Inteligencia artificial & Ciencia

La ‘Guerra Fría’ de la Inteligencia Artificial: Donald Trump ya desafía a China

logo
La ‘Guerra Fría’ de la Inteligencia Artificial: Donald Trump ya desafía a China

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. EFE

Resumen:

Este lunes, en su despacho en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmará una de las órdenes ejecutivas más importantes para el futuro de su país.

La Iniciativa Americana en Inteligencia Artificial, como ha sido bautizada, marcará el rumbo que va a seguir la mayor potencia del mundo en la tecnología más importante de los próximos años. Sirve, además, como un claro mensaje a su gran rival, China, dejando claro que competirán por mantener la hegemonía de la que disfrutan desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Con esta orden que firmará Trump, Estados Unidos busca recuperar el terreno perdido con el gigante asiático, que lleva unos dos años de ventaja a sus rivales occidentales. Nadie está mejor posicionado que China para dominar un futuro muy cercano en el que la Inteligencia Artificial será la llave para ser la gran potencia.

El Ejecutivo estadounidense ha impulsado este plan dentro de sus iniciativas relacionadas con la Inteligencia Artificial, y tiene, entre sus grandes objetivos conseguir formar una fuerza de trabajo especializada en este campo.

Ahí es donde China tiene su principal ventaja. Las restrictivas políticas migratorias de Trump están provocando que el talento extranjero, históricamente uno de las grandes bazas de Estados Unidos para dominar en el ámbito tecnológico, están lastrando el desembarco de cerebros que, ahora, empiezan a poner sus ojos en Asia.

A eso hay que sumar la estrecha colaboración entre los gigantes empresariales y el Ejecutivo chino. Pekín lleva años financiando proyectos de Alibaba o de Huawei con la intención de que acaben por superar a Amazon o Apple, sus rivales con bandera estadounidense.

Sin “premisas preestablecidas”

“No deberían existir premisas preestablecidas que puedan impedir el desarrollo de la tecnología de Inteligencia Artificial”. Son palabras de representantes chinos en una asamblea de las Naciones Unidas en la que se trataban temas relacionados con el armamento inteligente.

La frase es muy ilustrativa de la estrategia del gigante asiático en materia de Defensa, pero es algo que se puede hacer extensible a cualquier campo en el que la IA pueda tener una importancia capital, y son muchos.

Pese a que la IA tiene aplicaciones que van a ser muy importantes en materia de salud o transporte, lo que motiva a los países a realizar inversiones multimillonarias es sin duda todo lo que tiene que ver con las telecomunicaciones y con la Defensa. China y Estados Unidos lo tienen muy claro.

A finales de este mes de enero Estados Unidos anunciaba la creación de la Comisión Nacional de Seguridad en Inteligencia Artificial, un grupo de 15 expertos que dirigirá Eric Schmidt, CEO de Google entre 2001 y 2011, y que ha sido creado con la tarea de asesora directamente a Trump.

Precisamente, en su declaración inicial al constituirse, este comité dejó claro que una de las misiones en las que debía embarcarse el país era en la “reeducación de la fuerza de trabajo” para poder “adecuarse a los nuevos procedimientos o los enfoques éticos de su uso”.