Ciencia y Tecnología

Tritón, la enigmática luna de Neptuno que la NASA volverá a visitar en 2038

La Voyager 2 sobrevoló Neptuno hace más de 30 años y dejó muchas incógnitas, algunas relacionadas con la luna más grande del octavo planeta del Sistema Solar

Tritón, la luna de Neptuno. EP

Hace más de 30 años, el 25 de agosto de 1989, la Voyager 2 de la NASA sobrevoló Neptuno, para dar a la humanidad el primer acercamiento al octavo planeta de nuestro Sistema Solar. Esta nave espacial, la única que ha llegado tan lejos, dejó en esa misión muchas preguntas sin respuesta, algunas de ellas relacionadas con la misteriosa Tritón, la luna más grande de este lejano planeta.

Según afirma la NASA, «las vistas eran tan impresionantes como desconcertantes, revelando enormes y oscuras columnas de material helado que salían de la superficie de Tritón». Las imágenes mostraron que el paisaje de esta luna estaba formado por una superficie de hielo «joven», que había resurgido una y otra vez con material fresco.

La agencia espacial se preguntó entonces -y sigue preguntándose a día de hoy- cómo puede ser posible que una luna antigua, que se encuentra seis veces más lejos del Sol que Júpiter -30 veces más lejos de esta estrella que la Tierra-, seguir aún activa. Los investigadores no descartan la posibilidad de que haya algo en su interior quesea lo suficientemente cálido como para impulsar esta actividad. En 2012, se especuló con que Tritón podría tener un océano bajo su superficie.

La densidad de Tritón es bastante alta y se sospecha que esta luna tiene un gran núcleo de roca de silicato y un océano líquido que se forma entre el núcleo rocoso y la capa de hielo de su parte externa. La superficie, que apenas tiene cráteres visibles, es notablemente joven, geológicamente hablando, y se calcula que podría tener 10 millones de años -en un Sistema Solar de 4.600 millones de años-.

Éste será uno de los puntos principales de investigación de la nueva misión Trident que pone en marcha la NASA, bajo el marco del Programa Discovery. Octubre de 2025 es la fecha seleccionada para el lanzamiento, ya que se aprovecharía que en ese momento, como ocurre una vez cada 13 años, la Tierra estará correctamente alineada con Júpiter. De esta forma, la nave espacial usaría la atracción gravitacional de Júpiter como un tirachinas directo a Tritón para llevar a cabo un encuentro de 13 días en el año 2038.

«Después de 13 años de volar a través del Sistema Solar, podemos deslizarnos con confianza por el borde superior de la atmósfera de Tritón, lo cual es bastante alucinante», indicaba William Frazier de Jet Propulsion Laboratory (JLP), uno de los ingenieros de sistemas de proyectos de Trident, que ha sido denominada de esta forma en honor a la lanza de tres puntas que portaba el antiguo Neptuno, dios romano del mar.

«Tritón siempre ha sido uno de los cuerpos más emocionantes e intrigantes del Sistema Solar», afirmaba en un comunicado Louise Prockter, investigadora principal de la misión Trident. Esta luna cuenta con unas particularidades que han levantado el interés de la agencia espacial. Una de las rarezas más llamativas es que, a medida que Neptuno gira, Tritón orbita en la dirección opuesta. Ninguna otra luna grande en el Sistema Solar hace eso.

La misteriosa luna cuenta también con una atmósfera inusual, ya que está llena de partículas cargadas, por lo que su ionosfera está 10 veces más activa que la de cualquier otra luna del Sistema Solar. Generalmente, las ionosferas están cargadas por la energía solar, pero, como Neptuno y su satélite se encuentran tan lejos del Sol, esta luna debe estar funcionando con alguna otra fuente de energía. Cabe destacar, como curiosidad, que Neptuno tarda 165 años terrestres en completar una órbita alrededor del Sol.

Tritón siempre ha sido uno de los cuerpos más emocionantes e intrigantes del Sistema Solar»

Louise Prockter

La misión Trident ampliaría la comprensión de los científicos sobre dónde podrían encontrar agua y, de esta forma, averiguar qué factores conducen a que un cuerpo del Sistema Solar tenga los ingredientes necesarios para ser habitable.

Según informa la NASA, la nave espacial llevaría un instrumento para sondear el campo magnético de Tritón, con el objetivo de si alberga dentro de sí un océano, aunque tanbién investigarían su extraña ionosfera, su atmósfera rica en materia orgánica y las características extrañas de su superficie.

Comentar ()