Inteligencia artificial & Ciencia

Samsung contra Huawei: la batalla de los móviles plegables (y ultracaros)

logo
Samsung contra Huawei: la batalla de los móviles plegables (y ultracaros)

El Galaxy Fold de Samsung.

Resumen:

Son los dos productos estrellas del Mobile World Congress, que será recordado como el primero en el que vimos móviles plegables que, esta vez sí, van a llegar a nuestros bolsillos. Todavía está por ver, eso sí, cuándo.

El Samsung Galaxy Fold y el Huawei Mate X han revolucionado el concepto de smartphone como no se había hecho desde que Steve Jobs sostuvo el primer iPhone en Cupertino. El problema es que nadie sabe realmente cómo son y cómo van a funcionar.

Apenas unos metros separan a los dos competidores, en los stands de Samsung y Huawei en el pabellón tres de la feria. Ambos hibernan en cajas de cristal a la espera de que les toque salir a jugar. De momento, nadie ha conseguido ponerles las manos encima, alimentando el aura de misterio que los envuelve.

Sí que sabemos la mayoría de características de ambos, si bien una cosa es verlo sobre el papel y otra diferente ponerles en acción, con sus diferencias y sus parecidos. Así son los dos móviles plegables que han conquistado el Mobile World Congress.

La ventaja, para el Galaxy Fold

Quizás porque sabemos más detalles, el teléfono de Samsung parece partir con algo de ventaja sobre su gran rival. La compañía surcoreana hizo públicas todas las características del dispositivo en un evento celebrado el pasado día 20 en San Francisco, y dio la fecha de lanzamiento del teléfono, algo que todavía no conocemos del Mate X.

El Galaxy Fold pesa 200 gramos y monta las clásicas pantallas de Samsung, las mejores del mercado y que también llevan los iPhone y los móviles de alta gama de Xiaomi. En esta caso, el Fold tiene un frontal de 4,6 pulgadas cuando está cerrado y de 7,3 pulgadas Super Amoled cuando está abierto.

En su interior estará el procesador más potente de Qualcomm, el 855, aunque en algunas regiones, todavía por desvelar, el modelo llegará con el Exynos 9820 de Samsung. En cualquier caso, son los más potentes de ambas factorías.

Por potencia no va a ser. El Fold tiene 12GB de RAM, la cantidad más alta en un móvil, y cuenta con una capacidad de almacenamiento de 512GB. El sistema operativo con el que llegará al mercado será el Android 9 Pie.

Las cámaras también le dan la ventaja a la creación de Samsung. Serán un total de seis: tres traseras una vez desplegado, mientras que contará con otras tantas frontales, dos cuando está abierto y una más cerrado.

Para la batería, una de las características más importantes por la exigencia que va a tener, Samsung ha ideado un sistema con dos paneles, una detrás de cada pantalla, que se conectan y trabajan de manera simultánea. En total, son capaces de llegar hasta los 4.380 mAh, que no sabemos si serán suficientes o se quedarán algo cortos.

El precio es, claro, otro de los puntos decisivos: los 1.980 dólares del Galaxy Fold le convirtieron por unos días en el móvil más caro de la historia, hasta que el Mate X se presentó en sociedad. También conocemos la disponibilidad: sólo habrá que esperar hasta el 26 de abril para tenerlo en el bolsillo.

El potencial del Mate X

Al contrario que Samsung, Huawei no ha querido desvelar demasiados detalles del Mate X. Sí que sabemos que tiene un grosor de 5,5 milímetros abierto, una cantidad que se duplica una vez cerrado.

La pantalla, con paneles OLED flexibles, tiene 6,6 pulgadas cuando lo usamos como un móvil normal, y se va hasta las 8 pulgadas ya abierto.

En cuanto al procesador, Huawei se encarga de fabricar los suyos propios, para no depender de compañías externas. Así, la última creación salida del cuartel general de la compañía en Shenzhen es el Kirin 980, que además está acompañado por un módem especial para ser compatible con el ¿inminente? 5G.

El Mate X contará con 8GB de memoria RAM, mientras que sus 512GB de almacenamiento interno podrán contar con los refuerzos de una tarjeta externa que amplíe todavía más esa capacidad ya considerable.

Poco sabemos de las cámaras, aunque sí que están colocadas en la parte izquierda del terminal y en posición vertical, unas sobre otras. A priori, todo apunta a que serán tres y que tendrán un sistema similar al que ya utiliza el Mate 20 Pro.

La batería sí que es un terreno en el que Huawei le ha ganado por la mano a su gran rival. No es sólo que cuente con 4.500 mAh de capacidad, es que además se recarga muy muy rápido gracias a los 55W que es capaz de soportar.

El fabricante chino ha revelado el precio, convirtiendo los 2.299 euros que cuesta el terminal en el teléfono más caro de la historia. El problema es que no sabremos cuando podremos tenerlo en nuestras manos, ya que han despachado con un vago «el próximo verano» las preguntas relacionadas con el lanzamiento.

El Mate X también tendrá que afrontar los posibles problemas de durabilidad. Su pantalla, al contrario que el Fold de Samsung, se dobla hacia fuera, lo que provoca que el teléfono sea pantalla por delante y por detrás. Eso hace que sea mucho más fácil que se produzcan desperfectos al dejarlo en superficies rugosas o que puedan provocar arañazos, ago poco recomendable para un teléfono de 2.300 euros.

La batalla que han abierto Samsung y Huawei es la del futuro de los smartphones. Los precios son ahora prohibitivos, como lo eran en sus comienzos los de tecnologías disruptivas, pero poco a poco irán bajando y terminarán por ser productos de masas. El futuro se dobla.