recibir suficiente luz solar para florecer

La fenología, el estudio de los fenómenos naturales que se repiten periódicamente, como las hojas y la floración, se basa principalmente en observaciones a largo plazo y fotografías repetidas, y los datos suelen estar sesgados hacia especies o regiones geográficas comunes. En este estudio, las imágenes de archivo permitieron a los investigadores utilizar registros previamente no explotados de doce especies de árboles en la región de Flandes para construir conjuntos de datos a largo plazo de respuestas fenológicas.

“Nuestro método también podría usarse para recopilar datos sobre otros aspectos importantes para la investigación ecológica o evolutiva, como la salud de los árboles, los niveles de agua en ríos y lagos, y la diseminación de especies invasoras. Solo compilando datos del pasado podremos para predecir los efectos futuros del cambio climático sobre las especies y los ecosistemas “, comenta De Frenne.

Las imágenes de televisión de las carreras ciclistas se prestan bien a la investigación, ya que estas tienen rutas relativamente fijas y están organizadas en todo el mundo, brindando la oportunidad de estudiar una amplia gama de especies y lugares que actualmente están poco estudiados.

De Frenne señala que los investigadores también podrían aprovechar material de video de otros eventos deportivos anuales, como maratones, torneos de golf y carreras de rally, o incluso cobertura de noticias con conciertos al aire libre o lugares emblemáticos rodeados de árboles.