El sofocante calor comienza a remitir aunque todavía persiste la alerta por altas temperaturas en 10 comunidades, tres de ellas –Andalucía, Islas Baleares y Castilla-La Mancha- en aviso naranja, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en su web.

Andalucía mantiene la alerta naranja (riesgo importante) en la provincia de Granada por valores de hasta 40 grados en la cuenca del Genil; en Almería, Córdoba, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla hay nivel amarillo (riesgo) por máximas entre los 38 y 39 grados.

Las Islas Baleares han activado el aviso naranja por temperaturas de 39 grados en el interior y sur de Mallorca, y por máximas de 37 grados en la isla de Menorca, donde los registros más altos se alcanzarán en la mitad oeste de la isla.

Castilla-La Mancha continúa en naranja por máximas de 39 grados en La Mancha albaceteña, mientras que en el valle del Tajo, en Alcaraz, Segura, Hellín, Almansa, la Alcarria conquense, Parameras de Molina y en la sierra de San Vicente los valores oscilarán entre los 34 y 38 grados.

La Comunidad de Madrid ha rebajado el nivel y hoy está en amarillo por máximas de 36 grados en el área metropolitana, Henares, zonas sur y oeste, y las Vegas.

Extremadura ha activado el aviso amarillo en la provincia de Cáceres donde los termómetros alcanzarán 38 grados en áreas del Tajo y Alagón, y 36 grados en puntos del norte cacereño.

En Castilla y León, solo el sur de la provincia de Ávila sigue en alerta amarilla por máximas de 36 grados, mientras que en la Comunidad de Aragón, también en amarillo, las máximas oscilarán entre los 38 grados de la ribera del Ebro y los 35 grados del Pirineo.

A orillas del Mediterráneo, la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Cataluña siguen con aviso amarillo por calor de 38 grados en la depresión central leridana, en el interior sur de Valencia y en la vega murciana del Segura.

La Aemet avisa de que con la alerta naranja existe riesgo meteorológico importante, con cierto grado de peligro para las actividades usuales, y con la amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.