La Convención Marco de Cambio Climático de la ONU ha publicado un ‘Informe de Síntesis de los Compromisos Nacionales de Reducción de emisiones (NDC, por sus siglas en inglés)’, que pone en evidencia la necesidad de incrementar los esfuerzos en materia de lucha del cambio climático. Según dicho estudio, con datos recogidos hasta el 31 de diciembre de 2020, solo 75 países han comunicado una actualización de sus compromisos nacionales de reducción de emisiones.

El compromiso y las acciones tomadas supone solo el 30% de las emisiones globales del efecto invernadero. «Solo 2 de los 18 mayores emisores, la UE y Reino Unido han actualizado su compromiso de contribución en 2020 con un fuerte incremento en sus objetivos de reducción. Otros de los mayores emisores han presentado compromisos con incrementos mucho más bajos o no los han presentado todavía», analiza.

Basándose en este informe, se medirá el progreso de los países adheridos al Acuerdo de París de cara a la próxima cumbre del Clima (COP26), que se celebrará en el próximo noviembre de 2021, en Glasgow (Escocia, Reino Unido).

“2021 es un año decisivo para enfrentar la emergencia climática global. La ciencia es clara, para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 ° C, debemos reducir las emisiones mundiales en un 45% para 2030 desde los niveles de 2010”, explicó el Secretario General de la ONU durante la presentación del informe.

A pesar de poner de manifiesto el trabajo por hacer, Patricia Espinosa, Ejecutiva de Cambio Climático de la ONU, ha reconocido que el informe se da un momento de dificultades y retos para todos los países, enfocados en combatir la pandemia de la COVID-19.

«Felicitamos a las partes que han incrementado sus objetivos en 2020 a pesar del COVID-19 y elogiamos sus compromisos bajo el Acuerdo de París que han suscrito en sus compromisos nacionales de reducción de emisiones antes de la fecha límite”, ha asegurado Espinosa.

Por su parte, la directora ejecutiva de la Red de Acción por el Clima, Tesneem Essop, ha resaltado que el informe presentado muestra con “cifras muy claras” cómo los gobiernos no consiguen detener la crisis climática.

«Con sus objetivos climáticos lamentablemente débiles, grandes emisores como Japón, Australia y Brasil están lastrando la ambición global, cuando en realidad deberían estar a la cabeza. Estados Unidos y China, que aún no han presentado sus NDC, deben hacerlo cuanto antes». Essop ha urgido a Estados Unidos a cumplir con su parte, tanto en reducción de emisiones como en la financiación, algo que considera “imperativo”. Cabe resaltar que, tras su llegada a la Casa Blanca, Joe Biden firmó la vuelta de Estados Unidos al Acuerdo de París.

Otra reacción importante a este informe ha sido la de la directora ejecutiva de Greenpeace International, Jennifer Morgan, que, en la misma línea, considera que el informe dice una cosa «clara» : en este momento el Acuerdo de París está fracasando.

«Nos dirigimos hacia una catástrofe climática. Los gobiernos deben trabajar juntos para dar prioridad a las personas y al planeta sobre los intereses de los combustibles fósiles», ha insistido.

Por ello, exige a los mayores emisores del mundo, Estados Unidos y China, que presenten el mes que viene unas NDC que den «motivos de esperanza».

La lucha contra el cambio climático es uno de los principios y objetivos principales marcados en la Agenda 2030, pactada por la ONU. Así como la lucha por la igualdad, por la sostenibilidad o la erradicación de la pobreza, los países adheridos a dicho plan deben tomar una serie de medidas que fomenten un tejido productivo sostenible y reduzcan sus emisiones de CO2 para reducir el avance del cambio climático.